26/08/2020, 16.05
CHINA-ASIA
Enviar a un amigo

El banco asiático de Beijing viola los derechos humanos y daña el medio ambiente

La acusación proviene de varias ONGs. El AAIB no respeta los compromisos asumidos en el campo social y ambiental. Comunidades enteras de la India y Bangladés son desplazadas con el uso de la fuerza, para construir nuevas infraestructuras. La Unión Europea exige respetar los estándares reconocidos por la comunidad internacional.

Manila (AsiaNews) – El Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras (AIIB) viola los derechos humanos y no respeta el ambiente. La acusación tomó estado público ayer en Manila y proviene algunas organizaciones humanitarias que participaron de un foro sobre las actividades de los bancos internacionales de desarrollo. 

El AIIB es una creación de China: es su respuesta al Banco Mundial y al Banco Asiático de Desarrollo, dominados por los Estados Unidos y Japón. Lanzado por Xi Jinping en el 2016, para impulsar la Belt and Road Initiative, la institución bancaria cuenta con 103 miembros y constituye el gran plan de inversiones para recuperar las antiguas Rutas de la Seda entre el gigante asiático y Europa. La finalidad: convertir a Beijing en eje del comercio mundial. EEUU se opone a la entidad bancaria, que hasta ahora ha aprobado iniciativas de financiamiento para unos veinte países de Asia, por un total de 17 millardos de euros. 

En base a un estudio de 25 casos, los activistas de las organizaciones denuncian que el AIIB no respeta su compromiso de financiar solamente proyectos que sean sostenibles desde el punto de vista social y ambiental. Por dar un ejemplo, el banco que conduce Beijing ha subvencionado iniciativas que llevaron al desplazamiento forzado de comunidades locales enteras, dejando a cientos de habitantes del lugar sin medios de sustento. 

En ciertos casos, las personas tuvieron que ceder sus terrenos para construir una central eléctrica en Bangladés o una ruta en la India, y la compensación que recibieron fue mínima y a veces, ni siquiera eso.

En el mes de junio, 103 familias fueron trasladadas a refugios improvisados debido a las obras para la construcción de la línea de subterráneo metropolitano de Bangalore (Karnataka). El traslado se realizó en medio de la emergencia por coronavirus, cuando muchos habitantes habían perdido su empleo. 

Las inversiones que promueve el AIIB también provocan daños en el ambiente. Tal es el caso de la construcción de la central energética de Bhola, en el sur de Bangladés. Las obras provocaron inundaciones en el área circundante, además de la muerte de dos trabajadores. 

Las acusaciones de los movimientos ambientalistas y de derechos humanos contra AIIB no son nuevas. A pesar de que algunos de sus Estados miembros han adherido al banco asiático, la Unión Europeo ha cuestionado el accionar de la entidad en varias oportunidades. En mayo de 2019, en una audiencia en el Parlamento de la UE, el comisario de Asuntos económicos Pierre Moscovici declaró que el AIIB debe operar conforme a los estándares financieros, sociales y ambientales reconocidos por la comunidad internacional.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La Belt and Road del G7 cambia de nombre, pero sus limitaciones se mantienen
28/06/2022 14:13
Belt and Road: los países pobres tienen deudas por cientos de miles de millones con Beijing (INFOGRAFÍA)
29/09/2021 16:41
Buenos Aires adhiere al Banco Asiático de Beijing
31/10/2020 10:42
Las protestas contra Lukashenko amenazan la Belt and Road china
20/08/2020 13:02
Líderes de la UE: miedo por ‘la diplomacia del coronavirus’ de Beijing
25/03/2020 17:23


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”