07/12/2022, 15.04
SIRIA
Enviar a un amigo

La crisis de combustible paraliza Siria y aviva las llamas de la protesta

El gobierno suspende dos días -11 y 18 de diciembre- las actividades en sus dependencias y oficinas públicas. Para Damasco, la causa de la crisis son las sanciones occidentales y la interrupción de los suministros. En la provincia sureña de Sweida murieron dos personas en una protesta contra la crisis. Teherán aumenta el suministro de petróleo de uno a tres millones de barriles al mes.

 

Damasco (AsiaNews) - El gobierno sirio tiene la intención de cerrar todas las dependencias y oficinas públicas los días 11 y 18 de diciembre debido a la gravísima crisis de combustible que amenaza con poner de rodillas a un país ya golpeado por más de 10 años de guerra y violencia yihadista. Según Damasco, el desabastecimiento se debe a la interrupción de los suministros y a las sanciones occidentales, que están vaciando las arcas del Estado y exacerbando los efectos de la "bomba de la pobreza", que provoca más daño que el conflicto. El mismo arzobispo maronita de la capital, monseñor Samir Nassar, habló hace pocos días del “calvario silencioso” de un pueblo sirio al borde de sus fuerzas.

La decisión de cerrar durante dos días se ha tomado en momentos en que muchos empleados no han podido ir a trabajar debido a que el transporte público no puede funcionar por la crisis. La escasez de combustible ha paralizado en las últimas semanas gran parte del territorio sirio que se encuentra bajo el control del gobierno y del presidente Bashar al-Assad. La crisis ha afectado a casi todos los sectores ya que no hay combustible para alimentar los generadores que suministran electricidad a fábricas, redes de telecomunicaciones y otras instituciones, sometidas a continuos apagones.

Las dificultades económicas también provocaron la revuelta que estalló hace pocos días en la provincia sureña de Sweida, de mayoría drusa, en la que murieron dos personas, un policía y un manifestante, y otras siete resultaron heridas. La crisis se ha agravado con la llegada del invierno porque muchos dependen del diesel para la calefacción. El 5 de diciembre el Ministerio de Comercio Interior casi duplicó el precio del combustible, que alcanzó las 5.400 libras sirias (alrededor de un euro) por litro, mientras que la gasolina cuesta 4.900 libras. Un taxista de Damasco confiesa que trabaja solo tres días por semana debido a la falta de combustible; las subvenciones del gobierno ya no alcanzan para cubrir sus necesidades, mientras que los precios del mercado negro son inaccesibles. "Prefiero descansar -confiesa Abu Ali- que trabajar con pérdidas".

Teherán, un aliado clave de Damasco desde que comenzó la guerra en 2011, decidió el mes pasado aumentar el suministro de petróleo de un millón a tres millones de barriles mensuales, según informó el diario oficialista al-Watan. Antes de la guerra Siria producía 380.000 barriles diarios, de los cuales 250.000 para uso interno y el resto para exportación. Hoy la cifra se ha desplomado porque los principales yacimientos del este del país están controlados por los kurdos, aliados de Estados Unidos. El Ministerio de Petróleo y Recursos Minerales afirma que en las refinerías del gobierno se producen alrededor de 80.000 barriles diarios. El resultado, como afirma Samir Asfour, propietario de una fábrica de ladrillos en Adra, un suburbio de Damasco, es “una vida completamente paralizada, sobre todo por la falta de gasoil”.

Según las últimas estimaciones hay al menos 17 millones de sirios en situación de pobreza y que en este momento están pasando frío y hambre todos los días. Los enfermos no encuentran medicamentos, en los hospitales falta a menudo la electricidad o es insuficiente, los padres no encuentran pan ni leche para alimentar a sus hijos y la situación es cada vez más desesperada debido a las sanciones y la "Ley César". Los comercios de la capital cierran al atardecer porque no hay combustible para los generadores de electricidad; las panaderías privadas han reducido la producción, la maquinaria y los hornos están parados la mayor parte del tiempo e incluso los restaurantes se ven obligados -por falta de gas- a servir comida fría o cocinada a la parrilla. También falta gas para uso doméstico e incluso cuando está disponible es de mala calidad y a costos muy elevados, lo que la mayoría de los ciudadanos no se pueden permitir.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispo de Alepo: el compromiso internacional para poner fin al drama sirio es ‘positivo’
30/03/2021 14:38
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Colombo negocia con Moscú el suministro de combustible barato
06/06/2022 15:39
Pescadores de Sri Lanka protestan contra los altos precios del combustible: las familias pasan hambre
24/08/2022 12:38
Décima víctima entre los conductores que hacen cola en las gasolineras
25/06/2022 13:33


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”