10/11/2016, 11.47
JAPON-EEUU
Enviar a un amigo

La victoria de Trump, una revuelta contra el sistema. La alianza con Shinzo Abe

de Mark Tardiff*

Trump ganó porque escuchó el resentimiento de la población hacia el Partido democrático, que se volvió en muy íntimo con el gran negocio de Wall Street. El desprecio hacia todos los americanos que la piensan diversamente del modo liberal (aborto, matrimonio, inmigración). El empuje de Trump hacia una mayor militarización de Japón. El análisis del voto de parte de un misionero Pime estadounidense, de hace años en Japón.

Tokio (AsiaNews)- No pensaba comentar sobre las elecciones en EEUU, pero un co-hermano mío me pidió en modo explícito un comentario y por eso aquí estoy.

Desde mi punto de vista, no tengo confianza en Donald Trump y no pienso que él esté clasificado para ser presidente. Al mismo tiempo pienso que Hilary Clinton habría sido un presidente malísimo o peor. Pero hay algo que se debe reconocer a Trump es que él entendió el sentimiento del público más que cualquier otro y ha tratado de ir a su encuentro.  

Pienso que su victoria represente la revuelta contra el establishment, el sistema. Ante todo, fue una revuelta contra el sistema republicano, que persiguió el libre cambio sin considerar los efectos sobre las prospectivas económicas de la clase media americana. Luego vino la guerra en Irak, que hizo de la situación en Oriente Medio aún peor. Y Trump fue uno de los pocos que criticó públicamente esa decisión.

Luego sucedió una revuelta contra el sistema democrático, que domina los medios, la industria del espectáculo y del tiempo libre, las universidades y ahora también el mundo de los negocios siempre más. En el pasado eran los republicanos el partido del gran negocio de Wall Street. Además, el sistema democrático se convirtió de a poco despreciador hacia los otros americanos que no tienen la misma opinión. Todos aquellos que quieren una reglamentación de la inmigración son unos “chupacirios”. Todos aquellos que quieren una verificación sobre los inmigrantes musulmanes para dejar afuera a los yihadistas, son unos “chupacirios”. Todos aquellos que aprecian el matrimonio natural entre un hombre y una mujer son también “chupacirios”.  En breve, no hay desacuerdos razonables: están solamente las posiciones democráticas; el resto son unos “chupacirios”.

Hilary Clinton fue una perfecta candidata de este sistema. El candidato populista de los democráticos era Bernie Sanders, que criticó la relación íntima con el gran negocio. Pero a continuación se supo que el sistema democrático ha manejado para bloquear su candidatura, esto desilusionó a muchos democráticos.

Hilary dijo que la mitad de los seguidores de Trump son “un grupo de personas vergonzoso”. [En compensación] ella sostiene la obligación para aquellos que tienen objeciones morales contra el aborto, de pagar por ellos con los impuestos. Y dijo que es tiempo para los credos religiosos de cambiar para dar a las mujeres mayor acceso al aborto.

En breve, pienso que Trump haya pescado en este profundo resentimiento referido a los temas económicos y culturales. Si él será capaz de responder a las aspectativas que él mismo hizo surgir es una gran pregunta.

Seguí las elecciones de alguna manera desde Japón. Al inicio, los japoneses han reaccionado con preocupación delante de las afirmaciones de Trump sobre los temas del comercio “salida del Trans Pacific Partership) y sobre cuánto dijo a propósito de Japón, que debería pagar más por la protección militar ofrecido por los EEUU. Él también subrayó que Japón debería asumirse más directa responsabilidad en la defensa. Esto podría ser un apoyo a la presente administración japonesa. El Premier Shinzo Abe alienta de hace tiempo hacia una interpretación de la Constitución japonesa que permita a la fuerzas del ejército de Japón participar en acciones militares con sus aliados. Es muy claro que al Premier no le agradan las restricciones de la presente Constitución (adoptada durante la ocupación americana de Japón, después de la segunda Guerra mundial), que limita cuánto Japón puede hacer desde el punto de vista militar. La insistencia de Trump podría dar a Abe otra razón para hacer aquello que él desea realmente.

*Misionero Pime en Japón, originario de los EEUU.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Cómo ven los asiáticos el debate Trump-Clinton
10/10/2016 14:19
Las presidenciales americanas, un “desafío imprescindible” para Asia del Este
26/09/2016 15:07
Washington expulsa a 35 diplomáticos rusos. Moscú espera a Trump
30/12/2016 09:48
Tokio, Trump se abre a una mediación japonesa con Irán
27/05/2019 11:31
Mercados asiáticos “shockeados” por una victoria de Donald Trump
09/11/2016 09:51


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”