26/10/2020, 14.18
TIERRA SANTA - ITALIA
Enviar a un amigo

Nuevo Patriarca de Jerusalén: comunidad y pertenencia para superar los desafíos en Tierra Santa

de Dario Salvi

Mons. Pizzaballa describe a AsiaNews la situación de crisis e incertidumbre por el nuevo coronavirus y las dificultades políticas y económicas. Una realidad "multiforme" que debemos sostener con la "colaboración del clero, el seminario y los fieles". Ser testigos de la fe entre judíos y musulmanes, en un momento que no da espacio "para grandes acuerdos" pero es "propicio para la siembra".

 

Bérgamo (AsiaNews) - En Tierra Santa, lo mismo que en todo el mundo, entre la pandemia del nuevo coronavirus y las incertidumbres políticas y económicas "estamos en un momento en el que avanzamos a ojo: por eso es necesario reforzar el sentido de comunidad y el valor de la pertenencia a las diversas realidades de la diócesis”, cada una con sus propias peculiaridades. El nuevo Patriarca Latino de Jerusalén, Mons. Pierbattista Pizzaballa, ocupó hasta ahora el cargo de Administrador apostólico de la sede vacante de esa misma circunscripción. Fue nombrado por el Papa Francisco el 24 de octubre pasado para dar continuidad al trabajo que había comenzado en 2016. En diálogo con AsiaNews explicó que su objetivo es promover una realidad "multiforme" reforzando "el trabajo y la colaboración con el clero, el seminario y todos los fieles".

Su Beatitud pone de relieve "la importantísima labor" que ha llevado a cabo el patriarcado en los últimos años, que "no es solo de carácter administrativo" a pesar de que fue necesario resolver una serie de cuestiones pendientes en materia de gestión y presupuesto. “Yo era una figura temporal - dice. Ahora se ha estabilizado, conservando las mismas responsabilidades" con una perspectiva de continuidad, porque el camino de la reconstrucción "no ha terminado".

Monseñor Pizzaballa, un franciscano italiano, es el décimo patriarca de una realidad que desde los años 80 estuvo encabezada por personalidades de la Iglesia árabe: el palestino Michel Sabbah y el jordano Fouad Twal. Su jurisdicción abarca a los católicos de rito latino que residen en Israel, Palestina, Jordania y Chipre. Su sede se encuentra en Jerusalén y consta de un territorio subdividido en 71 parroquias, agrupadas en seis vicariatos.

En estos días el prelado se encuentra en Bérgamo, la tierra de su infancia (nació en Cologno al Serio el 21 de abril de 1965), de la que salió muy joven para seguir sus estudios en Bolonia. Recibió la ordenación de diácono el 27 de enero de 1990 y de presbítero el 15 de septiembre, en la catedral de dicha ciudad. Trabaja en Tierra Santa desde 1999. En mayo de 2004 fue designado Custodio y el 22 de marzo de 2010 lo confirmaron para un segundo mandato. En 2013 fue postulado por otros tres años y su cargo concluyó en abril de 2016. El 24 de junio del mismo año fue nombrado Administrador apostólico cuando el Patriarca Twal alcanzó el límite de edad.

Algunos de los trabajos que se llevaron a cabo en los últimos años fueron la restauración del Edículo del Santo Sepulcro y la cancelación de la deuda relacionada con la construcción de la Universidad Americana de Madaba, eliminando así el 60% del déficit que pesaba sobre el presupuesto del patriarcado. Años antes, cuando era Custodio, el Papa había solicitado su colaboración para organizar el encuentro de paz entre el presidente israelí Shimon Peres y su homólogo Abu Mazen, en los jardines del Vaticano.

Para el nuevo patriarca es fundamental fortalecer el espíritu misionero y la evangelización "a través de las peregrinaciones a los lugares santos - que hoy se encuentran en dificultades" debido a la pandemia del Covid-19 - y "mediante el testimonio de una vida de fe entre judíos y musulmanes". “Nos encontramos en una situación de grave crisis económica - dice - por eso, en primer lugar debemos fortalecer la solidaridad interna y el sentido de comunidad, así como mantener las relaciones entre nuestra propia Iglesia y las de todo el mundo”. No solo en el plano religioso, sino también en el ámbito político "éste es un período de espera, no hay espacio para grandes gestos o acuerdos", sino que es "un momento propicio para sembrar y trabajar dentro de las instituciones, para reconstruir la confianza ”en una perspectiva “a largo plazo”.

Por último, una reflexión personal: “Me impresionó mucho la respuesta de todas las autoridades religiosas y políticas, musulmanas y judías, palestinas e israelíes, a raíz de mi nombramiento”. Entre los mensajes y certificados "que más me han llamado la atención -concluye su Beatitud- está la decisión de algunos consagrados de rezar todas las noches por mi futuro servicio, como gesto de solidaridad de parte de personas sencillas pero que están compartiendo mi misión".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Marcuzzo, el ingreso del patriarca y el Covid-19: ‘una fiesta a medias, pero con participación’
02/12/2020 14:54
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Patriarca Pizzaballa: en el Santo Sepulcro, consuelo en un momento de 'incertidumbre'
05/12/2020 08:00
El padre Pierbattista Pizzaballa administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén
24/06/2016 13:32
Mons. Pizzaballa: Solo la misericordia salvará a Oriente Medio del fundamentalismo
08/07/2016 14:29


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”