03/08/2019, 15.22
CAMBOYA
Enviar a un amigo

P. Legnani: Camboya, donde la Iglesia es joven, dinámica y vital (Fotos)

Luego de cuatro años, el misionero del PIME está de regreso en el país del sudeste asiático. La nación atraviesa un momento crítico: en los últimos años, el crecimiento económico la ha lanzado hacia la modernidad. Sin embargo, los católicos no han cambiado. “Hay una comunión de vida entre sacerdotes y laicos, que juntos, establecen y trazan el camino a recorrer”.

Siem Reap (AsiaNews) –  El progreso económico de los últimos años ha cambiado lugares, calles y paisajes, pero la pequeña Iglesia de Camboya “siempre se mantiene muy joven, dinámica y vital”. En diálogo con AsiaNews, es lo que cuenta el Pbro. Franco Legnani (foto), sacerdote del Instituto Pontificio de Misiones Extranjeras (PIME), que está de regreso en el país del sudeste asiático hace ya algunos meses. Oriundo de Saronno, el sacerdote de 61 años tuvo una primera misión entre 1994 y 2014, cuando fue llamado a desempeñarse como rector de la casa generalicia del PIME en Roma. Desde los primeros días de enero, el misionero está nuevamente en Camboya y desde marzo, en Siem Reap, ciudad cabecera de la homónima provincia noroccidental. 

La joven sociedad camboyana está atravesando un momento crítico: en los últimos años, el crecimiento económico ha lanzado hacia la modernidad este país, marcado por una fuerte tradición rural. Esto ha generado importantes cambios en la vida cotidiana de la población, sobre todo en las nuevas generaciones. Sin embargo, las consecuencias del nuevo escenario económico no parecen haber cambiado a los católicos: “Me he reencontrado con una Iglesia que se mantiene siempre muy joven, dinámica, vital -subraya el Padre Legnani-. La comunidad católica es alegre, es hermoso verla.  Los laicos son muy responsables. Hay una comunión de vida entre sacerdotes y laicos, que unidos, establecen y trazan el camino a recorrer”. 

A pesar de la gran participación de los fieles en la vida de la Iglesia, no faltan los desafíos: “Uno de ellos es construir la unidad entre los católicos camboyanos (jemeres) y los de origen vietnamita, que todavía son vistos con sospecha. Es un camino sumamente difícil, porque de los 25.000 a 28.000 cristianos presentes en el país, dos tercios pertenecen a este último grupo. En Siem Reap, tratamos de resolver el problema prestando la misma atención a las dos comunidades, a través de una caridad que es para todos y de la que todos son partícipes. Esta es capaz de responder tanto a la pobreza material como a la pobreza existencial, y cada quien contribuye  a esto”.  

Siem Reap, Ta Om, Oddar Meanchey, Prek Toal y Kompong Kleang: son las comunidades en las que el Padre Legnani habrá de desempeñarse, cuidando de ellas, en su segunda misión camboyana. “Desde septiembre -precisa- me ocuparé, en particular, de dos zonas: Ta Om y Oddar Meanchey, una provincia del norte donde no existe la presencia cristiana. A través de un trabajo en equipo, en la ciudad cabecera de Samraong intentaremos empezar de cero. También seguimos de cerca a una comunidad en Prek Toal, a orillas del lago Tonlé Sap. Tenemos un nuevo grupo, al norte de la zona de los templos (Angkor Wat), en un área rural y remota: se llama Peak Sneng y allí viven unas veinte familias católicas. En este lugar se encuentra la ‘Jesu farm’ (la granja de Jesús), primer signo de la experiencia cristiana en la zona. Por último, está Kompong Kleang. En esta localidad no hay fieles, pero administramos un hogar donde promovemos la alfabetización de los niños”. 

La llegada del misionero ha conducido a distintos cambios en la vida religiosa del lugar. “Gracias a que tenemos un sacerdote más, los fieles de Ta Om (70 km al noroeste de Siem Reap) pueden participar en la misa dominical. Antes, solo se celebraba los días martes”, cuenta el Padre Legnani. Ta Om es un lugar muy significativo para la presencia católica en el país. “Aquí se encuentra la iglesia más antigua de toda Camboya -explica-. El edificio data de principios del Siglo XX y aún lleva las marcas de la guerra. En 1938, aquí vivían más de 700 cristianos, pero en 1994 ya no quedaba ni uno: algunos se fueron, otros perdieron la vida durante la guerra civil o bajo el régimen de los jemeres rojos. Hoy, la comunidad ha renacido a través de nueva gente y en torno a la antigua iglesia (fotos)”. 

Un punto interesante es que la comunidad de Ta Om está creciendo a través de las conversiones de personas ancianas, no de los jóvenes. “La gente del lugar -explica el misionero- vive de la producción de arroz, porque el río ya no está lleno de peces, como en otra época. El cultivo de arroz es una tarea que deja mucho tiempo libre, de modo que los adultos se aprovechan de la corta distancia que los separa de la frontera, para ir a buscar trabajo a Tailandia y dejan a sus hijos a cargo de los abuelos. Gracias a la asistencia y a los encuentros organizados por la Iglesia, estos ancianos han comenzado a conocer a Jesús: en las misas participan los abuelos con sus nietos. En Camboya, las personas de edad avanzada desarrollan una función social muy importante. Esperamos que también logren transmitir la fe a las generaciones futuras. Para nosotros, los ancianos son tan importantes que estamos pensando es alistar una casa dedicada a ellos, dentro del complejo parroquial”. 

Por el momento, el misionero del PIME y el Padre Totel se dividen las tareas para que cada localidad sea seguida como es debido. Los centros difieren mucho entre sí, y cada uno requiere de un abordaje particular. “Siem Reap es una localidad turística, donde uno se encuentra con una comunidad católica internacional. El Padre Totel, yo y el Padre Jub (otro jesuita tailandés que nos ayuda) también nos ocupamos de estos extranjeros: los visitamos y celebramos misas en idioma inglés. En lo que respecta a la población camboyana, con las hermanas gestionamos un pensionado para jóvenes y estudiantes. Hace poco pusimos en marcha otro importante programa: un centro de asistencia orientado a las familias. Una pareja de laicos se ocupa de él: Mab, licenciado en psicología, y su esposa, Srey Leak. Los dos realizan encuentros o seminarios de varios días, durante los cuales abordan distintas temáticas: las relaciones entre el hombre y la mujer, la reconciliación, el vínculo entre padres e hijos. Las parejas que participan no son todas católicas, de modo que estas iniciativas también pueden transformarse en una forma de evangelización. Nuestro deseo es que cada vez haya más familias jóvenes participando en este proyecto, para que los encuentros sean un momento de crecimiento para un número de personas cada vez mayor. La comunicación y la evangelización está confiada a ellos. Estoy convencido de que el trabajo que realizamos el P. Totet y yo es, ante todo, espiritual, sosteniendo la fe. Pero la transmisión de la fe compete a nuestra gente”.  

La historia de Mab y su esposa Leak es un ejemplo de ello. “No conseguían tener hijos -cuenta el Padre Legnani-. En Camboya, tener un niño es mucho más importante de lo que los occidentales podamos imaginar: las nuevas generaciones tienen la responsabilidad de transmitir el apellido, la continuidad de la vida, el sostén en la vejez. Es por eso que Leak solía decir a Mab: ‘Búscate otra mujer, así podrás tener hijos. Yo no estoy en condiciones de dártelos”. Mab le respondía: ‘No, yo prometí serte fiel durante toda mi vida: estaré contigo para siempre’. El joven escribió una carta de cuatro páginas, dirigida a la Virgen. Cuando llevé a Siem Reap una pesada imagen de la Virgen, Mab escondió su mensaje debajo de la escultura. Por esa época, el P. Totet fue en peregrinación a Tierra Santa y rezó por esta familia en el Santo Sepulcro. Poco tiempo después. Leak quedó encinta y dio a luz una bebé hermosísima, a quien llamó Mary. este milagro muestra cómo la fe asume un rostro camboyano, se encarna a través de estas familias. Los evangelizadores son ellos”.  (P.F.)

Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Fr. Franco Legnani: mission in Cambodia
Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ta Om, la 'iglesia redescubierta' del padre Legnani
23/10/2021 14:47
Phnom Penh, católicos de fiesta: en Pascua 154 bautismos de adultos (Foto)
14/03/2019 11:26
Ta Khmau, tierra ‘del primer anuncio’ donde los cristianos son cinco
17/03/2020 19:38
P. Bolelli, misionero en Camboya: En Navidad, vivir la plenitud de los tiempos
21/12/2018 13:55
Vicario de Phnom Penh: el Pime esté “en el corazón de la Iglesia, signo de la ternura de Dios”
07/12/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”