21/04/2016, 14.24
JAPÓN-ITALIA
Enviar a un amigo

P. Luigi Soletta, en Japón el sol brilla a la medianoche

de Piero Gheddo

El sacerdote del PIME, que murió hace un par de semanas, vivió durante 40 años en Japón traduciendo libros, estudiando la cultura, acercándose a los valores japoneses del Evangelio. El código de caballería del samurai y el nacionalismo. El "templo de los niños no nacidos" y el remordimiento por los abortos. Los japoneses buscan un Dios que pueda perdonar.
 

Milán (AsiaNews) - El 4 de abril, murió a los 86 años, el padre Luigi Soletta (1929-2016), misionero del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras en Japón durante casi 40 años. Después del Vaticano II, junto con otros dos misioneros del PIME, fue el encargado de profundizar el diálogo con el mundo budista, en busca de las "semillas del Verbo" (semillas de la Palabra), que el Espíritu Santo ha extendido en las culturas y religiones de los pueblos, para preparar el encuentro con la Palabra de Dios, Jesucristo. El Padre Luigi tenía todas las cualidades de la mente y el corazón en este compromiso y lo vivía con gran pasión y dedicación. Estudia, enseña y practica Zen, traduce una docena de grandes obras clásicas de la literatura japonesa, tales como "El Código secreto del Samurái" (Hagakure), un texto sagrado de 1600 que refleja la sabiduría ancestral de los samuráis, escrito en japonés antiguo, muy difícil. Soletta lo traduce al japonés moderno, y en 1993 la prensa en Italia con la editora Ave. Una opinión favorable de Mons. Gianfranco Ravasi sobre "Il Sole 24 Ore" presenta y recomienda el volumen, para comprender profundamente la mentalidad de los japoneses. La última edición, hace tres años, está con la Einaudi.


"El Código secreto del Samurái" ya era conocido, pero con la traducción al japonés moderno "se ha convertido en el Sol Levante en el libro más famoso y controvertido de todos los tiempos", en opinión de los expertos. Por una razón política. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial fue adoptado por el nacionalismo triunfante como fuente de inspiración y orientación a los jóvenes japoneses, a dar su vida como "kamikazes" en el servicio de la Patria. De ahí el debate que el volumen ha suscitado en nuestro tiempo en un tema muy sensible, el rearme y el nacionalismo militarista.


De hecho, "El Código secreto del Samurái" es una colección de aforismos que revelan los valores de referencia de los Samurái, las virtudes humanas de la tradición japonesa: el amor a la patria, el ideal de servicio y obediencia (en el caso del samurái a su señor, el "Daimio"), el amor desinteresado por los demás, el control de los apetitos del cuerpo, entrar en el juego por una causa noble, el espíritu de la humildad y la pobreza, el amor por la naturaleza en el que se revela el dios que creó el universo, y así sucesivamente. Una curiosidad: la famosa novela de Susanna Tamaro "Ve donde te lleve el corazón" toma su título de una canción Hagakure, como la propia autora reveló durante su viaje a Japón hace años.


El padre Soletta sufrió mucho debido a sus "perlas de la sabiduría de Oriente", que leyó como "semillas de la Palabra" en la cultura japonesa, una especie de "pequeñas flores" franciscanas, han sido y siguen siendo utilizadas por la ideología nacionalista y la propaganda militarista. Cuando ya estaba de vuelta en Italia, publica "El sol está brillando en la medianoche" (EMI, 2009), su autobiografía, después de 40 años de estudios de budismo y el diálogo interreligioso, que muestra un sacerdote de profunda espiritualidad evangélica y un misionero abierto a todos los valores humanos y religiosos de los japoneses. El título del libro es de un monje Zen y simboliza la iluminación que el P. Luigi alcanza, después de un largo viaje de la ascesis y la meditación, a través del cual es posible soñar con un sol que brilla a la medianoche. En una entrevista con "Mundo y Misión", se queja de que el volumen es criticado por aquellos que, "ven la portada del libro y lo hojean distraídamente, pensando que está dedicado al zen. Por supuesto, soy un apasionado de Japón y su cultura. Pero lo que me importa, sobre todo, es Cristo y al Evangelio, que he tratado de anunciar al pueblo de Japón y por la forma en que trato de mostrar la profunda armonía entre algunos aspectos de la espiritualidad zen y el cristianismo".


En nuestra mundo secularizado y materialista esta pasión por la cultura japonesa y la religión en un misionero puede parecer excéntrica o superflua, pero los misioneros son a menudo profetas que preparan los puentes para un encuentro entre los pueblos y las culturas, para llegar a un humanismo con los valores comúnmente aceptados, que para nosotros los cristianos tienen como fundamento la persona de Jesucristo y su evangelio. En otras culturas y religiones ya existen "semillas de la Palabra", los valores con los que nos puede satisfacer, para llegar a un humanismo compartido.
 

En el otoño de 1986 visité a Japón por segunda vez y me encontré con el padre Soletta, en la casa de PIME en Tokio. Una noche hablamos mucho y le expresó mi admiración por la pasión y la tenacidad con la que haya transcurrido su sueño, para encontrar en la cultura y religión natural de Japón, "las semillas de la Palabra" que permitirá a las personas el encuentro con facilidad de Jesucristo. Entonces le pregunté: "¿Pero, ¿cuáles son los obstáculos para este encuentro?". Y él me dice: Ven a verme y te dejaré que se ve en la práctica".


El padre Soletta era capellán de un convento en Kamakura, con una pequeña iglesia cerca del gran templo budista de la diosa Kannon (diosa de la misericordia), el "templo de los niños no nacidos". En la colina alrededor del templo, en los senderos del bosque hay cientos de estatuas de Buda, símbolo de su hijo. Las mujeres que han tenido abortos lo ofrecen al templo, vistiéndolo como hubieran querido vestir al bebé, a veces con un juguete en la mano o cercano. Vi parejas jóvenes portando estas estatuillas, disponerlas en el templo o en sus alrededores, pidiendo perdón, quemar incienso, hacer postraciones. Costumbre conmovedora que no es sólo un ritual, sino la expresión de una necesidad de perdón, que por desgracia no tiene respuesta.


 "Aborto, dice p. Luigi, es visto como una falta grave y en no cristianos, que no conocen la misericordia y el perdón de Dios, a veces, están agobiados por un fuerte sentimiento de culpa. Se piensa que los niños no nacidos no tienen paz, vagan por las ciudades y los campos a la espera de ser reencarnado en otra vida. Los padres no pueden darles la paz. A veces vienen a mí mamás y papás no cristianos, me dicen que hicieron un aborto y me pregunta si es cierto que el Dios cristiano perdona este pecado. Después de tantos años en Japón, creo que en Oriente las enfermedades nerviosas son más comunes que en Occidente debido precisamente a esta visión pesimista de un Dios, que no conocen y piensan que no perdona. ¡Tal vez es cierto que la mayor dificultad para los japoneses al dirigirse a Cristo, es el deber de perdonar las ofensas recibidas, ya que en su tradición la venganza es un acto sagrado y se transmite de padres a hijos! Para las parejas que han tenido abortos y vienen a mí, les digo que el Dios cristiano perdona y les explicar cómo y por qué. Luego se les da una solemne bendición y los envió en paz".


(El Padre Soletta está enterrado en el cementerio de su país natal, Florinas en la provincia de Sassari).

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El “samurai de Cristo” Ukon Takayama será proclamado beato
22/01/2016 12:51
Ukon Takayama, el "samurái de cristo" será beatificado en el 2015
10/11/2014
Sor Ida Porrino: enviada a Pakistán tras vivir 45 años en Taiwán
26/05/2017 11:28
Italia aprenda de China para sanar al envejecimiento de la población
14/06/2018 16:43
En Yokohama, exhiben una antigua pintura cristiana del tiempo de las persecuciones
03/12/2018 15:02


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”