17/06/2020, 12.14
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: que siempre y en todas partes pueda respetarse la libertad de conciencia

“Todos pertenecen a Dios: todos los pecadores, los dirigentes más corruptos, todos pertenecen a Dios. Y el mundo vive y prospera gracias a las bendiciones del justo”. “Moisés no negocia con el pueblo. Es el intercesor. No es alguien que quiere hacer carrera. Es el puente. Qué bello ejemplo para todos los pastores, que deben ser ‘puentes’ entre Dios y el pueblo”. “No quiero hacer carrera con el pueblo”. 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Que siempre y en todas partes, pueda respetarse la libertad de conciencia; y que cada cristiano pueda dar un ejemplo de coherencia con una conciencia recta e iluminada por la Palabra de Dios…”. Es el llamamiento del Papa Francisco con ocasión de la “Jornada de la Conciencia” que se celebra hoy, y que fue “inspirada por el testimonio del diplomático portugués Aristides de Sousa Mendes, quien, hace ochenta años o más, decidió seguir la voz de la conciencia y salvó la vida de miles de judíos y de otros perseguidos”.  

El pedido de Francisco fue al término de una audiencia general, que hoy también tuvo lugar en la Biblioteca del Palacio Apostólico, y en la cual, continuando con el ciclo de catequesis sobre la oración, habló de la “Oración de Moisés (Ex 32,11-14)”, subrayando que “todos pertenecen a Dios”, inclusive los pecadores, los corruptos. “Y el mundo vive y prospera gracias a la bendición del justo, gracias a la oración de piedad que el santo eleva incesantemente por los hombres, en cada lugar y en cada momento de la historia”, como Moisés, “el intercesor”. 

En su discurso, Francisco destacó que Moisés “parece uno de nosotros. Y es por esta debilidad suya, además de por su fuerza, que quedamos conmovidos. Tras recibir de Dios el mandato de transmitir la Ley a su pueblo, como fundador del culto divino, mediador de los misterios más elevados, no por ello cesará de sostener estrechos lazos de solidaridad con su pueblo,. Especialmente en la hora de la tentación y del pecado. Siempre estuvo unido a su pueblo; Moisés jamás perdió la relación con el pueblo. El pastor siempre permanece unido al pueblo”. 

“Moisés es tan amigo de Dios, que puede hablar con él cara a cara (cfr Ex 33,11); y seguirá siendo tan amigo de los hombres hasta sentir misericordia por sus pecados, por sus tentaciones”. “A pesar de su condición de privilegiado, Moisés no deja de pertenecer a esa multitud de pobres de espíritu, que convierten la confianza en Dios en el viático de su camino. Un hombre de pueblo. Así, para Moisés, el modo más justo de rezar será la intercesión (cfr Catecismo de la Iglesia Católica, 2574). Su fe en Dios está íntimamente unida al sentimiento de paternidad que alimenta por su pueblo. La Escritura lo representa normalmente con las manos extendidas hacia lo alto, hacia Dios, casi como haciendo de puente, con su misma persona, entre el cielo y la tierra. Y esto, incluso en los momentos más difíciles, incluso en el día en que el pueblo repudia a Dios y a él mismo como guía, para fabricarse un becerro de oro. Moisés no desea apartarse de su pueblo. Es mi pueblo, es tu pueblo, no reniega de él”. “Moisés no negocia con el pueblo. Es el intercesor. No es alguien que quiere hacer carrera. Él es el puente. Qué bello ejemplo para todos los pastores que deben ser ‘puente’ entre Dios y el pueblo”. “No quiero hacer carrera con el pueblo”.  

“Esta es la oración que los verdaderos creyentes cultivan en su vida espiritual. Aunque sintamos las carencias de las personas y su lejanía de Dios, no condenemos a estos orantes, no los rechacemos. La actitud de la intercesión es justamente la de los santos que, imitando a Jesús, son ‘puentes’ entre Dios y su pueblo. Moisés, en este sentido, fue el profeta más grande de Jesús, nuestro abogado e intercesor (cfr Catecismo de la Iglesia Católica, 2577). Moisés nos impulsa a orar con el mismo ardor de Jesús, a interceder por el mundo, a recordar que siempre, a pesar de todas sus fragilidades, pertenece a Dios. Todos pertenecen a Dios: todos los pecadores, los dirigentes más corruptos, todos pertenecen a Dios. Y el mundo vive y prospera gracias a la bendición del justo”.

“Moisés –  continuó, cuando saludó a los alemanes - no ruega por él sino que reza por los demás, se convierte en el gran intercesor del pueblo de Dios. Nosotros también debemos darnos cuenta de que nunca estamos solos delante de Dios, en tanto individuos, sino que siempre lo estamos como miembros de la Iglesia e hijos de la misma familia humana. Esto también debería ser visible en nuestro modo de rezar, [orando] unos por otros”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: en esta época, ‘parece que el Gran Acusador anda suelto y la tiene con los obispos’
11/09/2018 16:20
Papa a 10 nuevos sacerdotes: Elegidos no para hacer carrera, sino para el servicio
07/05/2017 13:24
Corte constitucional: dentro de un año 'una alternativa civil al servicio militar'
28/06/2018 13:19
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”