27/04/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papas santos: "dos hombres valientes " que "han restaurado y actualizado la Iglesia"

Cientos de miles de fieles, 122 delegaciones de todo el mundo, dos millones de personas conectadas a través de la televisión y la radio para la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II. Entre los concelebrantes Benedicto XVI. "Fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) -"Eran dos hombres valientes", "Fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte; fue más fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Señor de la historia; en ellos fue más fuerte la misericordia de Dios". A partir de ahora el Papa Juan XXIII y el Papa Juan Pablo II, que, con el Concilio "han cooperado con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia de acuerdo a su aspecto original", también "inscritos en el libro de los santos", que el actual Papa reconoce y declara la santidad. Declaración "infalible", ya que este es uno de los raros casos en que un Papa habla "con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y Nuestra".

El anuncio del Papa Francisco, al comienzo de la Misa de canonización, es recibido con el aplauso de una gran multitud. Hay cientos de miles de personas desde la primera luz del alba, y muchas desde la noche, no sólo llenan la plaza de San Pedro y la vía de la Conciliación, hasta al Castillo de Sant'Angelo, sino también las calle adyacentes. Hay banderas de todo el mundo. Y muchos estaban reunidos frente a las pantallas gigantes instaladas en diversos puntos de la ciudad. En total, se dice, más de un millón de personas, que también desafiaron el riesgo de lluvia, que no la ha habido. Dos millardos, por último, han podido seguir la misa a través de la radio y televisión en todo el mundo. Y en el Regina Coeli Francisco saluda a "todos los peregrinos - aquí en la Plaza de San Pedro, en las calles adyacentes y en otros lugares de Roma -, así como aquellos que están unidos a nosotros mediante la radio y la televisión, y gracias a los administradores y operadores de medios de comunicación, que han dado a muchas personas la oportunidad de participar".

Concelebran con el Papa Francisco cerca de 150 cardenales, 700 obispos y seis mil sacerdotes. Y son 600, junto con 200 diáconos, los sacerdotes que administran la comunión. Concelebra Benedicto XVI. Su llegada es recibida por un largo aplauso de la multitud. Los aplausos se renuevan cuando Francis se acerca y abraza el emérito Papa. Ese no está en el altar, pero está en primer lugar entre los cardenales.

Y hay 122 delegaciones de todo el mundo - desde Andorra a Zimbabwe - para participar en la misa, encabezados por 24 jefes de Estado y monarcas, 10 jefes de gobierno, otros ministros, embajadores y otros dignatarios. En el Regina Coeli Francis expresado "gratitud a las delegaciones oficiales de muchos países, que vinieron a rendir homenaje a dos Papas que han contribuido de forma indeleble en la causa del desarrollo de los pueblos y de la paz".

Hubo representantes de los ortodoxos y anglicanos "pero - dijo el padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede - no podemos hablar de delegaciones oficiales de las Iglesias o confesiones". Incluso los líderes musulmanes "han expresado su deseo de participar, pero no hay delegaciones". Y hay 18 personalidades hebreas, de Estados Unidos, Israel, Argentina, Polonia y la comunidad judía de Roma. Entre ellos Michael Schudrich, gran rabino de Polonia, el rabino David Rosen, director de asuntos interreligiosos del Comité Judío Americano, Oded Wiener, director general del Gran Rabinato de Israel, el rabino Abraham Skorka Seminario Rabínico de Buenos Aires y Claudio Epelman, director ejecutivo del Congreso Hebreo Latinoamericano. La delegación de los hebreos de Roma está presidida por el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni.

A la proclamación de los dos papas santos sigue el "dono de las reliquias" del Papa Francisco. Las de Juan Pablo II son un pequeño paño empapado en su sangre y en el caso de Juan XXIII, un pequeño trozo de piel que se tomó durante el reconocimiento del cuerpo. Los llevo al altar, en dos relicarios iguales, Floribeth Mora Díaz, mujer costarricense curada por un milagro del Papa Juan Pablo II y de algunos miembros de la familia Roncalli.

Francisco en la homilía recordó que hoy es el domingo que Juan Pablo II quiso dedicar a la Divina Misericordia, en el centro de la cual "están las llagas gloriosas de Cristo resucitado.

Él ya las enseñó la primera vez que se apareció a los apóstoles la misma tarde del primer día de la semana, el día de la resurrección. Pero Tomás aquella tarde no estaba; y, cuando los demás le dijeron que habían visto al Señor, respondió que, mientras no viera y tocara aquellas llagas, no lo creería. Ocho días después, Jesús se apareció de nuevo en el cenáculo, en medio de los discípulos, y Tomás también estaba; se dirigió a él y lo invitó a tocar sus llagas. Y entonces, aquel hombre sincero, aquel hombre acostumbrado a comprobar personalmente las cosas, se arrodilló delante de Jesús y dijo: «Señor mío y Dios mío»".

"Las llagas de Jesús son un escándalo para la fe, pero son también la comprobación de la fe. Por eso, en el cuerpo de Cristo resucitado las llagas no desaparecen, permanecen, porque aquellas llagas son el signo permanente del amor de Dios por nosotros, y son indispensables para creer en Dios. No para creer que Dios existe, sino para creer que Dios es amor, misericordia, fidelidad. San Pedro, citando a Isaías, escribe a los cristianos: «Sus heridas nos han curado» "

Juan XXIII y Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado. No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús. Fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia".

"Fueron sacerdotes, obispos y papas del siglo XX. Conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron. En ellos, Dios fue más fuerte; fue más fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Señor de la historia; en ellos fue más fuerte la misericordia de Dios que se manifiesta en estas cinco llagas; más fuerte la cercanía materna de María. En estos dos hombres contemplativos de las llagas de Cristo y testigos de su misericordia había «una esperanza viva», junto a un «gozo inefable y radiante». La esperanza y el gozo que Cristo resucitado da a sus discípulos, y de los que nada ni nadie les podrá privar. La esperanza y el gozo pascual, purificados en el crisol de la humillación, del vaciamiento, de la cercanía a los pecadores hasta el extremo, hasta la náusea a causa de la amargura de aquel cáliz. Ésta es la esperanza y el gozo que los dos papas santos recibieron como un don del Señor resucitado, y que a su vez dieron abundantemente al Pueblo de Dios, recibiendo de él un reconocimiento eterno".

"Esta esperanza y esta alegría se respiraba en la primera comunidad de los creyentes, en Jerusalén, como se nos narra en los Hechos de los Apóstoles. Es una comunidad en la que se vive la esencia del Evangelio, esto es, el amor, la misericordia, con simplicidad y fraternidad"

Y ésta es la imagen de la Iglesia que el Concilio Vaticano II tuvo ante sí. Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos. No olvidemos que son precisamente los santos quienes llevan adelante y hacen crecer la Iglesia. En la convocatoria del Concilio, Juan XXIII demostró una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espíritu".

"En este servicio al Pueblo de Dios, Juan Pablo II fue el Papa de la familia. Él mismo, una vez, dijo que así le habría gustado ser recordado, como el Papa de la familia. Me gusta subrayarlo ahora que estamos viviendo un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que él, desde el Cielo, ciertamente acompaña y sostiene".

 

"Que estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia. Que ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama". (FP)

 

 

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papas santos: Han sabido comunicar a Dios a un mundo escéptico
28/04/2014
Papas santos: en Irak una estatua para Juan Pablo II
26/04/2014
Papas santos: para muchos libaneses Juan Pablo II debe ser su "segundo patrono"
26/04/2014
Papas santos: una conexión directa para asistir a la canonización.
26/04/2014
Papas estampita, cardenal Yeom: han construido la moderna Iglesia coreana
26/04/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”