06/06/2019, 11.54
LÍBANO
Enviar a un amigo

Patriarca maronita: las divisiones políticas debilitan ‘los fundamentos’ de la nación

El Card. Beshara al-Rahi retoma el tema de las divisiones internas y la lucha entre diferentes facciones, que socavan los principios que cimentan el país. Hay un “espíritu sectario” que interfiere en las distintas cuestiones y genera una desconfianza en las instituciones mismas. Las dificultades económicas se combinan con el peligro del terrorismo, luego del atentado en Trípoli, perpetrado por un “lobo solitario” del ISIS.

 

Beirut (AsiaNews/Agencias) - El patriarca maronita Beshara al-Rahi lanza una advertencia a los líderes de la política y de las instituciones del Líbano: están “socavando los fundamentos de un Estado fuerte”. “Aquí, en el Líbano -agrega el purpurado- estamos viviendo conflictos de naturaleza política, que se están transformando en enfrentamientos sectarios, y esto distorsiona la cultura del Pacto Nacional”. Se refiere al documento en torno al cual se funda “la convivencia” y una “colaboración equilibrada de los poderes y de la administración” -entre cristianos y musulmanes, sunitas, chiítas y drusos- que regulan la vida institucional del Estado.

“Este espíritu sectario -prosigue el patriarca maronita- está interfiriendo en las cuestiones administrativas, judiciales, en las decisiones de los tribunales, en el ejército, en las Fuerzas de seguridad interna y en otros sectores del ámbito de la seguridad, según intereses personales”. Todo esto, agrega, lleva a un clima de desconfianza en las instituciones mismas.

El purpurado levanta el dedo acusador contra “los gobernantes” que están “destruyendo las instituciones públicas” y que están “minando” desde las bases una nación “fuerte y respetable”, que se funda “en las leyes y en la justicia”. “Esta situación -concluye el Card. al-Rahi- no puede continuar a expensas de las personas que sufren, a causa de las crisis sociales y de las presiones económicas”.

En las últimas semanas, el país ha sido atravesado por una ola de protestas de las personas discapacitadas, los empleados de la función pública y ex militares retirados, que salieron a las calles para manifestarse contra la política de austeridad impulsada por el Ejecutivo. Estos sectores más vulnerables han querido llamar “la atención” sobre una situación que ellos definen como “desastrosa”.

Además del problema vinculado al terrorismo y a la crisis de refugiados sirios, éstas son las amenazas y desafíos que debe afrontar el gobierno libanés, que se formó en el pasado mes de febrero luego de meses de estancamiento político e institucional. Una situación, denuncia la Iglesia libanesa, de gravísima dificultad, en la cual se inserta el peligro de atentados y hechos de violencia, tal como ocurrió días atrás en la ciudad septentrional de Trípoli, con el ataque de un “lobo solitario” ligado al Estado islámico. Dos soldados y dos policías fueron muertos el 4 de junio pasado por un miliciano que luego se hizo estallar por los aires antes de ser arrestado.

Según los medios libaneses, Abdel Rahman Mabsut, que es el nombre del terrorista, ya tenía antecedentes penales y había sido detenido por la oficina de antiterrorismo de la policía, debido a sus lazos con los ambientes del fundamentalismo islámico. Algunas fuentes afirman que en el pasado había combatido con el ISIS en Siria y que ya había participado en otros atentados en Trípoli, en el 2014.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Rangún: China visita a la junta militar mientras siguen los enfrentamientos con las milicias étnicas
01/09/2021 15:28
Ni vencedores, ni vencidos: la fórmula del Papa para la crisis libanesa
07/07/2021 12:59
Card Raï: la crisis política y los atentados han borrado la identidad del Estado libanés
07/12/2020 10:48


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”