01/04/2016, 15.11
CAMBOYA
Enviar a un amigo

Sochie, el ángel de Pascua para los pobres y los enfermos Ta Khmau

de p. Mario Ghezzi

Una madre de 40 años de edad con tres hijos que cada día monta en su scooter por los suburbios más pobres al sur de Phnom Penh, llevando sonrisas y esperanza a los olvidados por la sociedad. Carta de Pascua del p. Mario Ghezzi, misionero del PIME durante 16 años en Camboya.

Phnom Penh (AsiaNews) - Hace unos meses, oraba así: Señor, aquí, en Ta Khmau quisiera un ángel, pero un verdadero ángel, que pueda ayudarme a sobrellevar toda la desesperación que me encuentro en meandros ocultos de esta ciudad tranquila y soleada. Hay demasiadas situaciones de sufrimiento con las cuales me encuentro, enfermos, pobres, niños abandonados por sus padres, niños con la nariz sucia porque nadie los limpia a ellos, o porque no se les enseña a hacerlo. Enfermos que languidecen en "casas" tan calientes que se podría hacer pan. Languideciendo, porque ni siquiera tienen dinero para pagar el transporte para ir al médico. Preso de todas estas situaciones, consciente de la imposibilidad de llegar a ellos, uno por uno, para ser capaz de dar una respuesta, incluso a veces incapaz de dar un momento de alivio. A la vista de esta impotencia brotó la oración: Señor, envíame un ángel.

A veces se reza sin hacerse ilusiones, pero el Señor sabe lo que realmente necesitamos. ¡Y el ángel está aquí! Inesperado pero oportuna, como sólo los ángeles pueden ser. El ángel se llama Sochie, es una madre de tres hijos y tiene cerca de 40 años, es católica y tiene un matrimonio fracasado detrás de ella, pero ahora están tratando de repararlo. Hace un tiempo en la lucha contra el mal de la depresión, pero me dice: "Padre, he aprendido a vivir con ello, controlar mis sentimientos y emociones negativas y seguir adelante con la fuerza que viene de la oración y la cercanía de Jesús resucitado a mí". Y así, con su moto todos los días Sochie parte, atraviesa la ciudad y el campo, llegado prácticamente a todos los hogares y posibles agujeros, golpea (cuando hay una puerta ...), tira de una cortina, sube una escalera y encuentra todos estos abandonados por la esperanza. Los encuentra allí, los mira, les habla y sobre todo sonríe y ríe con ellos. Ir a visitar a los enfermos con Sochie es como llevar de gira el cirio pascual: la luz se enciende, la alegría de la resurrección entra en la casa y por un momento, aunque sea breve, todo cambia. Sí, porque Sochie no es una esclava de su depresión, la vence llevando una sonrisa a los enfermos y los pobres. Y su moto se transforma según las necesidades: taxi, furgoneta, ambulancia y todo lo que es posible pedir a una moto y una mujer débil y fuerte como ella.

Ayer me llevo de gira para conocer sus “asistidos”, las calles, las escaleras, casas, puertas, meandros, agujeros, barrios, hospitales que visitamos no se cuentan. Una bolsa de zapatos de caucho, enviados de Italia hizo la alegría de una gran cantidad de niños. En un momento desaparece de mi vista, la escucho gritando: "Padre venga arriba, corra". Subo la escalera que casi se derrumba bajo mi peso, pasar por encima de agujeros y algunos escombros y a vuelta de la esquina se abre un barranco con sólo tres paredes, la parte delantera está totalmente abierta, un hermoso niño de tres años juega sólo en el balcón. La "casa" es pobre, pero ordenada, la mamá está sentada en un rincón, la cara demacrada, dificultad para respirar, delgada, inmediatamente se comprende que tiene cardiopatía (v. Foto). El papá es albañil y vuelve a casa de vez en cuando pero el dinero no es suficiente para ir al hospital. Tal vez necesita una operación, pero no se puede pensar que esté a su alcance, incluso ni siquiera imaginarlo. Sochie le pregunta: "¿Quieres venir conmigo al médico?, es gratis no temas”. "Si - dice - quiero". Mañana la bicicleta se convertirá en una ambulancia y la madre probablemente ganará un futuro más fácil, al menos eso esperamos.

Y todos los demás? ¿Qué hacer? No lo sé Señor. Los niños que no pueden ir a la escuela, las familias que no tienen suficiente para comer, casas improbables, las personas enfermas que no pueden comprar incluso una aspirina, sólo soy un pastor de una parroquia que no existe todavía, y de todos modos no se puede hacer frente a todas estas necesidades y pensar de resolverlos ... Pero esta mañana cuando estaba meditando en la moto, mientras iba a decir misa por las hermanas de la Madre Teresa, me sorprendió este pensamiento: "Ayer he llevado una sonrisa, mi ángel estaba contigo, la luz del cirio pascual encendió una llama en cada uno de esos corazones que has encontrado. ¡Realmente he resucitado! Gracias por llevarme a encontrar a los enfermos y los pobres".

Gracias Jesús por este pensamiento y gracias a su Ángel Sochie, lo necesitábamos y los pobres lo encuentran todos los días.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ta Khmau, Semana Santa donde la Iglesia está en sus “albores”
23/03/2016 13:48
Jubileo en Camboya “para descubrir la belleza del perdón de Dios” (Foto)
15/12/2015
Misionero Pime en Camboya: fe, esperanza y caridad experiencia concreta en un hostal para jóvenes
21/05/2015
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: Súplica a la Virgen del Rosario con el Card. Zenari, nuncio en Siria
07/10/2018 13:00


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”