01/06/2020, 16.12
VATICANO
Enviar a un amigo

​El Papa, al Ordo Virginum: ayudad a la Iglesia a socorrer a quienes son descartados

Mensaje de Francisco en el 50mo aniversario de la Promulgación del Rito de la Consagración de las Vírgenes. “La pandemia nos enseña que ««es tiempo de eliminar las desigualdades, de reparar la injusticia que mina de raíz la salud de toda la humanidad»”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – La elección de aquellas mujeres que deciden “ser consagradas al Señor en la virginidad vivida en su ambiente social y cultural ordinario” ayude a la Iglesia a “a amar a los pobres, a reconocer la pobreza material y espiritual, a socorrer a los más frágiles e indefensos, a los que sufren por la enfermedad física y psíquica, a los pequeños y a los ancianos, a los que corren el riesgo de ser descartados”. Es lo que escribe Papa Francisco en el mensaje enviado a las Hermanas consagradas en el Ordo Virginum con ocasión del 50mo aniversario de la Promulgación del Rito de la Consagración de las Vírgenes. 

“Vuestra llamada – escribe - pone de relieve la inagotable y multiforme riqueza de los dones del Espíritu del Resucitado, que hace nuevas todas las cosas (cf. Ap 21,5). Al mismo tiempo, es un signo de esperanza: la fidelidad del Padre pone aún hoy en el corazón de algunas mujeres el deseo de ser consagradas al Señor en la virginidad vivida en su ambiente social y cultural ordinario, arraigadas en una Iglesia particular, en una forma de vida antigua y al mismo tiempo nueva y moderna”.

“Cincuenta años después del Rito renovado, quisiera deciros: ¡no apaguéis la profecía de vuestra vocación! Estáis llamadas, no por mérito vuestro, sino por la misericordia de Dios, a hacer resplandecer en vuestra existencia el rostro de la Iglesia, Esposa de Cristo, que es virgen porque, a pesar de estar compuesta por pecadores, custodia íntegra la fe, concibe y hace crecer una humanidad nueva”.

“La pandemia nos enseña que «es tiempo de eliminar las desigualdades, de reparar la injusticia que mina de raíz la salud de toda la humanidad» (Homilía en la Celebración de la Divina Misericordia, 19 abril 2020). Que lo que está sucediendo en el mundo os sacuda: no cerréis los ojos y no huyáis, atravesad con delicadeza el dolor y el sufrimiento, perseverad en proclamar el Evangelio de la vida plena para todos”.

“La Oración de consagración, que invoca para vosotras los dones multiformes del Espíritu, pide que viváis en una casta libertas (Rito de la Consagración de las vírgenes, 38). Que este sea vuestro estilo de relación, para ser signo del amor esponsal que une a Cristo con la Iglesia, virgen madre, hermana y amiga de la humanidad. Con vuestra bondad (cf. Flp 4,5), tejed relaciones auténticas, que rescaten a los barrios de nuestras ciudades de la soledad y del anonimato. Sed capaces de parresia, pero mantened alejada la tentación del parloteo y del chisme. Tened la sabiduría, la iniciativa y la autoridad de la caridad, para oponeros a la arrogancia y prevenir los abusos de poder”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Daca, religiosas laicas testimonian a Cristo entre los musulmanes en las favelas
14/01/2019 14:23
La Iglesia está asistiendo a ‘una verdadero reflorecimiento del Ordo virginum’
04/07/2018 16:52
Misionero de Madre Teresa: los enfermos son Jesús en forma descarnada
18/03/2020 12:48
​Papa: la educación, instrumento para promover ‘a los últimos y a los descartados’
16/05/2019 15:58