05/03/2021, 17.23
VATICANO - IRAQ
Enviar a un amigo

​El Papa en Irak: que los cristianos iraquíes estén unidos y sean testigos del Evangelio

Francisco se reunió con obispos, sacerdotes, religiosos, seminaristas y catequistas en la catedral sirio-católica de "Nuestra Señora de la Salvación" donde un atentado provocó 48 muertos. "Su muerte nos recuerda con fuerza que la incitación a la guerra, el odio, la violencia y el derramamiento de sangre son incompatibles con las enseñanzas religiosas".

 

Bagdad (AsiaNews) - "Salir" en medio del pequeño rebaño de fieles, como testigos del Evangelio y de la unidad entre los seguidores de Cristo. La visita a la catedral sirio-católica de "Nuestra Señora de la Salvación" es el primer contacto de Francisco con la realidad del terrorismo que ha golpeado y sigue golpeando a Irak. En efecto aquí, dijo el cardenal Louis Sako, en un ataque terrorista que se produjo "el 31 de octubre de 2010, murieron durante la santa misa 48 mártires, incluyendo dos de nuestros jóvenes sacerdotes, Tha'er y Wasim, y muchos otros resultaron heridos". El Papa también se refirió a ellos: "Su muerte nos recuerda con fuerza que la incitación a la guerra, el odio, la violencia y el derramamiento de sangre son incompatibles con las enseñanzas religiosas (cf. Enc. Hermanos Todos, 285)".

Este es el segundo encuentro de la visita de Francisco a Irak. Después del ataque de 2010, la catedral fue reconstruida y se erigió un monumento a las víctimas, cuya beatificación - recordó el Papa - está en proceso. Los dos sacerdotes muertos fueron enterrados en la cripta.

En la catedral, Francisco se encontró con obispos, sacerdotes, religiosos, seminaristas y catequistas. Habló del "celo apostólico". “Las dificultades - dijo - forman parte de la experiencia cotidiana de los fieles iraquíes. En las últimas décadas, ustedes y sus conciudadanos han tenido que afrontar las consecuencias de la guerra y las persecuciones, la fragilidad de las infraestructuras básicas y la lucha constante por la seguridad económica y personal, que a menudo ha llevado a desplazamientos internos y a la migración de muchas personas, entre ellas muchos cristianos, hacia otras partes del mundo. Les agradezco - dijo entonces - hermanos obispos y sacerdotes, por haber permanecido cercanos a su pueblo, sosteniéndolo, esforzándose por satisfacer las necesidades del gente y ayudando a cada uno a cumplir su función al servicio del bien común. El apostolado educativo y caritativo de sus Iglesias particulares constituye un recurso precioso para la vida tanto de la comunidad eclesial como de la sociedad en su conjunto".

A una comunidad católica que se caracteriza por numerosas tradiciones eclesiales diferentes, el Papa le pidió luego "dejar de lado todo tipo de egocentrismo y rivalidad". "Que esté siempre en nuestro corazón la exhortación de San Ignacio de Antioquía: “Que nada haya entre ustedes que pueda dividirlos, [...] sino que, reunidos en común, haya una sola oración, un solo espíritu, una sola esperanza en la caridad y en la santa alegría" (Ad Magnesios, 6-7: PL 5, 667). Qué importante es este testimonio de unión fraterna en un mundo a menudo fragmentado y desgarrado por nuestras divisiones. Todo esfuerzo que se realice para construir puentes entre la comunidad y las instituciones eclesiales, parroquiales y diocesanas servirá como gesto profético de la Iglesia en Irak y como respuesta fecunda a la oración de Jesús para que todos sean uno”.

Por último, Francisco subrayó que "mañana, en Ur, encontraré a los líderes de las tradiciones religiosas presentes en este país, para proclamar una vez más nuestra convicción de que la religión debe servir a la causa de la paz y la unidad entre todos los hijos de Dios. Esta tarde quiero agradecerles su compromiso de ser constructores de paz, en el seno de sus comunidades y con los creyentes de otras tradiciones religiosas, sembrando semillas de reconciliación y convivencia fraterna que puedan llevar a un renacimiento de la esperanza para todos. Pienso en particular en los jóvenes. En todas partes son portadores de promesa y esperanza, y sobre todo en este país. De hecho, aquí no solo hay un patrimonio arqueológico inestimable, sino también una riqueza incalculable para el porvenir: ¡son los jóvenes! Son el tesoro que ustedes tienen y hay que cuidarlos, alimentando sus sueños, acompañándolos en el camino y reforzando su esperanza. Aunque jóvenes, sin duda su paciencia ya ha sido puesta duramente a prueba por los conflictos de los últimos años. Pero recordemos que ellos – junto con los ancianos - son la punta de diamante del país, los mejores frutos del árbol: nos toca a nosotros cultivarlos para el bien y regarlos con la esperanza”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Fue liberada una iglesia de Mosul: se había convertido en base del Isis
10/03/2017 12:08
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14