11/06/2014, 00.00
IRAK

Arzobispo caldeo: cristianos y musulmanes huyen de Mosul ocupada por milicias islámicas

Monseñor Nona pide ayuda porque en breve se terminaran los suministros de alimentos y agua. Los islamistas tomaron el control de la ciudad; La policía y los militares han abandonado las armas. Fieles, sacerdotes y monjas han abandonado la zona, las iglesias estaban cerradas. Para el prelado se necesita un "Estado fuerte" que sea garante de la paz y la unidad. El primer ministro Al-Maliki declaró el estado de emergencia.

Mosul (AsiaNews) - La situación es "muy difícil", lo primero "y urgente es ayudar a estas personas que han huido" de la ciudad, ya que "en dos o tres días" los suministros de alimentos y agua se habrán  terminado y "alimentos y bienes de primera necesidad "no hay por ningún lado. Es el dramático llamamiento, recaudado a través de AsiaNews, de Monseñor. Shimoun Emil Nona, arzobispo caldeo de Mosul, en el norte de Irak. En las últimas horas la ciudad de casi tres millones de habitantes ha caído en el caos, a raíz de la irrupción de cientos de combatientes islámicos que han tomado el control de grandes extensiones de tierra. Los milicianos no han encontrado resistencia en el camino, porque el ejército y la policía - aunque está presente en la masa - han abandonado las armas y localizaciones, arrojando los uniformes y mezclandose con la multitud. "Dramática" la situación de la minoría cristiana en una diócesis que ha llorado antes de la muerte violenta de fieles y pastores, entre ellos el anterior obispo mons. Faraj Rahho (en el contexto de un secuestro) y del p. Ragheed Ganni.

Según los últimos datos, serían por lo menos 500 mil personas que han huido de la ciudad, situada a unos 360 kilometros al noroeste de Bagdad y segunda ciudad más importante de todo Irak, en una zona estratégica para la extracción de petróleo y gas natural. Mosul, es un bastión del fundamentalismo wahabí suní, que ha tejido estrechos lazos con Arabia Saudita. Los ataques a los oleoductos y otros objetivos sensibles son una práctica común en los grupos de trabajo vinculados a Al Qaeda y el yihadismo.

Ayer, el primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki pidió al Parlamento que declare el estado de emergencia después de que las milicias islámicas tomaron el control de la ciudad. En la noche entre el 9 y 10 de junio cientos de hombres armados pertenecientes a la facción de Al Qaeda del Estado Islámico de Irak y el Levante (Isil), han conquistado la sede del gobierno provincial. En la redada, los extremistas también han devastado varias comisarías de policía, antes de ocupar el aeropuerto y el cuartel general del ejército.

Los milicianos controlan gran parte de la llanura de Nínive, imponiendo tasas para el paso de mercancías y exigiendo dinero de protección. El gobernador ha huido y ha lanzado un llamado en televisión al pueblo, instándolos a resistir la embestida. Sin embargo, son visibles en varios edificios gubernamentales banderas negras con la imagen de la jihad, mientras que algunos miembros enviaron mensajes a la ciudad que dice haber "venido para liberar a Mosul."

Contactado por AsiaNews, Monseñor. Nona habla de una realidad "muy difícil", agravada por el abandono en masa "del ejército y la policía, que dejó de pronto la ciudad." El prelado se encuentra en un pequeño pueblo a tres kilómetros de Mosul, "que ha sido siempre parte de mi diócesis, no tengo intención de abandonar", añade. "La gente ha tenido mucho miedo - dice - casi todos los cristianos han huido, muchos musulmanes han huido de sus hogares. De una ciudad de casi tres millones ahora está casi vacía, muchos han huido".

El obispo dijo que los milicianos "han entrado en la ciudad sin siquiera la necesidad de luchar", aunque el ejército y la policía estaban presentes antes de la invasión; él describe como la actitud "muy extraña" de los militares, que han "dejado todo el campo libre, sin siquiera un débil intento de defender." Para ello, añade, "la gente se asustó y comenzó a correr".

La situación es "muy difícil" para los cristianos: las familias, los sacerdotes, las monjas, que se han ido y las iglesias están cerradas. Muchos han buscado refugio en el Kurdistán, y el otro en la llanura de Nínive, y "este es el resultado de una política de abandono progresivo." A diferencia de años anteriores, en 2008, continúa Mons. Nona, hoy no existen organizaciones no gubernamentales y organizaciones humanitarias listas para ayudar a la población, los refugiados. Hoy, "no hay nadie", y los habitantes de estos países "siente la fatiga de tener que acoger a otras personas, que carecen de alimentos y agua antes, no es posible dar cabida a todos ...".

El prelado caldeo espera de "una solución real y duradera de la crisis iraquí", un proyecto a largo plazo "para una nación dividida entre los grupos religiosos, políticos, etnias"; necesitan un "Estado fuerte", concluye, que "ponga fin a la matanza y la violencia... El pueblo iraquí es bueno, vale la pena una visión común y una solución que sea una fuente de paz."

El ataque en Mosul se produce en un momento de grave crisis para todo Irak, un país marcado por la violencia sectaria, que - de acuerdo con estimaciones de la ONU - ha registrado al menos 800 muertos, entre ellos 603 civiles, en el mes de mayo. El año pasado, ha habido más de 8.860 víctimas, como en el binomio crítico 2006/7 cuando se ha registrado la fase más aguda del conflicto en Irak. (DS)

 

Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Arzobispo de Mosul: la presencia de los cristianos en Irak está "en peligro, necesita la ayuda de todos"
01/07/2014
Los islamistas conquistan la más importante refinería iraquí: Kurdistán hacia la independencia
24/06/2014
Arzobispo de Mosul: crisis humanitaria en la llanura de Nínive, falta de agua y combustible
19/06/2014