23/06/2014, 00.00
UCRANIA
Enviar a un amigo

Arzobispo de Kiev: Después del Sínodo, una cadena de ayuno por la paz en Ucrania

de Marta Allevato
En los márgenes de la reunión de la ROACO, en el Vaticano, en una entrevista con AsiaNews Monseñor. Sviatoslav Shevchuk se anticipa a las conclusiones del Sínodo y hace un balance de la situación en el país, donde el conflicto continúa en el este entre los separatistas y el ejército regular. "Del nuevo presidente se espera que vuelva a la normalidad el este".

Moscú (AsiaNews) - Se abre hoy en el Vaticano la 87ma Asamblea Plenaria de la ROACO (Reunión de trabajo para la ayuda a las Iglesias Orientales), que finalizará el jueves 26 con la audiencia de Papa Francisco a los participantes. Como era de esperar, además de la crisis en Siria e Irak, la reunión reflexionará sobre la situación de las Iglesias greco-católicas en Rumania y Ucrania, la identificación de las prioridades fundamentales de la evangelización y de las intervenciones que apoyan las estructuras y agentes de pastoral. Las labores incluyen la presencia, entre otros, de arzobispo mayor de Kyiv-Halyc, mons. Sviatoslav Shevchuk. AsiaNews hablo con él del del Sínodo y de la situación en Ucrania. He aquí el texto de la entrevista.

Un largo período de oración y ayuno en una cadena de las 14 diócesis del país "hasta el regreso de la paz." Esto es lo que se dará a conocer en el documento final del Sínodo de la Iglesia greco-católica Ucraniana, celebrada la semana pasada, y ahora está ultimándose. Fue reportado por el arzobispo mayor de Kiev, Sviatoslav Shevchuk, quien en una entrevista con AsiaNews habló de la "preocupación" por la continuación del conflicto en el este, pero también la confianza de que "Dios está escuchando las oraciones del pueblo de Ucrania." "Maidan es un gran movimiento de renacimiento social, la idea sigue viva y que la Iglesia no podía permanecer lejos", dice, al comentar el trabajo involucrado en las protestas callejeras que ha sido fuertemente criticado por la Iglesia ortodoxa rusa, que está más cerca de las posiciones el Kremlin.

Su Excelencia, la actualización de la posición de la Iglesia ecuménica griego-católica ha estado en el centro del último Sínodo, ¿qué se discute?

El ecumenismo no es sólo un tema es importante, sino también urgente a la luz de los recientes ataques que nuestra Iglesia ha recibido de algunos hermanos. Necesitamos actualizar nuestra visión ecuménica, ahora formulada hace 14 años por mi predecesor, el cardenal Husar Lubomyr. Precisamente por la importancia del tema, que fue anterior a nuestro Sínodo por un simposio, donde invitamos a algunos expertos y el ecumenismo en el que, entre otras cosas, hemos trabajado sobre el punto del estado actual del ecumenismo, especialmente a la luz de los recientes contactos de la Santa Sede con el mundo ortodoxo, con la visita del Santo Padre a Jerusalén y la oración por la paz con el Patriarca Bartolomé de Constantinopla.

¿A qué conclusiones han llegado?

Hemos creado una comisión teológica para actualizar nuestra posición ecuménica y esperamos lanzar pronto un documento, aprobado canónicamente. El Sínodo, sin embargo, es también un momento para compartir penas y preocupaciones. Así, hemos hecho una llamada a la oración y el ayuno por la paz en Ucrania y se publicarán en los próximos días.

¿Sobre qué se centrará esta llamada?

En tres puntos: el primero es que creemos que el Señor está escuchando. A pesar de los tiempos difíciles, el pueblo de Ucrania ha podido renovar el sistema de gobierno, la preservación de la diversidad religiosa y étnica de la paz. Llevamos a cabo las elecciones de la cual salió un presidente en la primera vuelta, algo que nunca sucedió en Ucrania libre. Todas las regiones han votado en mayoría por Petro Poroshenko, lo que demuestra que Ucrania no está dividida. Como creyentes en interpretamos estos hechos desde el punto de un milagro. El segundo punto es que somos conscientes de los retos que aún tenemos ante nosotros. No podemos no sentir dolor cuando tenemos decenas de miles de refugiados para ser acogidos, escuchamos casi todos los días que civiles son secuestrados y torturados, que las armas pesadas vienen desde el otro lado de la frontera. Somos agentes de la paz y de la caridad. El tercer punto es, por lo tanto, el anuncio de un período de ayuno y oración, en un orden específico: en turno una de nuestros 14 diócesis observará el ayuno y todos los días de la semana se dedicará a diferentes intenciones de la oración: por el presidente, los difuntos, hasta por nuestros oponentes.

Usted ha sido muy criticado por el Patriarcado ortodoxo de Moscú por su apoyo a las protestas de la Maidan en Kiev. ¿Qué significa Maidan?

Para interpretar auténticamente el papel de la iglesia en estos eventos, hay que decir que el Maidan no es un fenómeno político, sino que se inició como una manifestación de la sociedad civil. Las personas que están en las calles no se paran debajo de las banderas de los partidos políticos, pidiendo tanto una renovación del sistema de gobierno, como de la forma de hacer política. Por esta razón, las iglesia se han sentido parte de la sociedad civil, pero negando cualquier apoyo a determinados partidos políticos. Maidan significa un movimiento de renovación, que todavía existe y hemos visto con el resultado de las elecciones presidenciales, lo que demuestra que la protesta no era radical. Es una revolución de la dignidad humana, donde la gente ha expresado su voluntad de ser un líder en el desarrollo de su país.

¿Cómo se traduce esto concretamente hoy esta voluntad?

Hoy Maidan significa un fuerte deseo de controlar el poder que gobierna, desde el presidente al parlamento. Estamos frente a un extraordinario despertar de la sociedad civil. En este contexto, nuestra posición es la de predicar la doctrina social de la Iglesia, nada más. No podíamos permanecer lejos de estos eventos. Somos predicadores del Evangelio, la Iglesia dice que la doctrina social de la Iglesia es un medio de evangelización. Hemos sido capaces de mantener la identidad religiosa y étnica de la paz, ya sea o no para evitar la violencia.

¿Qué piensa usted del presidente Poroshenko?

Digamos que el hecho de que Ucrania tenga un presidente legítimamente electo es algo muy positivo. Ahora se enfrenta a los retos muy difíciles. Esperamos de él que lleve el país a la paz. Ciertamente no es un dios, que en un día puede aliviar las tensiones, pero todos esperamos que encuentre una manera de traer la parte oriental del país a la normalidad.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Arzobispo Shevchuk: nuestros sueños se están realizando
13/07/2019 14:59
Patriarcado de Moscú: por el exceso de agresividad de los "Uniatos”, corre peligro el diálogo con la Iglesia católica
08/08/2016 11:52
Moscú y Kiev, la guerra de las Iglesias hecha en base a golpes de leyes ‘anti-ortodoxas’
26/05/2017 14:35
Se llega a un frágil acuerdo en Minsk, Onufry, metropolita de Kiev pide oraciones y cancela las fiestas del carnaval
13/02/2015
La guerra semi-fría del Califato de Putin
05/09/2014