04/01/2016, 00.00
MEDIO ORIENTE - ISLAM
Enviar a un amigo

Bahréin y Sudán también interrumpen las relaciones diplomáticas con Irán. Revuelta en el mundo islámico

Manama y Jartum siguen a Arabia Saudita. Los Emiratos reducen las relaciones al nivel de “encargados de negocios”. Manifestaciones y enfrentamientos en Bahréin, Líbano, Pakistán, y en Cachemira, en la India. En Irak estallaron tres mezquitas sunitas. Las palabras equilibradas de Hassan Rouhani. El hermano de Nimr al-Nimr condena los episodios de violencia.

Manama (AsiaNews) – Luego de Arabia Saudita, también Bahréin y Sudán rompieron relaciones diplomáticas con Irán, a menudo acusada de fomentar las tensiones entre la mayoría chiita y el gobierno sunita del país. La decisión de Manama fue comunicada hoy por el Ministerio de Comunicaciones y se da un día después de que Riad tomara una medida similar. También Sudán, gran beneficiaria de Arabia Saudita, interrumpió las relaciones diplomáticas. La ruptura adviene luego de que Rad decidiera exigir la condena a muerte del dignatario Nimr al-Nimr. Ésta provocó manifestaciones y ataques a la embajada saudita en Teherán, así como en su consulado en Mashad.

Esta mañana, los Emiratos Árabes también decidieron reclamar a su embajador en Teherán y reducir las relaciones diplomáticas a los encargados de negocios.

La muerte de Nimr al-Nimr, que por muchos es vista como una ”chispa” que podría desencadenar un conflicto regional, por ahora está provocando manifestaciones y enfrentamientos con la policía en muchos países islámicos.

Ayer, la policía de Bahréin se enfrentó con cientos de manifestantes en muchos barrios chiitas de la capital, entre ellos, Jidhafs, Sitra, Duraz y Bilad al-Qadeem. Los manifestantes lanzaron piedras contra las fuerzas del orden, a lo que respondieron con gases lacrimógenos. Varias personas fueron arrestadas. Dado que muchos manifestantes eran jóvenes o directamente niños, el gobierno amenazó con arrestar o multar a sus padres.

En el Líbano, el jefe del grupo Hezbollah, Hassan Nasrallah, pronunció un violento discurso contra Arabia Saudita y contra la condena a muerte de Nimr al-Nimr, acusando al reino saudita de “prohibir toda crítica, objeción o debate”.  “La ejecución del jeque Nimr al-Nimr – dijo – revela al mundo cuál es el verdadero rostro de Arabia Saudita: criminal, [infiel] y terrorista”. Comparando luego la casa reinante saudita con el estado Islámico, Nasrallah declaró que “Daesh [acrónimo árabe para Estado Islámico] y la casa de los Saud son adherentes a la misma escuela de pensamiento, a los mismos libros y a las mismas prácticas”.

En Irak, el gran ayatolá Ali al-Sistani calificó la ejecución de al-Nimr como una “injusta agresión”. En la tarde de ayer, en Hilla, una ciudad al sur de Bagdad, se hicieron estallar tres mezquitas sunitas con bombas. El premier al Abadi pidió a la población que no se deje arrastrar hacia un conflicto étnico-religioso.

En Pakistán, miles de chiitas protestaron contra la ejecución del jeque al-Nimr en Quetta, en Lahore, en Karachi y en Islamabad, pidiendo que Pakistán rompa relaciones diplomáticas con Arabia Saudita. El ministro de Relaciones Exteriores saudita, Adel bin Ahmed al-Jubeir, que se esperaba que llegaría anoche a Pakistán, postergó su visita al país, ya de por sí muy polarizado entre sunitas (80%) y chiitas (15%).

Se llevaron a cabo manifestaciones incluso en Srinagar, en la región de Cachemira, en la India, donde cientos de chiitas chocaron con la policía. Los que protestaban llevaban una foto de al-Nimr, a la vez que gritaban “¡Abajo la dinastía Saud!”, acusando a los reyes sauditas de ser “lacayos de América”.

Entre tantas declaraciones violentas, han de registrarse también algunas reacciones pacíficas. La primera fue la del presidente de Irán, Hassan Rouhani, que, no obstante condenando la ejecución saudita, definió como “totalmente injustificable” el ataque a la embajada de Arabia en Teherán.  “No tengo dudas –dijo- de que el gobierno saudita ha dañado su imagen, incluso más que antes, entre las naciones mundiales –y en particular entre las naciones islámicas- con este acto contrario al islam”.

Pero – agregó – el pueblo iraní “no debe permitir a algunos delincuentes” que usen este incidente y “que cometan acciones ilegales que dañen la dignidad del gobierno de la República islámica [de Irán]”.

Por su parte, el hermano del jeque Nimr al-Nimr, Mohammed, en Arabia Saudita, condenó el ataque a la embajada de Riad en Teherán. En un tweet declaró: “Apreciamos vuestro amor hacia el mártir Sheikh al-Nimr, que vive en nuestros corazones, pero rechazamos los ataques contra las embajadas sauditas en Irán o en cualquier otro lado” Y luego agregó: “Nosotros amamos a nuestra patria”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Aoun: el secuestro de Hariri es una agresión saudita contra el Líbano
15/11/2017 16:03
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Beirut, la Liga mundial musulmana promueve una conferencia mundial islámico-cristiana
21/09/2018 13:55
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18