23/12/2013, 00.00
TAILANDIA
Enviar a un amigo

Bangkok, la oposición quiere bloquear las elecciones del 2 de febrero

Mejora la campaña contra el gobierno para evitar el pronto retorno en las urnas. Rodeado el estadio utilizado por los parlamentarios y los partidos para presentar candidaturas. El primer ministro pide el respeto del " sistema democrático". Uno de los manifestantes quieren anular el principio de "una persona, un voto", para evitar una nueva victoria de la Shinawatra.

Bangkok (AsiaNews/Agencias) - Se refuerzan las acciones perturbadoras de la oposición thai hacia las próximas elecciones, con manifestantes anti- gobierno en la intención de obstaculizar el procedimiento de selección de candidatos para el próximo Parlamento. Esta mañana los "camisas amarillas " rodearon el estadio en Bangkok, donde se realizan las operaciones del registro para la votación del 2 de febrero. Ellos revivieron a gran voz: la solicitud de la "reforma política", antes de regresar a las urnas y devolver la palabra a los ciudadanos. En las últimas semanas, los líderes de la protesta, respaldados por el capital económico y financiero de la élite, han rechazado la propuesta de la votación definitiva, la invocación de la formación de un "consejo de la gente" a la que se encomienda la tarea de erradicar la influencia del "régimen de Thaksin" del país. De hecho, el objetivo de la reforma es detener a los éxitos electorales de la familia Shinawatra - antes  la hermana de Thaksin, Yingluck ahora - que por lo menos en diez años ha recibido debido al consenso en las áreas urbanas y entre los campesinos pobres del norte.

A principios del mes todos los diputados del Partido Demócrata (el partido  principal de la oposición) han renunciado, algunos de ellos, entre ellos el ex primer ministro, Abhisit Vejjajiva, se han unido a los manifestantes. La dirección del partido no ha anunciado aún si tiene la intención de participar o no votar, pero está claro que cualquier boicot sería negar la legitimidad de la elección, lo que alimentó la inestabilidad y la incertidumbre. El primer ministro Yingluck Shinawatra insta una vez más a los manifestantes a respetar el "sistema democrático".

A lo largo del día de ayer al menos 150 mil personas - para los organizadores muchos más, hasta casi un millón - salieron a las calles de la capital, para pedir en alta voz  la dimisión del ejecutivo. El líder de la protesta Suthep Thaugsuban, una figura destacada de los demócratas y ex viceprimer ministro hasta 2011, ha confirmado que no quieren nuevas elecciones, hasta que "el país no se reforme". Él instó a los manifestantes a reunirse afuera del estadio, para detener las operaciones de registro de los próximos candidatos. "Si usted desea registrarse - añadió - primero usted tiene que pasar por sobre nuestro cadaver".

En respuesta, los partidos que tienen la intención de volver a votar han llevado la máquina electoral a una comisaría de policía, inmediatamente rodeada por los manifestantes afuera. Los procedimientos deben ser completados para el próximo 27 de diciembre. Hasta el momento nueve partidos políticos se han podido registrar, pero muchos se quedaron fuera y no ha cumplido con las formalidades exigidas por el código.

Hasta ahora, las protestas, que duran varias semanas, tuvieron una connotación general pacífica, aunque también hay momentos de tensión y disturbios, que causaron la muerte de cuatro personas. Los jefes militares, verdadera "eminencia gris " del país, siguen la línea de la neutralidad y la esperanza de la votación el 2 de febrero. Según algunos manifestantes, las reformas políticas deben incluir, entre otros, el fin del principio de "una persona, un voto" y el cambio del modelo representativo de hecho. La gran popularidad del gobierno en las zonas rurales es también una garantía de victoria en las próximas elecciones.

Las manifestaciones  contra el gobierno - una mezcla de los miembros de la clase media, los realistas y los habitantes del sur - son las más impresionantes de 2010, cuando el reino fue sacudido por una serie de disturbios en las calles que terminaron en el derramamiento de sangre y la muerte 90 civiles. El objetivo de la sublevación es la dimisión del gobierno encabezado por la primer ministro Yingluck Shinawatra, acusado de ser un " títere" en manos de su hermano Thaksin, el multimillonario y ex primer ministro en el exilio para escapar de una condena de dos años de prisión. En realidad, el gobierno actual fue elegido democráticamente en 2011 y el 28 de noviembre ha pasado limpiamente una moción de censura presentada por la oposición en el Parlamento (297 votos contra 134).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Bangkok: militares en el campo para elecciones "justas", la oposición dividida sobre la participación al voto
16/12/2013
Sube la tensión en Bangkok, listos para la plaza también los manifestantes gobernativos
11/12/2013
Bangkok, el gobierno acelera para la votación. La violencia en la noche contra los manifestantes
15/01/2014
Miles de manifestantes bloquean Bangkok. Comenzó el "enfrentamiento final" con el gobierno
13/01/2014
Ucrania, todas las iglesias juntas al lado de los manifestantes
14/02/2014