22/10/2018, 16.02
TAILANDIA
Enviar a un amigo

Bangkok, medidas enérgicas contra inmigrantes irregulares ‘de piel oscura’

Una vasto operativo policial se concluyó con 1.000 arrestos. El objetivo de las autoridades apunta a dar fundamentalmente con los “estafadores románticos” nigerianos y ugandeses. Grupos de activistas en defensa de los derechos humanos denuncian el arresto de refugiados y de solicitantes de asilo. 

Bangkok (AsiaNews) – Las personas “de piel oscura” configuran el objetivo de un operativo policial orientado a expulsar a trabajadores extranjeros y migrantes ilegales. Puesto en marcha por la junta militar el año pasado, el operativo “X-Ray Outlaw Foreigner” desata polémicas debido al sello racial que lo caracteriza. Éste abarcaría entre sus víctimas a los solicitantes de asilo, sobre todo a aquellos africanos y provenientes del sur de Asia.    

En las últimas semanas, las medidas drásticas adoptadas contra los inmigrantes clandestinos han llevado a la detención de 1.000 personas. Surachate Hakparn, responsable de la Oficina de Inmigraciones, ha declarado que “el objetivo es clasificar a estas personas, distinguiendo entre aquellas de piel oscura que son buenas, y cuáles podrían cometer delitos”. Entre éstas, figurarían aquellas que el funcionario define como “estafadores románticos”, que se dedican a rastrear corazones solitarios en internet, con el objetivo de sustraerles dinero. Surachate ha afirmado que estos criminales suelen ser nigerianos o ugandeses.

Sin embargo, varios grupos de activistas que defienden los derechos humanos denuncian que los refugiados y solicitantes de asilo, que se valen de Bangkok como lugar de tránsito antes de dirigirse a un tercer país, son también víctimas de los operativos policiales, y que son privados de protección legal. Tailandia no participa de la convención de las Naciones Unidas que reconoce a los refugiados. Este mes, más de 70 cristianos pakistaníes fueron arrestados y detenidos por la policía con la acusación de ingreso y permanencia ilegales, si bien se trata de personas que han huido de la persecución religiosa en su patria.

En cualquier caso, Tailandia es uno de los mayores centros migratorios de todo el sudeste asiático. La Organización internacional dedicada a las migraciones (IOM) informa que en el país hay entre 4 y 5 millones de trabajadores migrantes, a los cuales se suma cerca de un millón más, fundamentalmente birmanos, que son ilegales. Su situación, así como la de cientos de miles de camboyanos y laosianos, se ha vuelto sumamente incierta desde el 1º de mayo de 2018, cuando quedó sin efecto la suspensión que regía sobre un decreto orientado a reprimir a los trabajadores no registrados.

Una fuente de AsiaNews sugiere que la “piel oscura” a la que se refieren las autoridades, en realidad es la de los inmigrantes provenientes del vecino Myanmar. “Desde hace años –afirma- Tailandia se ve expuesta a una inmigración masiva, favorecida en parte por la porosidad de las fronteras nacionales, pero también dictada por factores históricos y geográficos. En la parte occidental del país, la provincia de Mae Hong Son aún sigue alojando campos de refugiados de la ONU, donde han hallado reparo las poblaciones que han huido de Myanmar, sobre todo carianos.  Por otro lado, en la zona de Chiang Rai, sobre las montañas septentrionales, se han asentado los akha y los lahu. En el último período, la inmigración no sólo ha abarcado a tribales, sino también a población de etnia birmana”.

“La economía tailandesa hoy atraviesa un período de estancamiento –prosigue- y es por eso que los inmigrantes llegados de Myanmar han venido a satisfacer una demanda de trabajadores con bajas remuneraciones. A la cuestión económica se suman también las generalizadas actitudes de intolerancia que los tailandeses asumen hacia los ciudadanos birmanos, por considerar que ellos “les roban el trabajo”. El gobierno tailandés se ha aprovechado de esta situación por años, sobre todo en un momento histórico, con la junta militar en el poder. Desde el punto de vista político, no hay una dirección precisa a seguir, se sigue adelante en base a medidas dictadas por situaciones de contingencia. Los militares ahora están tratando de poner remedio a una situación que se ha venido manejando mal durante años. Iniciativas como la que se ha emprendido contra la inmigración ilegal no son más que chispazos momentáneos: tarde o temprano, los ciudadanos se olvidarán de ello y todo volverá a ser como antes”.    

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Duterte hace la vista gorda ante los chinos irregulares. Mons. Santos: Es 'Injusto' para con los filipinos
28/02/2019 12:44
Bangkok, la economía no despega: crece la rabia contra los inmigrantes
29/09/2016 13:30
Terminada la amnistía, Kuala Lumpur va a la caza de los clandestinos
31/08/2018 13:35
Taipéi busca trabajadores del sudeste asiático para cubrir la necesidad de mano de obra
13/11/2017 14:23
El 95% de los tailandeses está endeudado
01/05/2019 14:05