10/05/2018, 15.57
CHINA-FILIPINAS
Enviar a un amigo

Beijing y Manila próximos al acuerdo: pronto 500 mil trabajadores filipinos a trabajar a China

No está muy claro si el acuerdo para crear 300 mil regulares puestos de trabajo se refieran sólo a los trabajadores domésticos o también a otras categorías de empleo. Por el momento hay unos 200 mil filipinos irregulares en China, pero tampoco se especifica si habrá una amnistía. Solo hace dos años atrás algunas ciudades chinas habían comenzado a permitir el empleo de trabajadores domésticos extranjeros. Muchas asociaciones expresan sus temores por los derechos de los trabajadores.

Beijing (AsiaNews/Agencias)- Los gobiernos de Beijing y Manila están cerca de firmar un acuerdo que permitirá a 500 mil trabajadores emigrantes filipinos ir a China, más del doble de las estimaciones actuales. William J. Lima, enviado especial de Manila en China, anuncia que el histórico acuerdo garantizará el status de los trabajadores legales a 300 mil ciudadanos filipinos y debería ser firmado dentro de fin de año.

Encargado por el presidente Rodrigo Duterte para tratar una serie de cuestiones económicas y comerciales claves con Beijing, Lima afirma que por el momento hay “cerca de 200 mil” filipinos irregulares empleados en China, la mayor parte de los cuales como colaboradores domésticos. “Con los 300 mil que se espera puedan partir en el ámbito del acuerdo y los 200 mil trabajadores del mercado negro, el número total se acercaría al medio millón”, afirma el enviado especial.

Sin embrago, él no explica si el acuerdo para crear 300 mil puestos de trabajo legales se refiera sólo a los trabajadores domésticos o también a otras categorías de empleo. El mes pasado, el secretario filipino del Trabajo y de la Ocupación Silvestre Bello declaró que en China se requiera también mano de obra de cocineros, asistente, trabajadores domésticos, músicos y enfermeros filipinos. Pero, Lima no especifica si está prevista una amnistía para los trabajadores no autorizados, agregando que existen aún unos pequeños problemas que hay que resolver, por ejemplo las diferencias en las disposiciones relativas a los servicios sanitarios disponibles en China y en Filipinas.

El mes pasado, altos funcionarios chinos y filipinos han firmado un memorándum de entendimiento sobre la ocupación de los filipinos en la enseñanza de la lengua inglesa en China. El acuerdo fue firmado después de un encuentro entre el presidente Xi Jinping y su homólogo Duterte en la provincia de Hainan para el fórum de Boao. El Ministerio de Exteriores de Beijing expresó satisfacción por las firmas, pro no aclaró si en los planos del gobierno exista la intención de emplear a ciudadanos filipinos en campos diversos de la enseñanza.

Mientras que desde hace muchos años el gobierno de Hong Kong abrió sus puertas a los trabajadores domésticos extranjeros provenientes de Filipinas, Indonesia y otros países del sudeste asiático, China continental siempre adoptó una política diferente. Sólo hace dos años atrás algunas ciudades del continente han comenzado a permitir su empleo.

Eman Villanueva, vocero del Organismo de coordinación para los emigrantes asiáticos, teme que los trabajadores domésticos filipinos puedan dejar Hong Kong para transferirse a China, porque en precedencia muchos de ellos eran docentes en Filipinas. En el continente, a ellos les deberían pagar 1.500 dólares estadounidenses por mes. El salario mínimo mensual de los trabajadores domésticos en Hong Kong es poco más de un tercio. Responsables de agencias de colocación refieren que a los domésticos irregulares en China les pagan entre 6 mil y los 7 mil yuan (940-1.100 dólares de EEUU) por mes.

Allan Bell, presidente del grupo Mesa Redonda de los trabajadores domésticos de Hong Kong, afirma que los filipinos que desean trabajar en tierra firme deben estar atentos a los “contratos falsos”. Estos prometen un trabajo de enseñante pero esconden otro, que son pagados menos. “Los trabajadores domésticos extranjeros tienen dificultad en obtener un trato ecuo también en Hong Kong, con un sólido sistema legal y la aplicación de la ley sobre las profesiones. La situación en China podría ser muy diversa”, afirma Bell.

Por el momento, son cerca de 10 millones los trabajadores filipinos en el extranjero (OFW). A través de los envíos a sus casas, ellos contribuyen en el crecimiento económico del país. En los años precedentes, sus sueldos han salvado a Filipinas de la crisis financiera y hasta ahora constituyen una de las mayores fuentes de ingreso y entradas para la economía nacional. El Banco central de Manila declara que desde enero a noviembre del año pasado, los filipinos desde el extranjero enviaron a casa al menos 1.400 millardos de pesos (2,6 millardos de dólares estadounidenses).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Hong Kong centro de reclutamiento fraudulento de trabajadores filipinos
17/11/2017 13:16
Pakistán, con la muerte de Uzma Bibi, la esclavitud infantil pasa al centro del debate
02/04/2019 12:13
Katmandú retira la prohibición sobre los permisos de trabajo en Afganistán
21/10/2016 13:42
Doha, mayores derechos para migrantes que son empleados domésticos
25/08/2017 11:52
Asia llora la desaparición del p. Augustine Kanjamala, un “hombre santo de Dios”
05/07/2017 15:00