09/11/2020, 15.11
ASIA-ESTADOS UNIDOS
Enviar a un amigo

Biden presidente: no cambia lo esencial de la política de Estados Unidos en Asia

de Emanuele Scimia

El objetivo principal sigue siendo contener a China. La incógnita de Corea del Norte y la conservación del statu quo en Taiwán. Posible regreso a la Trans-Pacific Partnership. Compromiso de restaurar el acuerdo nuclear iraní y equilibrar las relaciones con Israel y los palestinos.

 

Roma (AsiaNews) - La política exterior de Estados Unidos en Asia no debería sufrir cambios drásticos con la elección de Joe Biden como presidente. Según analistas y expertos, el nuevo inquilino de la Casa Blanca cambiará más la forma que el fondo, favoreciendo un enfoque más multilateral. En general, el objetivo fundamental de Washington seguirá siendo el mismo que el de Donald Trump: contener el crecimiento de la potencia china y limitar su presencia en Oriente Medio. A continuación, se presenta un panorama general de los principales desafíos que enfrentará el nuevo presidente de Estados Unidos.

La derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos debería ser bienvenida en China, pero según diversos observadores, no es así. Desde que asumió el cargo en 2017, el actual inquilino de la Casa Blanca ha presionado a Beijing en muchos frentes: comercio, derechos humanos, nuevas tecnologías y seguridad en el Mar de China Meridional y sobre el Estrecho de Taiwán.

Sin embargo, en el Congreso de Estados Unidos hay un acuerdo transversal entre demócratas y republicanos sobre la necesidad de contrarrestar el ascenso del gigante asiático. Con esta premisa, los líderes chinos interpretan que la voluntad que expresó Joe Biden de enmendar las relaciones con los aliados en Asia apunta a fortalecer la posición de Washington en el Pacífico Occidental.

Las relaciones entre Estados Unidos y la India no deberían cambiar con la llegada de la nueva administración. Entre Trump y el Primer Ministro indio Narendra Modi (nacionalista hindú) hubo cierta sintonía. Sin embargo, la necesidad de hacer frente a la "amenaza china" en la zona indo pacífica empujará a Delhi y Washington a reforzar la cooperación estratégica, sumado al aporte de Japón y Australia. El origen indio de la nueva vicepresidenta Kamala Harris - cuya elección fue bien recibida por Modi - podría ayudar a cimentar aún más el acercamiento entre ambas partes.

Es probable que Corea del Norte hubiera preferido un nuevo mandato de Trump. Las "históricas" cumbres entre Kim Jong-un y "The Donald" han aliviado la presión sobre el régimen norcoreano aunque no hayan dado resultados concretos. Pyongyang ha seguido desarrollando su arsenal nuclear y Washington no ha cancelado ni reducido las sanciones para detenerlo. Seúl también valoró los intentos del presidente de Estados Unidos de poner fin a 70 años de conflicto entre el Norte y el Sur, pero con Biden encontrará un interlocutor menos rígido sobre el problema de los costos de la presencia de tropas estadounidenses en territorio surcoreano.

Según las encuestas preelectorales, el pueblo de Taiwán quería un segundo mandato de Trump, deseo compartido por el gobierno de Tsai Ing-wen. Sin embargo, cuando felicitó a Biden la presidenta taiwanesa destacó que no espera un cambio de trayectoria en las relaciones entre los dos países. Tanto los republicanos como los demócratas apoyan la independencia de facto de la isla, de China (que considera a Taipei como una provincia rebelde que debe reconquistar). Con el nuevo presidente de Estados Unidos, probablemente haya menos venta de armas que con la administración Trump, pero un apoyo más activo para la participación de Taiwán en foros internacionales.

Debido a su pulseada con China, Vietnam hubiera preferido la reelección de Trump. La intención de Biden de renegociar la entrada de Washington en la Asociación Transpacífica (TPP) es una señal de su voluntad de continuar construyendo un frente de oposición contra China en el sudeste asiático. El TPP se firmó en 2016 entre EE. UU. y otros 11 países de la región del Pacífico, incluyendo Vietnam. La administración Obama consideraba el gran tratado de libre comercio, que representó el 40% del comercio mundial, como una herramienta de soft-power para contener el crecimiento chino. Trump lo abandonó al comienzo de su mandato y hoy también encuentra cierta oposición de sectores proteccionistas del Partido Demócrata.

Ali Khamenei, el líder supremo de Irán, ha declarado que el resultado de las elecciones estadounidenses no cambiará la política de su país. Es más probable que el presidente Hassan Rouhani haya dado la bienvenida a la victoria de Biden, quien prometió traer a Washington de regreso al acuerdo del programa nuclear de Teherán. Firmado en 2015 por iniciativa de la administración Obama, el JCPOA preveía la contención de las actividades nucleares iraníes a cambio de una relajación de las sanciones internacionales contra la República Islámica. Contrariamente a sus términos, Trump decretó la retirada de Estados Unidos del acuerdo en mayo de 2018 y reintrodujo las sanciones que se habían cancelado.

Israel espera cambios con la llegada de Biden, pero no como para poner en duda las sólidas relaciones con Washington. Trump apoyó en gran medida las decisiones del primer ministro Benjamin Netanyahu y propuso un nuevo plan de paz para la creación de dos estados que penaliza las demandas territoriales de los palestinos y favorece las de los israelíes. Con el nuevo rumbo, impulsado además por la izquierda del Partido Demócrata, Washington debería equilibrar su posición.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Biden y Beijing se debaten entre la competencia y la cooperación
26/11/2020 15:21
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
La mayoría de los taiwaneses quieren que Trump vuelva a ser presidente
28/10/2020 11:48
Xinhua y KCNA confirman el primer viaje de Kim Jong-un a Beijing
28/03/2018 16:37