02/09/2016, 20.05
INDIA - SIMPOSIO - ASIA
Enviar a un amigo

Cardenal Gracias: La vida de la Madre, marcada por el amor y la Eucaristía

de card. Oswald Gracias

La fe, el amor y el coraje de la próxima santa en el recuento del arzobispo de Mumbai en el Simposio Internacional 2016 de AsiaNews: "Centró su vida en el amor y la oración".

Roma (AsiaNews) - Tal vez la Madre Teresa está aquí con nosotros. Sonrería y diría: “No se habla de mí, sino de Jesús”. No soy más que "un lápiz en sus manos. Ahora dejen de hablar y hagan algo".

Mi primera impresión de la Madre era su valor: para nosotros en la India ya era una santa. El domingo, la Iglesia reconoce esto, pero para nosotros lo es ya. Muchos amigos hindúes me dijeron: "¿Por qué hacen todos estos procesos? Ella ya es una santa".

Era muy valiente: salió de su casa, primero a Londres y luego a Calcuta. Era una persona valiente que quería dar todo a su misión. Tenía mucho valor cuando oyó la llamada viajando en tren, dejando el Instituto de Loreto para encontrar a sus pobres.

Hubo quienes se le oponían: "No se puede ir de una congregación para fundar otra". Pero lo hizo, gracias a su gran amor a Dios.

Hace años, cuando se discutía una ley sobre el aborto, la Madre Teresa escribió al primer ministro de la época: "Usted no va a vivir para siempre, tarde o temprano tendrá que morir. Si esta ley entre en vigor, ¿qué le va a decir a Dios?".

Viajó a Estados Unidos para el Prayer Breakfast, encuentro religioso a favor del aborto. Les dijo: "Si quieres la paz, para el aborto. No se puede permitir el asesinato de niños y pedir por la paz".. En ese momento también estaba Hillary Clinton, y muchas otras personas importantes: pero la Madre nunca se detuvo cuando tenía algo que decir.

Pensé en el valor de su decisión personal, porque muchos de nosotros cuando nos sentimos llamados por Dios es que creemos ser valientes. Sin embargo, ella recibió una llamada importante: dejar la enseñanza por los pobres. Estaba convencido que tenía que renunciar a lo que hacía para dedicarse a los pobres.

Pensó mucho, habló con mucha gente, pero sintió la llamada. Todo esto nace en su vida de oración, porque cuando oraba analizaba las decisiones e ideas. Eran los tiempos en que conversaba con Dios: es por eso que siempre ha sido muy estricta en el tema con sus hermanas. Necesitan oración.

Me la encontré tantas veces como sacerdote - Fui consagrado obispo en la semana en que murió. Pero cada vez que me encontré con ella siempre me dio muchas ideas. Ella compartió una historia conmigo: era uno de los primeros días de la Congregación y las hermanas le preguntaban qué hacer, porque no había suficiente comida. Ella ha pedido alguna sugerencia: "Un desayuno pequeño, un almuerzo y una cena pequeña". Ella respondió: "No hay desayuno, dad de comer a los pobres e id a orar". No van a creer, pero a las 11 de la mañana misma un camión ha llegado: había una boda y la novia y el novio había querido dar el banquete a los pobres. Recuerdo que me dijo: "Padre, nunca he tenido miedo de que no haya suficiente comida".

Debido a esta fe en Dios, era una persona de enorme esperanza capaz de transmitir esta esperanza a los demás. Se encontraba a los últimos entre los últimos, dándoles siempre la esperanza de la alegría, del amor, de Dios. A través de su persona, su oración, su fe. Ella fue capaz de comunicarse con ellos: ella estaba llena de la esperanza cristiana.

Todo el mundo sabe que la Madre Teresa era un símbolo de amor. Ella amaba no sólo a los pobres desde el punto de vista económico, sino también los pobres de espíritu. La Madre tenía esta cualidad, Dios le había dado esta calidad ... Una vez, en un hospital no católico en el que estaba trabajando, los médicos querían formalizar el trabajo de las Misioneras de la Caridad. Antes de hacer todo esto, se organizó una recepción. La Madre dio la vuelta y se encontró con los médicos pero no estaba cómoda. En un momento se disculpó, llenó un plato y se ha ido: había visto a algunas personas pobres que se sentaban en la acera. Se fue donde ellos y les dio bocadillos y pastel. Su atención se centró en ellos.

Las personas que han viajado con ella en avión me dijeron que a menudo deja de lado la bandeja ofrecido y pide a los pasajeros a hacer lo mismo. Dondequiera que aterrizó fue a distribuir estas comidas fuera del aeropuerto. No podía comer sin dar primero a los demás. E infectaba a otros con este amor.

La Madre tenía una gran devoción a la Eucaristía. Insistió en que sus hermanas participaran en las misas todos los días. Insistió con los gobiernos: si quieres a mis hermanas, también hay que aceptar un sacerdote. Y fuera de sus capillas estaba escrito: "Sacerdote, celebra esta como su fuese tu primera y última misa".

La Eucaristía dio sentido a sus esfuerzos.

Era una persona muy sencilla. Si llegabas a conocerla, nunca habrías dicho: "Esta es el famoso Madre Teresa". La recuerdo como una mujer de fe sencilla, que mostraba con la forma de hablar. Nunca pidió un grado de preferencia, y de hecho protestó si alguien quería fomentarla.

Recuerdo una vez: que iba a reunirse con el presidente Clinton. Las personas que estaban ayudando dijeron: "Madre, hace frío. ¿Quieres algo para cubrirse?". Llevaba una chaqueta de punto, y ante lo que le decía respondió: "Tal vez si Clinton ve esto me dará una nueva, para mis pobres".

Tenía una fe fuerte y profunda, no se daba aires, a pesar de que era famosa, eso es cierto. Recuerdo uno de los últimos Sínodos que asistí como sacerdote y ella estaba presente como religiosa: terminado el sínodo todas las cámaras de televisión la enfocaron a ella, pero esto no afectó en lo mínimo su ego.

Al asistir a una conferencia siempre se pone detrás y durante las pausas de café  bebía sólo agua. Recuerdo una vez cuando estaba llevando a cabo una conferencia en Roma, hace alrededor de 25 años, y ella también tuvo que intervenir. Uno de los asistentes le preguntó, cuando aún era sólida financieramente, cómo podría sostener las obras de caridad. Una pregunta inteligente. Se levantó de un salto y dijo: "Señor, nunca he estudiado economía y finanzas, sólo la Biblia y la Biblia dice que el Padre se encargará de ti. Si esto lo dice en la Biblia, ¿por qué debería preocuparme por el dinero?". Todo el público se puso de pie y aplaudió, porque era una respuesta simple y verdadero.

Sabía llevar su cruz, a pesar de que no era comprendida y muchos la criticaban, le decían: "Tienes que enseñarles a pescar, tienes que decirles de dónde y de quién se obtiene el dinero, porque no controlan bien el origen del dinero. Hacer esto para convertirlos ... ". Estas son las cosas que le hacían mal, pero nunca ha dejado su trabajo.

Ella tenía el carisma para sentir realmente el carisma de Dios. Pero es cierto que vivió una noche oscura del alma. Al final de su vida, dijo: "Me di cuenta de que mi sufrimiento es pequeña de cara con el sufrimiento de Jesús en la Cruz". Ella portó siempre la Cruz, pero siempre con alegría.

Creo que la Madre Teresa fue un Papa Francisco antes que el Papa Francisco. Ella puso en práctica las enseñanzas del Papa. Estuvo muy cerca de Juan Pablo II, quien le correspondía. Durante la homilía de beatificación, el santo pontífice la llamó "icono del Buen Samaritano".

Su vida es un testimonio de la verdad y de servicio humilde. Optó por no ser la última, pero servir al último. Se doblaba ante el sufrimiento de los últimos. Su capacidad era dar "hasta que duela".

El Papa Francisco cita a la Madre en una entrevista que concedió en un vuelo de regreso de Grecia a Roma. ¿Qué diferencia, le preguntaron, hará su visita a los refugiados? Y él respondió: "Voy a responder con una frase que no es mía. La misma pregunta se le hizo a la Madre Teresa de Calcuta. Es una gota de agua en el océano, pero sin esa gota el océano ya no lo sería”..

Su canonización en el Año de la Misericordia es el centro del Jubileo: es una persona que vimos, conocíamos y nos gustaría imitar. Era india, nacida en Albania, pero india en el corazón. Los periódicos de la India en estos días están llenos de noticias sobre ella, y los indios se preparan - también compran un nuevo televisor – para seguir la canonización. Los médicos ofrecen tratamiento gratuito. Ellos ven tantos poemas escritos paraa ella y su gente.

En India es amado por cada comunidad, no sólo por nosotros los católicos, hindúes, musulmanes, judíos aprecian toda su obra. El gobierno de la India ha enviado una delegación oficial: el líder de la delegación me llamó y me pareció que estaba muy feliz de estar aquí. Hace algún tiempo un político criticó a la Madre, y los medios de comunicación han revirado. Me pidieron responder, y esto no es difícil. Estuve de acuerdo y, en el estudio hecho en mi oficina, había 15 personas que querían hablar: ni uno solo la ha criticado. Yo no tuve que hacer nada: yo sólo escuchaba. No eran cristianos. Y esto muestra cuánto se le ha apreciado universalmente.

Ha recibido muchos premios, en todo el mundo. La India la aprecia, el mundo la aprecia.

¿Qué diría la Madre Teresa si estuviera aquí hoy? Creo que diría: "Hay mucha gente pobre. Vayan, ayúdenlos, enciendan una esperanza en sus corazones".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Card. Filoni: La misión de Madre Teresa, ser instrumento del amor de Dios
02/09/2016 14:55
P. Brian: La misericordia de la Madre Teresa, amor en acción que nos provoca a todos
07/09/2016 16:09
Vicario de Arabia: Las misioneras mártires en Yemen honran a Madre Teresa
02/09/2016 19:27
P. Brambillasca: Madre Teresa enseña al Pime la misión vivida con “alegría y serenidad”
02/09/2016 17:06
Las semillas de la Madre Teresa hoy florecen en China
02/09/2016 16:40