24/04/2018, 14.28
LÍBANO - TURQUÍA - ARMENIA
Enviar a un amigo

Catholicos armenio: que Turquía restituya iglesias y propiedades, primer paso para reparar el genocidio

El Catholicos de Cilicia, Aram I, afirma que los daños derivados de la tragedia deben ser reparados ateniéndose al derecho y a las convenciones. En primerísimo lugar, restituyendo la propiedad de “miles de iglesias, monasterios, escuelas y centros, objetos culturales y espirituales”. Sin embargo, Ankara sigue “alzando el tono” de la amenaza. El recuerdo de los armenios en el Líbano; el silencio y el miedo de cuantos viven en Turquía. El retorno a la fe de muchos armenios, que en el pasado fueron educados dentro del islam. El genocidio, fruto de un proyecto racista de los Jóvenes Turcos.

Beirut (AsiaNews) - El “reclamo legítimo” del pueblo armenio no es sólo que haya “un reconocimiento del genocidio”, sino también que “se reparen” los agravios sufridos, ateniéndose “a las convenciones internacionales y a la Declaración de los derechos del hombre”. Es el pedido del Catholicos de Cilicia de la Iglesia Apostólica Armenia, Aram I, en una extensa reflexión difundida a través del periódico franco-libanés L’Orient-Le Jour, en ocasión del día en que se conmemora el genocidio armenio. “Como jefe espiritual –prosigue el obispo- pido a Turquía por los miles de iglesias, monasterios, escuelas y centros, objetos culturales y espirituales [armenios] que aún continúan expropiados ilegalmente por las autoridades […] y dado que la Corte constitucional ni siquiera se ha dedicado a analizar el recurso de apelación presentado”.

La reflexión de quien se desempeña como cabeza de la Iglesia apostólica armenia coincide con las celebraciones que las comunidades armenias de todo el mundo están organizando, al cumplirse 103 años desde el inicio del “genocidio”. Un término que Turquía aún hoy sigue rechazando fuertemente, prohibiendo las manifestaciones en el territorio y amenazando con tomar represalias diplomáticas y comerciales contra aquellos gobiernos que lo reconozcan como tal y apoyen la causa.   

En la noche del 23 al 24 de abril de 1915 fueron arrestados intelectuales, escritores, pensadores de etnia armenia por mano de los hombres del Imperio otomano: este es el momento que marcó el inicio del genocidio. A partir de ese momento y durante años, más de un millón de armenios fueron llevados por la fuerza, obligándolos a emprender largas marchas que los condujeron a la muerte por inanición, agotamiento y golpizas.

Al cumplirse el centenario, en 2015, el Papa Francisco también intervino en la cuestión, pronunciando durísimas palabras, al subrayar que los armenios padecieron “el primer genocidio del siglo XX”. En aquél momento coyuntural se alzó la protesta del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien incluso llegó a “amenazar” al pontífice y a calificar sus palabras como un “disparate”.

Para el Catholicos Aram I, la restitución de los lugares de culto y de las propiedades armenias por parte de Ankara podría ser un primer paso para un verdadero acto de reparación, dado que no alcanza con un simple reconocimiento. “Cada vez que un país pronuncia una palabra a favor del genocidio armenio –prosigue- o cada vez que se levanta una escultura que lo describe o representa, Turquía se alza en tono amenazante”.

El obispo advierte que, en realidad, “la misma sociedad civil turca ha comenzado a llamar a esta página negra de su historia por su nombre: genocidio”, un crimen “contra un pueblo” que no puede ser olvidado” y Ankara tiene la tarea de “revisar su política negacionista” que no podrá “prolongarse eternamente”. Tras el reconocimiento, debe procederse a “la restitución de las iglesias y de los monasterios” según marca “el derecho internacional”.

Por último, Aram I agradece “a nuestros hermanos y hermanas árabes, cristianos y musulmanes, que han aceptado a nuestros huérfanos y sobrevivientes”. Porque el genocidio armenio, concluye, “no se funda en motivos religiosos”, y puesto que “es una necesidad” la “coexistencia entre naciones, religiones y culturas [diversas] en este mundo caracterizado por el pluralismo y por la independencia”.

Hoy en día, la diáspora de los armenios está presente en 36 países del mundo. Una de las comunidades más consistentes y numerosas se encuentra en el Líbano, donde hay más de 140.000 personas de origen armenio además de un gran número de escuelas e instituciones de dicha colectividad. Anoche, miles de armenios participaron en una marcha de la memoria, que partió desde  Bourj Hammoud y se concluyó en Antelias, situada en la periferia norte de la capital, donde se levanta la sede del Catholicos de Cilicia.

Entre quienes apoyaron la iniciativa figuran los líderes de los tres principales partidos armenios del Líbano: Tachnag, Hentchag y Ramgava. En sus intervenciones en el escenario, al término de la marcha, los jefes partidarios han dirigido un reclamo a Turquía pidiendo que haya un reconocimiento de su responsabilidad en los hechos, y una reivindicación de la pertenencia histórica y cultural a un país y a un pueblo. En efecto, aún hoy sigue habiendo una firme identidad armenia entre los armenios que viven en el Líbano, tal como subraya el Kasbi Kassabian, de 73 años, quien afirma que “si olvidamos, terminaremos de desaparecer. Pero la ira, eso jamás podrá irse, deberá ser transmitida de generación en generación”. Algo que él mismo se ha ocupado de hacer con su nietita de tres años.    

Por el contrario, es muy distinta la situación de los armenios que viven en Turquía, cuya comunidad se concentra en torno al área kurda de Diyarbakir,  en el sudeste del país, una zona que es escenario de una feroz represión por parte del gobierno de Ankara, contra los líderes [kurdos] locales. A principios del siglo XX, el 50% de los habitantes era armenio; hoy sólo queda poco más de un 20%. Y en la fecha de hoy, 24 de abril, por temor a que haya represiones turcas, ellos ni siquiera se reunirán para recordar “el gran crimen”.

Exponentes de la comunidad armenia de Diyarbakir, que permanecen tras el anonimato, informan que los kurdos han emprendido un camino de revisión de los hechos, y que han comenzado a considerar el pedido de perdón “no como un favor, sino como un deber”. Sin embargo, el negacionismo turco sigue, y pesa sobre el futuro de la comunidad kurda que vive en el país, la cual es mantenida en un creciente anonimato, sobre todo en los últimos tres años, luego del conflicto desatado entre kurdos y turcos, y tras la campaña de represión encarada por Ankara luego del frustrado golpe de Estado de julio de 2016.

Un hecho interesante es que mucho armenios que en aquella época fueron acogidos o esclavizados por los kurdos, y convertidos en musulmanes, ahora están redescubriendo sus orígenes étnicos y religiosos, y están regresando a la fe cristiana. También debe subrayarse –como afirma el Catholicos Aram I- que “el genocidio armenio no estuvo motivado por cuestiones religiosas. Durante siglos, el pueblo armenio convivió con el islam en paz y en un respeto mutuo, tanto en Armenia como en Cilicia. Los armenios, ciudadanos del imperio otomano-turco, fueron víctimas de un proyecto racista panturquista, promovido por los “Jóvenes Turcos”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La más grande canonización de la historia: 1,5 millones de armenios masacrados por el imperio otomano
24/04/2015
El patriarca Beshara Rai va a Armenia para conmemorar los 100 años del genocidio
22/04/2015
Estambul, la interferencia del gobernador en la elección del nuevo Patriarca armenio
20/03/2017 14:09
Papa Francisco en Armenia, peregrino en la tierra de los mártires cristianos
23/06/2016 16:06
Carta encíclica por los 100 años del genocidio armenio
29/12/2014