10/03/2016, 15.55
CHINA
Enviar a un amigo

China: la ley sobre el hijo único no existe más, pero queda la multa para quien la violó

El gobierno central pidió “no imponer limitaciones” a la registración de los ciudadanos, pero trece millones de personas viven sin documentos y sin acceso a los servicios públicos. Culpa de la avidez de la burocracia, que sobre la planificación familiar construyó un sistema para sonsacar dinero del cual nadie quiere privarse. Las críticas de los juristas: “Un enorme fracaso para el derecho”.

Beijing (AsiaNews)- Miao Miao tiene siete años, pero en la misma nación es de hecho un invisible. Segunda hija de sus padres, con su nacimiento infringió los reglamentos de planificación familiar que fueron usados para limitar muchísimas familias de las metrópolis chinas y obligarlos a tener un solo hijo. Los más jóvenes, en estos casos, son privados del “hukou”: el certificado de residencia emanado por el gobierno que permite a la población recibir los servicios públicos, de la instrucción a la salud. También después que el Partido comunista declaró la finalización de la “política del hijo único”, en octubre de 2015, las familias que violaron la ley antes de esta declaración están aún obligadas a pagar multas enormes para obtener el “hukou” de sus segundos o terceros hijos.

La multa, que el gobierno define “tasa para el mantenimiento social”, es pesada: de tres a seis veces la ganancia anual de una familia de nivel medio. El ejecutivo varias veces cambió el nombre de la multa en el curso de los años: en los años ochenta, cuando fue introducida se la llamó “tasa por nacimiento extra”, en 1994 se convirtió en “tasa para nacimiento no planificado”. La actual terminología fue adoptada en el año 2001.

El fuerte impuesto es tan oneroso que muchas familias eligen no registrar jamás a su segundo hijo. Un censo nacional efectuado en el año 2010 demostró que China tiene al menos trece millones de habitantes sin “hukou”, igual que Miao Miao. Por un brevísimo período, las familias con hijos no registrados han esperado que las cosas cambiasen en mejor: el 14 de mayo de 2016, de hecho el Consejo de estado ordenó a los gobiernos locales registrar a todos.

El gabinete de gobierno aclaró que registrar y conceder un “hukou” representa “un derecho basilar de cada ciudadano” y agregó que a los gobiernos locales no les estaba permitido imponer otras condiciones que pudiesen prevenir a las familias chinas registrarse.

Pero en realidad las cosas cambiaron muy poco. Una enmienda propuesta en la Ley para la planificación familiar y la población, propuesto en diciembre de 2015, mantiene las multas para aquellas familias “que no obran según la ley”. Yang Wenzhuang, vice director de la Comisión para la salud nacional y la planificación familiar, declaró durante una conferencia de prensa el 11 de enero pasado que las reglas “no pueden ser simplemente ignoradas”. “La multa- agregó- no puede ser hecha saltar come un panqueque”.

El gobierno, subrayó, debería tener el dinero acumulado antes que sea abandonada la ley sobre el hijo único; al mismo tiempo los gobiernos locales deberían continuar castigando a aquellas familias en las cuales nacieron más niños respecto a lo que prescribe la ley /el límite para la mayor parte de los núcleos familiares es hoy par a dos niños por familia).

El valor de las multas cambia según el lugar, porque los gobiernos locales pueden fijar la extensión. Por ejemplo un trabajador migrante de la ciudad sudoccidental de Chongqing- que pidió no publicar su nombre- declara que debería pagar cuarenta mil yuan (unos 5.600 euros) si quisiese el “hukou” para su segundo hijo. Hace cinco años, agrega, la multa era de veinte mil yuan. Sin embargo, explica además, en la provincia meridional de Guangdong donde trabaja, los padres pagan sólo una pequeña fracción de la multa, alrededor del 2% del total.

Es difícil obtener un certificado en las megalópolis nacionales. En diciembre de 2015, la capital introdujo algunos planes que prevén un sistema de puntuaciones que permite a las personas sin “hukou” obtener el status de residente permanente, pero el sistema prevé como pre-condición “estar al día con las políticas familiares de la ciudad”.

Una contadora de treinta y ocho años dice que logró obtener el documento- concedido en la ciudad de Beijing- sólo para el hijo mayor y sólo después de haber declarado que ambos son dependientes del marido; además, el pedido para el hijo menor fue rechazado. Esto significa que el “hukou” del pequeño vale solamente en la provincia central de Hunan, lugar de nacimiento del muchacho.

Cuando la contadora escuchó que el gobierno había abolido la ley sobre el hijo único, pidió varias veces a la policía de la capital transcribir el documento del hijo menos para que tuviese validez también en Beijing: la respuesta fue siempre “absolutamente no”. Es un problema serio, porque se acerca para el hijo más pequeño el primer día en la escuela primaria: los funcionarios de la instrucción de Beijing dicen que este niño y los otros en su situación, podrán ir a la escuela. Pero las reglas de esta admisión no son para nada claras.

La mujer cuenta además que muchos de sus colegas le han explicado que diversas escuelas aceptarán a su hijo sin el documento, pero solamente a pacto que la pareja pueda probar que son realmente los padres y que la “tasa para el mantenimiento social” hay sido pagada. Ella no tiene ninguno de estos documentos: la familia ha pagado, pero han debido renunciar al recibo.

El funcionario Yang declaró que la situación de la capital “es especial” y por lo tanto las reglas para obtener el documento “son ligeramente más severas” respecto a todos los otros lugares. Este modo de ver fue criticado por los expertos: Zhan Zhongle, profesor de derecho en la Peking University, considera que esta opinión refleje “el proteccionismo de los departamentos y de las regiones”. El problema agrega, “tiene sus raíces en un modo de pensar que valoriza la burocracia y la oficialidad cueste lo que cueste, pero no tiene bases legales”.

Wu Youshi, abogado de la provincia oriental de Zhejiang que se opuso por años a la ley sobre el hijo único, considera que Beijing “no deba gozar de ningún privilegio especial” y que las reglas “deberían ser las mismas en cada provincia”.

Sonsacar dinero

La “tasa para el mantenimiento social” se convirtió en una importante fuente de rédito para las comisiones  locales para la planificación familiar, dice una fuente que ha trabajado por más de tres decenios en el gobierno de la provincia nord -occidental de Gansu. “Si no hubiesen barreras para obtener el “hukou”- explica- no tendríamos modo de obtener dinero”. Para alentar a las familias a pagar, la Comisión en la cual la fuente ha trabajado ha cortado la suma de un cuarto o hasta un quinto: un descuento muy común en diversos lugares.

Pero, expertos y docentes critican la legalidad de esta tasa. Huang Wenzheng, demógrafo de la John Hopkins University en los EEUU y Liang Jiangzhang de la Escuela de gestión de la Peking University, sostienen que mantener en vida la tasa después de la abolición de la ley sobre el hijo único sea una “enorme fracaso” para el derecho.

La única motivación que mantiene en vida la “tasa sobre el mantenimiento social”, escriben ambos en un editorial publicado online sobre la versión china de Caixin, “es proteger los propios intereses y mantener la propia existencia”. Por otro lado, en el año 2014 en The Beijing Shuli el vocero de la Comisión nacional para la planificación familiar Song Shuli declaró que “cancelar la tasa sería una movida injusta en relación con todos aquellos que han respondido a la llamada de la nación y obedecido a las políticas de planificación familiar.

Huang y Liang no están de acuerdo y subrayan que la multa afecta a los pobres más que a los ricos: “Quien tiene dinero puede tener cuantos hijos quiera, es suficiente pagar las multas. Pero quien no tiene dinero de hecho pierde los propios derechos reproductivos. ¿Cómo podemos hablar de justicia si las familias con cuentas en  bancos diversos en modo tan diferente?”.

(Este artículo pareció en la edición del 22 de febrero de 2016 en Caixin, firmado por Sheng Menglu y Luo Ruiyao. Traducción italiana a cargo de AsiaNews).

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Shandong, arrestados por haber tenido un hijo fuera del control del Estado
11/12/2014