20/02/2014, 00.00
COREA
Enviar a un amigo

Corea, entre lágrimas y enojo parte la reunificación familiar

A pesar de las amenazas de Pyongyang esta mañana ha partido para el Monte Kumgang un grupo de ciudadanos surcoreanos que han optado por abrazar a sus seres queridos. Ahora todos ellos son muy viejos, y con miedo a no reconocer ya a sus seres queridos. El hijo de uno de los participantes admitió la amargura en la forma de estas reuniones: " Mi padre tiene 92 años, y hoy por primera vez ve a su hijo, que nunca volverá a ver. Hubiera sido mejor permitirle escribir en estas seis décadas de distanciamiento".

Seúl (AsiaNews) - A las nueve de esta mañana, 82 ciudadanos de Corea del Sur se fueron al monte Kumgang - en la provincia norcoreana de Gangwon - para reunirse con sus familiares separados por la guerra y la posterior división de la península coreana. Hace cerca de 61 años que no se ven, y para muchos de ellos hoy en día es la primera y única oportunidad de llegar a conocerse. La gran mayoría de los participantes en estas reuniones es muy anciana. Todos ellos se reunieron ayer a Sokcho, una ciudad cercana a la frontera que separa la península de Corea: Aunque el registro oficial en el evento estaba programado para las dos de la tarde, casi todos llegaron al amanecer. Junto con sus 200 voluntarios y 12 médicos de planta, quienes vigilarán de cerca las condiciones de salud de los ancianos.

Las dos Coreas han acordado el 5 de febrero a la reunificación en un centro turístico en el Monte Kumgang, costa este de Corea del Norte, del 20 al 25 de febrero. A pesar de las amenazas de diversa índole y un continuo ballet diplomático  parece que van a proceder según lo planeado. Esta es la primera reunificación desde  2010, dado que en septiembre de 2013 fueron cancelados un día antes del inicio por el gobierno en el norte.

La reunificación familiar se inició por primera vez en 1985. Representan un "gesto de buena voluntad" por parte de los gobiernos de Seúl y Pyongyang, que, sin embargo, nunca han sido capaces de hacerlo institucional. Para participar, los ciudadanos que puedan demostrar que tienen un pariente que vive en el otro lado de la frontera se han de registrar en el Ministerio de Unificación de Corea del Sur: al principio fueron 130.000, en la actualidad hay poco más de 71.000 con vida.

A partir de este macro - lista, el Gobierno de Seúl prepara varias listas por orden de antigüedad y grado de relación: se da prioridad a aquellos que son mayores - pero que aún puedan soportar el estrés físico y mental de la reunificación - y los que familiares como hijos o hermanos y hermanas. Teniendo en cuenta estos criterios se llega a una lista de alrededor de mil nombres, y el ministerio la carga en un computador para la lotería de una selección aleatoria televisada de los nombres que se incluirán en la reunificación. A estos se añaden una serie de "reservas", que irán en caso de imprevistos de último momento: quién participa entonces queda excluido de las listas. Se desconocen los métodos de selección aplicados por Pyongyang.

En el grupo que ha partido esta mañana también está Parke Yun- hyong, de 92 años, quien junto a su hijo de 60, parte para encontrarse con su hija mayor. Su propio hijo reniega de este método: "Como se puede ver - dijo a los periodistas antes de la salida - estamos más enojados que felices. Esto se debe a que estamos conscientes del dolor que va a probar cuando, dentro de unos días, nos veremos obligados a separarnos de nuevo. Mi padre tiene 92 años, y me temo por el shock que sufrirá. Estamos molestos  por los pocos permisos concedidos, y el hecho de que las reuniones siempre son monitoreadas. Por mi parte, considero que sería mejor para las familias separadas, que tuvieran la oportunidad de intercambio de cartas en vez de un solo encuentro en la vida".

En cualquier caso, su descontento no parece ser compartido por otros participantes. Baek Gwan -soo, 91, dejó su casa en Incheon ayer por la mañana al amanecer y fue el primero en llegar a Sokcho: tenía miedo de que el tráfico estuviera ralentizarlo. Trajo consigo tres grandes bolsas con ropa interior, medicamentos y artículos para el cuidado del cuerpo que tiene el propósito de entregar a su sobrino más joven, que tiene unos 30 años y que verá hoy por primera vez. En otra bolsa trae Choco -tartas, pasteles muy populares en Corea del Sur, que espera sean de interés para el muchacho: "Durante estos años he sido el único en mi familia que vive cómodamente. Me temo que el chico me mirará con resentimiento".

Una caída y una mala fractura no han detenido a Park Chun- jae, de 72 años, que quiere conocer a dos de sus nietos: "Me dieron el alta después de una larga estancia en el hospital hace dos días Mi salud no es buena, pero quiero verlos a toda costa. Y lo haré". Cho Gi- dok, 93 años de edad, nació en la provincia sureña de Hamkyung, en lo que hoy es Corea del Norte: su hijo mayor, nació en 1950 y se ha mantenido más allá de la frontera. El hombre viaja con su segundo hijo, ya que "el sueño de mi vida es ver a mis hijos juntos".  También trae consigo bolsas grandes llenas de regalos, pero descubrió que no podía ver a su esposa, quien se quedó en el Norte y cuya salud se ha deteriorado impidiéndole participar: "O eso me han dicho. Desde cierto punto de vista, espero que sea cierto y no una mentira para ocultar lo peor".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Acuerdo entre Seúl y Pyongyang para retomar las reunificaciones familiares
08/09/2015
Corea: se reinician las reunificaciones familiares, las primeras después de 21 meses
20/10/2015
Seúl invierte para la paz con el Norte: 2,5 millones de euros para los proyectos intercoreanos
18/07/2018 10:42
Séul reclama a Pyongyang que permita que las ‘familias separadas’ puedan reencontrarse
04/10/2017 14:09
Seúl y Pyongyang se reúnen para programar la reunificación de las familias
01/09/2015