05/12/2017, 12.36
BANGLADESH – VATICANO
Enviar a un amigo

Dacca: la visita del Papa ‘es un éxito’. Los cristianos 'sal' de la sociedad

de Anna Chiara Filice

Las reacciones de los jóvenes, la esperanza para la Iglesia católica. Amplia cobertura mediática de los eventos, lo que permitió a la población descubrir que "los católicos existen".

Del enviado

 

Dacca (AsiaNews) - La visita del Papa Francisco a Dacca ha sido un éxito; si antes nunca habían visto la cruz, ahora los bengalíes descubren que Dios existe y que los católicos viven en su país, gracias también a la amplia cobertura dada por los medios a los eventos; en principio, la organización por parte del Comité Central fue efectiva, pero a veces también confusa. Estos son algunos de los cálidos comentarios recogidos por AsiaNews, el día después del encuentro con los jóvenes una cita con la cual concluyó la visita pastoral del pontífice a Bangladesh. Hablamos de ello con fieles congregados de todo el país, algunos sacerdotes y misioneros y el Padre Jyoti Francis Costa, asistente del secretario general de la Conferencia Episcopal de Bangladesh (Cbcb). La impresión común es que la presencia del Papa es un "hecho excepcional", la chispa de una nueva era para la Iglesia local y el celo misionero.

El padre Costa informa que recibió muchos mensajes de agradecimiento: "La gente está realmente feliz, han sentido el toque amoroso del Santo Padre en sus corazones. Todos los programas se llevaron a cabo de acuerdo a lo programado. También el cardenal Patrick D'Rozario [arzobispo de Dacca, ndr] felicitó al Comité Organizador, que trabajó en conjunto para hacer de esta visita una experiencia espiritual para todos".

La armonía que el Papa ha subrayado varias veces en sus intervenciones, continúa, "ya es una realidad en este país". Creo que la visita fortalecerá aún más este vínculo, colaboración y apoyo entre los fieles de diferentes religiones. El mensaje del Santo Padre ha sido escuchado por todos, incluso en televisión, y esto traerá efectos positivos".

Una periodista católica está de acuerdo: "Nunca antes había ocurrido que las televisiones nacionales transmitieran en vivo la misa en el Suhrawardi Udyan Park. Y que también continuarían con las ediciones nocturnas para proyectar los servicios sobre la ordenación sacerdotal". "Esto nos hizo finalmente visibles -agrega un misionero- ahora la gente sabe que los católicos existen. Y por primera vez vio la cruz de Cristo en la televisión".

A partir de esta visita, continúa el p. Costa, "nuestro trabajo por los pobres, los necesitados, los marginados, los Rohingya, tomará una nueva fuerza. Ya está en marcha, y será aún más". Ahora, el aspecto más importante que debe evaluarse, sugiere, "es comprender qué eco, qué resonancia tendrá de aquí a tres meses, cómo el mensaje de amor y paz será difundido y absorbido a nivel local en la vida cotidiana. En este sentido, estamos planificando una reunión de evaluación para el próximo marzo, en la que compartiremos experiencias y recepción a nivel de diócesis individuales. Queremos saber cómo el pueblo católico vive las enseñanzas del Papa Francisco y si han llevado a cambios visibles".

Además de los aspectos positivos, algunos católicos destacan las críticas, como la falta de participación de un grupo de niños de la calle, que fueron invitados a participar y luego excluidos de la misa. O como la falta de una traducción simultánea de los discursos del Papa. Esta es la razón, anota el p. Costa, "por la cual en la reunión con los jóvenes no tuvimos asistentes y vítores festivos. Las maxi-pantallas no cubrían toda la sala, por lo que los muchachos no entendían. Y también el espacio del corredor que los separaba del Papa era muy grande, por lo que no podían tocarlo. Y Francisco también intentó asomarse, pero no pudo alcanzarlos".

Sobre las esperanzas para la Iglesia en Bangladesh, el secretario declara: "Espero que la visita sea una ocasión para una renovación total de nuestro espíritu de caridad y trabajo pastoral. Espero que los sacerdotes, religiosos y católicos en general se involucren y se comprometan más, trabajando con celo misionero. Debemos aprender a vivir juntos, lo necesitamos. Es importante que las personas aprendan a vivir como hermanos y hermanas, respetándose unos a otros".

El mayor desafío "es llevar el mensaje a los suburbios, a las aldeas rurales donde viven tantos católicos. Porque si es cierto que el Papa ha llegado a nosotros que somos una 'periferia del mundo', de la misma manera debemos hacer lo mismo, comenzando a involucrar a las parroquias, a los catequistas".

Los cristianos de Bangladesh, concluye el p. Jyoti, deben ser "como la sal. Que da sabor a la comida. No somos tantos, alrededor de 600 mil [0.2% de la población]. La mayoría de los habitantes son como el arroz, mientras tratamos de trabajar como la sal: en las escuelas y universidades, transmitimos valores humanos, enseñamos a amarnos unos a otros".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Card. D’Rozario: El Papa Francisco será: ‘peregrino que va al alma del pueblo’ de Bangladesh
05/10/2017 19:34
Misionero de la Misericordia: Soy un instrumento de Dios en Bangladés
14/04/2018 14:07
El dolor del Papa Francisco por los atentados en Costa de Marfil y en Turquía
14/03/2016 15:16
Dacca: llanto por la muerte del Pbro. Benjamín Costa, conocido educador
16/10/2017 14:55
Seúl, la iglesia celebra la milésima misa por la paz en Corea
05/01/2015


Viajes