16/08/2014, 00.00
COREA - VATICANO - AYD
Enviar a un amigo

El Papa beatificó a los mártires coreanos: Nos alientan a preguntarnos si estamos dispuestos a morir por la fe

Más de 1 millón de personas se aglomeran en la plaza de Gwanghwamun, el "corazón" de Seúl, para asistir a la beatificación de Paolo Yun Ji-chung y sus 123 compañeros. En el camino hacia el altar, Francisco se detuvo en el piquete de los familiares de las víctimas de Sewol y habló con uno de los sobrevivientes. Durante su homilía destacó la importancia de escuchar a estos grandes testigos hoy: "Estamos viviendo en una gran riqueza y la pobreza extrema". En la oración de los fieles, un sacerdote chino pide a Dios "libertad" para la Iglesia en su país.

Seúl (AsiaNews) - Más de un millón de personas llenaron desde las primeras horas de la madrugada la gran plaza de Gwanghwamun, el "corazón" de la capital de Corea del Sur, para asistir a la misa de beatificación de Paolo Yun Ji-chung y sus 123 compañeros celebrada por el Papa Francisco. Y a la mañana se ha transformado de una ceremonia solemne, en una especie de resumen de las grandes heridas abiertas en el Este de Asia: el Papa expresó su cercanía física a las víctimas y las familias de los que murieron en el desastre Sewol - que permanecían en su lugar no obstante el ultimatum del gobierno - y él golpeó en la homilía la "pobreza extrema y la gran riqueza"con la que vivimos. Además, en la oración de los fieles una plegaria de un sacerdote chino, que en mandarín pide al Señor "libertad" por la Iglesia Perseguida".

Antes de llegar a la plaza central de Seúl, el Papa  "se detuvo para un momento de oración en el santuario de Seosomun, donde fueron martirizados los católicos canonizados por Juan Pablo II en 1984, sin embargo, por razones relacionadas con el momento, tuvo que posponer para mañana el bautismo previsto del padre de una de las víctimas del transbordador que se hundió el 16 de abril. Después de una breve reflexión en silencio, Francisco colocó una corona de flores y subió al coche para ir a Gwanghwamun. El gran bulevar que da a la plaza - por amplitud considerado el segundo espacio abierto en Asia después de la Plaza de Tiananmen en Beijing - y lleno de gente (v. la foto.). No sólo los católicos, sino también  muchos no creyentes y una representación importante de las iglesias protestantes en Corea.

El Pastor Chang, quien dirige una congregación en las afueras de la capital, dijo a AsiaNews: "Estamos aquí, no importa si católicos o no, 'porque ellos fueron los primeros mártires cristianos. La persecución de la Dinastía Joseon golpeó a nuestra comunidad'. En la época  aquí en Corea no había cisma: Paolol Yun y los otros mártires son un gran ejemplo de que todos tenemos que escuchar".

Al acercarse a la plaza, el Papa pasa por el campamento de los familiares de las víctimas de la Sewol, que ha resistido el desalojo de la policía. En el solideo blanco, desde ayer el Papa lleva una insignia con cinta amarilla, el símbolo de la memoria de las víctimas y la exigencia de verdad y la justicia al gobierno. Francisco se detuvo junto a las barreras detrás de las cuales se extiende el piquete y habló con uno de los manifestantes, que besó su mano y luego lo abrazó. Por último, da al Papa una nota que él toma con una sonrisa.

Llegados al altar, comienza el rito. Junto con el Papa en su entorno, cardenales asiáticos (al grupo ya presente ayer se unieron los dos obispos de Hong Kong, el cardenal John Tong-hon y Joseph Zen Ze-kiun) y varios obispos coreanos. Después del rito de la beatificación y la cantata de proclamación del Evangelio, el Papa comenzó una homilía centrada en la vida de los mártires y eligió  partir de las palabras de Pablo sobre la gloria de nuestra fe en Jesús: "«¿Quién nos separará del amor de Cristo?» (Rm 8,35). Con estas palabras, san Pablo nos habla de la gloria de nuestra fe en Jesús: no sólo resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo, sino que nos ha unido a él y nos ha hecho partícipes de su vida eterna. Cristo ha vencido y su victoria es la nuestra. Hoy celebramos esta victoria en Pablo Yun Ji-chung y sus 123 compañeros. Sus nombres quedan unidos ahora a los de los santos mártires Andrés Kim Teagon, Pablo Chong Hasang y compañeros, a los que he venerado hace unos momentos. Vivieron y murieron por Cristo, y ahora reinan con él en la alegría y en la gloria. Con san Pablo, nos dicen que, en la muerte y resurrección de su Hijo, Dios nos ha concedido la victoria más grande de todas. En efecto, «ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra criatura podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor» (Rm 8,38-39)".

"La victoria de los mártires, su testimonio del poder del amor de Dios, sigue dando frutos hoy en Corea, en la Iglesia que sigue creciendo gracias a su sacrificio. La celebración del beato Pablo y compañeros nos ofrece la oportunidad de volver a los primeros momentos, a la infancia -por decirlo así- de la Iglesia en Corea. Los invita a ustedes, católicos de Corea, a recordar las grandezas que Dios ha hecho en esta tierra, y a custodiar como un tesoro el legado de fe y caridad confiado a ustedes por sus antepasados".

Hoy, dice el Papa, "muy a menudo experimentamos que nuestra fe es probada por el mundo, y en muchos aspectos se nos pide renunciar a la fe, para diluir las exigencias radicales del Evangelio y conforme al espíritu de la época. y sin embargo, los mártires nos recuerdan que debemos poner a Cristo por encima de todo y ver todo lo demás en este mundo en relación a él y a su Reino eterno. Nos provocan a preguntarnos si hay algo por lo que estamos dispuestos a morir".

El ejemplo de los mártires también "la importancia de la caridad en la vida de fe. La autenticidad de su testimonio de Cristo, expresada en la aceptación de la igual dignidad de todos los bautizados, fue lo que les llevó a una forma de vida fraterna que cuestionaba las rígidas estructuras sociales de su época. Fue su negativa a separar el doble mandamiento del amor a Dios y amor al prójimo lo que les llevó a una solicitud tan fuerte por las necesidades de los hermanos. Su ejemplo tiene mucho que decirnos a nosotros, que vivimos en sociedades en las que, junto a inmensas riquezas, prospera silenciosamente la más denigrante pobreza; donde rara vez se escucha el grito de los pobres; y donde Cristo nos sigue llamando, pidiéndonos que le amemos y sirvamos tendiendo la mano a nuestros hermanos necesitados".

Inmediatamente después de la homilía, las oraciones de los fieles contenían un resumen de los problemas de la región. La primera, dirigida por un laico, se pregunta "por la paz y la reconciliación entre los pueblos de Asia". El segundo confiado a un sacerdote chino, que dice en mandarín: "Señor, somos una iglesia perseguida. Pero Tú, Dios de la esperanza, nos ayuda: aunque hemos escuchado el Evangelio y somos hijos de Dios, sufrimos. Ayúdanos a tener autonomía y en comunión con la Iglesia, nunca perder la esperanza".

Después el turno de una religiosa coreana, que rezando para que la semilla sembrada por los mártires "que no se disperse en la Corea contemporánea". Por último, una mujer coreana joven que pide al Señor "proteger a la nación, darle estabilidad 'en la sociedad' y en la política, y a superar pronto la división del país gracias a la hermandad de los pueblos. "(VFP)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Daejeon, miles celebrando la inauguración de la Jornada de la Juventud Asiática
13/08/2014
Cardenal Tagle: El Papa nos exhorta a ser más y más misioneros, diálogo con los no creyentes
17/08/2014
El Papa a los jóvenes en Asia, no tengas miedo de llevar la fe en la sociedad, ¡despertad!
17/08/2014
Seúl, primer "baño de multitud" para Francisco. A los obispos: "Salvémonos de la mundanidad espiritual"
14/08/2014
Papa: un grupo de 300 jóvenes católicos chinos en el encuentro con Francisco
17/08/2014