25/08/2018, 16.17
IRLANDA-VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa en Irlanda: La polifonía contemporánea, la melodía del mensaje cristiano y el escándalo de los pedófilos

El Papa Francisco se encuentra en Irlanda para participar del Encuentro Mundial de las Familias. En su primer discurso, él denuncia “El fracaso de las autoridades eclesiásticas” al hacer frente a los crímenes de pedofilia. “Hay que eliminar este flagelo a cualquier costo”. “El rol único” de la familia, en la educación y en la sociedad. Es necesario que haya un fundamento espiritual en la sociedad, para evitar injusticias, la indiferencia ante los más pobres -incluso ante los niños por nacer- y para acoger a los emigrantes. 

Dublín (AsiaNews) – “Rezo para que Irlanda, mientras escucha la polifonía de la discusión político-social contemporánea, no olvide las vibrantes melodías del mensaje cristiano que la han sustentado en el pasado y puedan seguir haciéndolo en el futuro.”. De esta manera, el Papa Francisco concluyó su primer discurso en Irlanda, ante la presencia del premier (Taoiseach) Leo Varadkar, las autoridades políticas y religiosas, el cuerpo diplomático y los representantes de la sociedad civil, reunidos en el Castillo de Dublín.  

Tras partir desde Roma esta mañana, el pontífice hizo su arribo a las 10.25 (hora local) al aeropuerto internacional y desde allí se dirigió a la residencia presidencial situada en la capital, donde fue recibido por el presidente Michael D. Higgins y su esposa (v. foto). El papa llegó al país para participar en el Encuentro Mundial de las Familias, pero el viaje estuvo marcado por el escándalo de los curas pedófilos, que en el caso de Irlanda, estalló con virulencia en el año 2009, a tal punto que, desde 2011 a 2014,  Irlanda retiró a su embajador de la Santa Sede, si bien el motivo oficial alegado fue la reducción del número de sedes en el exterior, por cuestiones de costos. Francisco se refirió a aquél período como “una única nube pasajera” en medio de “muchos años de armonía y colaboración solícita,” con la Santa Sede, que, no obstante, han influenciado la fe de los irlandeses, puesto que, si bien los católicos constituyen el 90% de la población, la participación en la misa semanal se ha reducido, llegando apenas a un 40%.

El Papa recordó la Carta a los católicos irlandeses enviada por Benedicto XVI en 2010, en la cual él denunciaba la “traición a la confianza” por parte del clero. Si bien Francisco denuncia “el fracaso de las autoridades eclesiásticas —obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros— al afrontar adecuadamente estos crímenes repugnantes [que] ha suscitado justamente indignación y permanece como causa de sufrimiento y vergüenza para la comunidad católica”, reafirma al mismo tiempo, lo expresado en su reciente Carta al Pueblo de Dios, donde reitera con urgencia la puesta en acto de todas las medidas necesarias para “eliminar este flagelo a cualquier costo”.

Asimismo, el pontífice reivindica el hecho de que “la Iglesia en Irlanda ha tenido, en el pasado y en el presente, un papel de promoción del bien de los niños que no puede ser ocultado”. De la misma manera “hoy, como en el pasado, hombres y mujeres que habitan este país se esfuerzan por enriquecer la vida de la nación con la sabiduría nacida de la fe.”.

En su discurso, él mencionó el motivo fundamental de su viaje, “la participación en el Encuentro Mundial de las Familias, que se realiza este año en Dublín”, y se refirió al significado del mismo, tanto para las familias como para la sociedad. “Este Encuentro es una oportunidad para las familias –dijo-, no solo para que reafirmen su compromiso de fidelidad amorosa, de ayuda mutua y de respeto sagrado por el don divino de la vida en todas sus formas, sino también para que testimonien el papel único que ha tenido la familia en la educación de sus miembros y en el desarrollo de un sano y próspero tejido social”.

“Es en la familia –prosiguió- donde cada uno de nosotros ha dado los primeros pasos en la vida. Allí hemos aprendido a convivir en armonía, a controlar nuestros instintos egoístas, a reconciliar las diferencias y sobre todo, a discernir y buscar aquellos valores que dan un auténtico sentido y plenitud a la vida. Si hablamos del mundo entero como de una única familia, es porque justamente reconocemos los nexos de la humanidad que nos unen, e intuimos la llamada a la unidad y a la solidaridad, especialmente con respecto a los hermanos y hermanas más débiles. Sin embargo, nos sentimos a menudo impotentes ante el mal persistente del odio racial y étnico, ante los conflictos y violencias intrincadas, ante el desprecio por la dignidad humana y los derechos humanos fundamentales y ante la diferencia cada vez mayor entre ricos y pobres. Cuánto necesitamos recobrar, en cada ámbito de la vida política y social, el sentido de ser una verdadera familia de pueblos. Y de no perder nunca la esperanza y el ánimo de perseverar en el imperativo moral de ser constructores de paz, reconciliadores y protectores los unos de los otros”.

“La familia es el aglutinante de la sociedad –reafirmó-; su bien no puede ser dado por supuesto, sino que debe ser promovido y custodiado con todos los medios oportunos”.

Asimismo, el pontífice recordó que “la verdadera paz es en definitiva un don de Dios; brota de los corazones sanados y reconciliados y se extiende hasta abrazar al mundo entero”. Es por eso que es importante que la sociedad se funde sobre “recursos espirituales”. “Sin este fundamento espiritual –agregó- el ideal de una familia global de naciones corre el riesgo de convertirse solo en un lugar común, vacío”.

Como prueba de la necesidad de fundamentos espirituales en la sociedad, se refirió a las injusticias sociales, a la indiferencia mostrada ante los más pobres (“incluso los no nacidos, privados del derecho a la vida”) y a “la enorme crisis migratoria, que no parece disminuir, y cuya solución exige sabiduría, amplitud de miras y una preocupación humanitaria que vaya más allá de decisiones políticas a corto plazo”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
El Papa en Irlanda: en el santuario de Knock, con ‘Un Rosario de oro para la Madre’
26/08/2018 13:09
Encuentro Mundial de las Familias: las familias palestinas y jordanas, sin visas
25/08/2018 12:24
El Papa en Irlanda: Un Pentecostés doméstico para las familias. La larga lista de pedidos de perdón
26/08/2018 18:34
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18