01/06/2019, 19.10
RUMANIA - VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa en Rumania, a los jóvenes: no olvidéis las raíces de la fe aprendida en la familia

Por la tarde, Francisco fue a Iaşi para reunirse con jóvenes y familias. Corresponde a los jóvenes "abrir caminos para caminar juntos y llevar a cabo ese sueño que es la profecía: sin amor y sin Dios, ningún hombre puede vivir en la tierra". La fe "no figura en la bolsa de valores, no se vende", pero "es un regalo que mantiene viva una certeza profunda y bella: nuestra pertenencia como hijos y los hijos amados por Dios".

Bucarest (AsiaNews) – La fe une a padres e hijos, abuelos y nietos, personas diferentes por nacimiento y tradiciones, pero corresponde a los jóvenes "abrir caminos para caminar juntos y llevar a cabo ese sueño que es la profecía: sin amor y sin Dios, ningún hombre puede viviendo en la tierra”. Reunión con jóvenes y familias en Iaşi, en la parte más oriental de Rumania, casi en la frontera con Moldavia.

El Papa Francisco llegó allí por la tarde, tomando otro avión y otro helicóptero, e inmediatamente después de su llegada fue a la catedral de Santa María Regina, donde había muchas personas enfermas, que fueron saludadas una por una. Al partir, el Papa bendijo una estatua de mármol del Cristo Redentor y una piedra que marca el Camino de Santiago de Compostela en Rumania.

Tal como sucedió esta mañana en el santuario de Sumuleu Ciuc, en Transilvania, una gran multitud realizó todo el viaje desde la catedral hasta la gran plaza frente al Palacio de la Cultura en Iaşi, donde se realizó un encuentro de testimonios y canciones, antes de las palabras de Francesco. ¿Quién hizo hincapié en la historia de Elizabeth y Ioan que hablaron de la realidad de una familia con 11 hijos, que incluye a dos sacerdotes y dos monjas?". Hijos - comentó Francesco - , todos diferentes, que vinieron de lugares diferentes, pero «hoy están todos reunidos, así como hace un tiempo cada domingo por la mañana caminaban todos juntos hacia la Iglesia». La felicidad de los padres de ver a los hijos reunidos. Seguro que hoy en el cielo hay fiesta por ver a tantos hijos que se animaron a estar juntos".

"Vosotros – dijo - miráis el futuro y abrís el mañana para vuestros hijos, para vuestros nietos, para vuestro pueblo ofreciéndoles lo mejor que han aprendido durante vuestro camino: que no olvidéis de dónde partisteis. Vayáis a donde vayáis, hagáis lo que hagáis, no olvidéis las raíces. Es el mismo sueño, la misma recomendación que san Pablo hizo a Timoteo: mantener viva la fe de su madre y de su abuela (cf. 2 Tm 1,5-7). En la medida que vayas creciendo —en todos los sentidos: fuerte, grande e incluso logrando tener fama— no te olvides lo más hermoso y valioso que aprendiste en el hogar".

"Por supuesto – agregó - la fe que “no cotiza en bolsa” no vende y, como nos recordaba Eduard, puede parecer que «no sirve para nada». Pero la fe es un regalo que mantiene viva una certeza honda y hermosa: nuestra pertenencia de hijos e hijos amados de Dios. Dios ama con amor de Padre. Cada vida, cada uno de nosotros le pertenecemos. Es una pertenencia de hijos, pero también de nietos, esposos, abuelos, amigos, de vecinos; una pertenencia de hermanos. El maligno divide, desparrama, separa y enfrenta, siembra desconfianza. Quiere que vivamos “descolgados” de los demás y de nosotros mismos. El Espíritu, por el contrario, nos recuerda que no somos seres anónimos, abstractos, seres sin rostro, sin historia, sin identidad. No somos seres vacíos ni superficiales. Existe una red espiritual muy fuerte que nos une, “conecta” y sostiene, y que es más fuerte que cualquier otro tipo de conexión. Son las raíces: es el saber que nos pertenecemos los unos a los otros, que la vida de cada uno está anclada en la vida de los demás. «Los jóvenes florecen cuando se les ama verdaderamente»".

Al referirse entonces a un joven, Eduard, quien "nos dijo que él, como tantos otros en su país, está tratando de vivir la fe en medio de numerosas provocaciones", "hay tantos, señaló, las provocaciones que pueden desanimarnos y acercarnos". nosotros mismos No podemos negarlo, no podemos hacer como si nada hubiera pasado. Las dificultades existen y son obvias. Pero esto no puede hacernos perder de vista el hecho de que la fe nos da la mayor provocación: la que, lejos de encerrarte o aislarte, hace lo mejor de cada germinado. El Señor es el primero en provocarnos y decirnos que lo peor viene cuando no haya sendas del vecino al vecino, cuando veamos más trincheras que caminos. El Señor es quién nos regala un canto más fuerte del de todas las sirenas que quieren paralizar nuestra marcha. Y lo hace de la misma forma: entonando un canto más hermoso y encantador. A todos el Señor nos regala una vocación que es una provocación para hacernos descubrir los talentos y capacidades que poseemos y las pongamos al servicio de los demás. Y nos pide que usemos nuestra libertad como libertad de elección, de decirle sí a un proyecto de amor, a un rostro, a una mirada. Esta es una libertad mucho más grande que poder consumir y comprar cosas. Una vocación que nos pone en movimiento, nos hace derribar trincheras y abrir caminos que nos recuerden esa pertenencia de hijos y hermanos”.

"No es una cuestión – dijo - Pero no se trata de generar grandes programas o proyectos sino de dejar crecer la fe. Como os decía al inicio: la fe no se transmite sólo con palabras sino con gestos, miradas, caricias como la de nuestras madres, abuelas; con el sabor a las cosas que aprendimos en el hogar, de manera simple y auténtica. Allí donde exista mucho ruido, que sepamos escuchar; donde haya confusión, que inspiremos armonía; donde todo se revista de ambigüedad, que podamos aportar claridad; donde haya exclusión, que llevemos compartir; en el sensacionalismo, el mensaje y la noticia rápida, que cuidemos la integridad de los demás; en la agresividad, que prioricemos la paz; en la falsedad, que aportemos la verdad; que en todo, en todo privilegiemos abrir caminos para sentir esa pertenencia de hijos y hermanos (cf. Mensaje para la 52 jornada mundial de las comunicaciones sociales 2018).”

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: “El mundo necesita de hombres y mujeres no cerrados, sino colmados de Espíritu Santo”
24/05/2015
El Papa en Rumania: luchar contra las nuevas ideologías, que desprecian la vida y la familia
02/06/2019 13:36
JMJ 2020: Papa a la juventud, trae tus sueños al mundo
05/03/2020 14:17
El ​Papa, en Rumania, pidió perdón a los Rom por las discriminaciones que han sufrido
02/06/2019 16:32