13/05/2014, 00.00
CHINA
Enviar a un amigo

El "Super Bank" de Asia, última arma de Beijing en la guerra por la supremacía mundial

El gobierno chino está listo para poner en marcha la infraestructura del Asian Investment Bank, un banco de gran tamaño con el que espera a alejar del continente asiático el Fondo Monetario Internacional, el Banco Asiático de Desarrollo y el propio Banco Mundial. A cambio de los préstamos sin interés, se le pedirá a sus socios "sólo" el apoyo contra los enemigos externos (por ejemplo, Japón y los EE.UU.) e internos (separatistas étnicos). Mientras tanto, continúa su penetración en África.

Beijing (AsiaNews) - El gobierno chino ha preparado una asignación inicial de 50 millones de dólares para poner en marcha la infraestructura del Asian Investment Bank, un banco de gran tamaño con el que espera dejar a un lado el Fondo Monetario Internacional (FMI ), el Banco Asiático de Desarrollo (BAD) y el Banco Mundial (BM). El llamado "Super Bank" es la última arma diseñada por Beijing en la guerra por la supremacía de los mercados y de la diplomacia internacional. El anuncio oficial fue hecho por el primer ministro Li Keqiang durante el discurso de apertura en el Foro Boao para Asia: "China está lista para las conversaciones preliminares con las partes involucradas Espero que podamos marcar el comienzo de la nueva entidad en un plazo corto".

Las "partes" son los países asiáticos en vías de desarrollo (en la primera fila están Vietnam, Camboya, Myanmar y Corea), que hasta ahora han requerido de los préstamos y las inversiones del Banco Asiático de Desarrollo. Con sede en Manila, esta institución de crédito transfronteriza está en realidad en manos de Japón: es tradicionalmente Tokio el gobernador exactamente cómo el Banco Mundial es una prerrogativa de los Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional de la Unión Europea. El propósito de Beijing es "romper" el status quo, invirtiendo los criterios de concesión de crédito a nivel internacional.

En la práctica, el gobierno chino ofrece préstamos a los gobiernos asiáticos a "interés cero" sin imponer aquellas que son las tarifas estándar para las negociaciones internacionales  no hay presión interna, demandas de reforma política o de garantías a largo plazo. Beijing pide apoyo en el ámbito internacional - como las Naciones Unidas, la ASEAN o el Tribunal Penal de La Haya - con respecto a su propio negocio: el Tíbet, Xinjiang y Taiwán. Además, quiere el voto a favor de todos los litigios relativos a agua y tierra en disputa, tales como las del mar de China (este y sur) y de la frontera con la India.

Desde un punto de vista global, el proyecto de "Super Bank" pretende marginar la presencia de EE.UU. en Asia. Dejando a un lado el BAD, la esperanza es para revocar el llamado "Consenso de Washington", sobre la hegemonía americana en las cuestiones primarias asiáticas y luego el mundo. Expertos y analistas son muy escépticos, sin embargo: de acuerdo con William Pesek de Bloomberg, de hecho, "a pesar de los 4 billones de dólares en las manos del gobierno chino, la experiencia de China en África muestra que el apoyo del dragón puede ser muy costoso".

La referencia del analista es a la penetración china en el continente negro, un proyecto que ha estado sucediendo desde hace más de una década y ha demostrado las carencias de apoyo económico de China en el extranjero. Los muchos problemas creados por el neo-colonialismo de Beijing en África ha sido admitido incluso por el primer ministro Li Keqiang, que acaba de terminar una gira de una semana en Etiopía, Nigeria, Angola y Kenia. En el curso de las conversaciones con los líderes políticos y empresariales en África, Li admitió que en la relación entre China y África "todavía hay algunos puntos dolorosos", pero prometió que estos nodos "se disolverán pronto".

Los "puntos dolorosos " se refieren tanto a la depredación de los recursos naturales por parte de las industrias públicas y privadas chinas que operan en África y la llegada masiva de trabajadores procedentes de Asia: sólo llegaron a Angola en los últimos años más de 300 mil trabajadores chinos, que han tomado el lugar de los nativos ocasionando disturbios que en algunos casos han dado lugar a la sangre. Además, algunas estimaciones internacionales afirman que ahora el 40% de los recursos africanos - petróleo, gas, fósiles, piedras preciosas y "tierras raras" - están en manos de los industriales chinos.

Para disipar estas dudas, Li prometió para el 2020, un aumento de la inversión extranjera directa en el continente que ascenderá a 100 mil millones de dólares, y se ha presupuestado para la misma fecha un saldo comercial bilateral que ascenderá a los 400 mil millones de dólares. El presidente del Gobierno, sin embargo, también ha querido reiterar el compromiso de su país "para el bienestar local", con la promesa de un préstamo de 10 millones de dólares para la protección del medio ambiente en África y en otros 8 millones de dólares para las víctimas de la terrible guerra civil en Sudán.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
China, un récord en el 2014 de préstamos a América Latina
27/02/2015
Tashkent, investigaba la explotación de los niños en los campos de algodón: expulsado experto ruso
27/03/2015
El Cairo, los países árabes proporcionan16 mil millones de dólares "para un futuro de paz"
14/03/2015
La triste Navidad de la economía china, la cual está cada vez más cercana al colapso
23/12/2015
Henan, préstamos por otros 60 mil millones de euros mientras crece la morosidad
20/09/2016 14:14