28/12/2020, 17.04
CHINA-ESTADOS UNIDOS- TAIWÁN
Enviar a un amigo

Emergencia pandémica: la democracia de Taiwán, mejor que los 'mandarines hi-tech’

de Emanuele Scimia

Con la contención efectiva del Covid-19, Beijing debería convertirse en el 2028 en la economía más grande del mundo. Sigue habiendo dudas sobre los datos sanitarios y económicos proporcionados por los chinos. La democracia taiwanesa es la verdadera historia de éxito en la lucha contra el coronavirus, más que la tecnocracia china o de Singapur. Crece la demanda de participación política en la región de Asia-Pacífico.

 

Roma (AsiaNews) - Crecimiento del 8,2% el año que viene y del 5,4% en 2022: las previsiones sobre el producto bruto interno chino que publicó hoy el Nikkei parecen decretar el triunfo de los mandarines hi-tech: gracias a la inteligencia artificial, los Big Data y computación cuántica, tuvieron éxito allí donde fracasaron los planificadores soviéticos. Números con los que el Occidente democrático solo puede soñar en el futuro posterior a la pandemia, y que llevan a China a superar a Estados Unidos como la economía más grande del mundo en 2028, cinco años antes de lo que estaba previsto.

Los expertos del Center for Economics and Business Research  dicen que el éxito de China en la lucha contra Covid-19 ha acelerado el proceso. Es el triunfo de la tecnocracia del Partido Comunista de China, que ha demostrado ser superior al gobierno de la política, los parlamentos y el libre debate entre los ciudadanos de los países occidentales, empezando por Estados Unidos. El “eficientismo chino" se ha convertido en un modelo no solo para estudiarlo, sino para replicarlo. Algo de esto ya se percibe en el "mundo libre", con la subordinación de la autoridad política a las indicaciones de órganos de sanitarios no electos, lo que a menudo ha llevado a tomar decisiones de dudosa base constitucional.

Los críticos del "modelo chino" advierten que corre el riesgo de conducir al despotismo tecnocrático. Pero incluso antes habría que preguntarse si lo que China está contando es una verdadera historia de éxito. Beijing afirma que ha superado de manera brillante la emergencia sanitaria y ha iniciado una rápida recuperación económica. En los últimos días, sin embargo, las autoridades del gigante asiático han cerrado el país debido a unos veinte casos de contagio, los empleados públicos no pueden salir de Beijing hasta que termine el Año Nuevo Lunar en febrero, y se pide al resto de la población que no abandone su provincia salvo para viajes "esenciales".

También hay dudas sobre la confiabilidad de los datos proporcionados por el régimen chino, alimentados por los mismos líderes. El 21 de noviembre, durante una videoconferencia con los jefes de cinco provincias (Guangdong, Heilongjiang, Hunan, Shandong y Yunnan), el premier Li Keqiang ordenó a los dirigentes locales que "digan la verdad" sobre la situación económica de los territorios que administran.

En realidad hay pocos éxitos tecnocráticos en la batalla contra el coronavirus. De hecho, sólo uno: China. Singapur, donde el ideal democrático de participación está subordinado al logro pragmático de resultados, este año el PBI tendrá una caída estimada entre el 6 y el 6,5%: no tan lejos del 7,4% que se espera para la Unión Europea, cuyos Estados miembros a menudo reciben críticas por la manera como han gestionado la crisis pandémica.

En la lucha mundial contra el coronavirus, por el contrario, el país que ha hecho mejor las cosas es una democracia. Con casi 24 millones de habitantes, una densidad de 650 por kilómetro cuadrado (décima en el mundo), Taiwán no sólo ha contenido la pandemia de manera efectiva sino que este año ha logrado resultados económicos superiores a los de China. Según datos oficiales y previsiones de expertos, el PBI de China cerrará 2020 con un + 2,1%; el taiwanés estará entre +2,3 y + 2,5%. El Ministerio de Comercio e Industria de Taipei calculó también que muchas empresas taiwanesas que llevaban mucho tiempo en China han repatriado sus actividades a la isla: se trata de inversiones por 1.100.000 millones de dólares taiwaneses (32.000 millones de euros), que generaron 100.000 nuevos puestos de trabajo.

Los hechos dicen que no es tan obvio que la corriente de la historia vaya hacia el "gris pragmatismo" chino. Xi Jinping imagina el Asia-Pacífico como una gran comunidad de "desarrollo" y "prosperidad" común, fundada en relaciones pragmáticas entre los distintos estados. En este gran rincón del mundo, sin embargo, la demanda de participación pública crece constantemente, como lo demuestra el movimiento democrático en Hong Kong, los jóvenes manifestantes pro democráticos en Tailandia y los de América del Sur.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Pandemia: la recuperación de Beijing se desacelera . Taipei mejor que la 'madre patria'
01/02/2021 15:32
Como Beijing, Taipéi es la única economía avanzada que crece durante la pandemia
23/11/2020 14:48
Taiwán es el país más democrático de Asia
06/02/2021 10:04
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
El PIB chino creció un 2,3% en el 2020, pero la recuperación post-Covid sigue en peligro
18/01/2021 12:06