07/05/2018, 16.45
IRÁN
Enviar a un amigo

Irán, rumbo al fin del velo

de Sara Saidi

La joven iraní condenada por haber protestado contra el velo obligatorio no se arrepiente de su gesto. “Valió la pena hacerlo, porque las personas quieren el cambio”. La ley cambiará, pero para que ello ocurra, se precisa tiempo. Un sondeo realizado a pedido del gobierno revela que el 50% de la población de Teherán está en contra del velo obligatorio. La campaña se inició en los EEUU, y fue emprendida por una periodista iraní exiliada. “El simple hecho de que haya gente hablando de esto ya es una conquista”. Por gentileza de L’Orient Le Jour, traducido del francés por AsiaNews.

Teherán (AsiaNews) – “Hacía frío, yo estaba agitada, tenía la sensación de que de un momento a otro mis piernas me abandonarían. ¡Sólo me concentraba en asegurarme de permanecer inmóvil!” Nargess Hosseini es la segunda mujer en subir a una subestación eléctrica para afirmar su rechazo al velo obligatorio. La joven de 31 años no se arrepiente de su gesto. Ella misma lo ha reafirmado en varias oportunidades durante el interrogatorio al que fue sometida: “No hice nada que no estuviera en mi derecho hacer”, declaró.

Originaria de Kashan, Nargess Hossein no participa de ningún movimiento feminista: “Pero hasta ahora, la lucha más grande ha sido negarme a llevar el chador en mi casa”. Las acusaciones que penden sobre ella son duras: “Corrupción moral y prostitución”, según su abogado, Nasrin Sotoudeh. Pero la joven mujer no se arrepiente de su gesto: “Lo que me brinda la energía para hacerlo, es saber que las personas me apoyarán. Cuando salí de prisión, la solidaridad fue tal que me dejó en estado de shock. Por lo tanto, sí, ha valido la pena, porque las personas quieren el cambio”. Ella fue condenada de manera definitiva a dos años de prisión y tres meses detenida.

 

“Llevará tiempo que esto cambie”

En total, los arrestos suman 29, según las autoridades iraníes. Sin embargo, según Nasrin Sotoudeh, es necesario marcar una diferencia entre las mujeres que se quitaron el velo el tiempo justo para llegar a tomarse la foto, y aquellas que permanecieron inmóviles un tiempo lo suficientemente largo como para hacerse arrestar.  “Vida Movahed se quedó inmóvil unos veinte minutos antes de ser apresada”, explica dos meses más tarde el abogado iraní. “Ella fue la primera, las fuerzas del orden realmente no sabían qué hacer con ella”, agrega.

En Irán, desde la pubertad, las mujeres deben cubrirse con una larga prenda de abrigo y llevar el hiyab (el velo). Así lo estableció una ley promulgada después de la revolución de 1979, que muchos consideran  casi un pilar de la República islámica. Pero  Nasrin Sotoudeh es clara al respecto, la ley cambiará, se necesita tiempo para ello: “En las esferas del poder se dice ‘si no funciona, cambiaremos la ley, y ustedes podrán salir sin velo’, está en nosotras ejercer presiones,  para que la ley cambie”.

En la calle, una ciudadana de Teherán explica: “Estas no son más que chispas. Es importante, porque por algún lado se debe empezar, pero llevará tiempo que esto cambie (…) No estoy segura de que la gente esté lista para esto. Aún llevando el velo, somos acosadas por la calle, ¡imagine entonces sin él!”.

 

Movimiento social, debate político

Zahra decidió llevar el velo, y, según dice, “llevarlo sin creer en él, es hipocresía”. Si bien ella está en contra del velo obligatorio, el hecho de que el movimiento de las muchachas de la avenida Enghelab haya comenzado desde el exterior por iniciativa de Masih Alinejad, la decepciona. En efecto, la periodista iraní exiliada en los Estados Unidos lanzó en el año 2014 el movimiento  “My Stealthy Freedom” creando una plataforma donde las iraníes comparten sus fotos sin el velo, y en 2017, el movimiento  “White Wednesdays”, proponiendo a las iraníes llevar un velo blanco los días miércoles, en signo de protesta. “Hubiera preferido que el movimiento no provenga de alguien que no tuvo el coraje de quedarse, cuando otras en Irán terminaron en prisión y viven dificultades, pero no huyeron. Yo creo que las que partieron jamás podrán defender a las que se quedaron”, agregó la joven mujer.

Mientras se aguarda, las iraníes continúan posteando videos y fotos suyas sin velo en la página de Facebook “My Stealthy Freedom”. Si estos eventos no dan paso a ningún cambio, al menos el movimiento amerita el logro de haber abierto el debate en la esfera política. De hecho, a principios de febrero, el Centro estratégico de la presidencia iraní publicó un sondeo según el cual el 50% de los habitantes de Teherán está en contra del velo obligatorio. Un informe que parece funcionar como un apoyo del gobierno a los manifestantes, según Nasrin Sotoudeh.

A lo largo de la avenida Enghelab, al pasar frente a la subestación eléctrica dos meses después de los hechos, dos hombres de edad avanzada discuten: “¡Es allí donde subió la joven!, comienza uno de ellos. “El simple hecho de que haya gente hablando de esto, ya es una conquista”, se alegra Nargess Hosseini.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Teherán: condenan a un año de cárcel a una activista, por protestar contra el velo obligatorio
15/04/2019 11:58
Teherán, excarcelada (anticipadamente) la mujer símbolo de la lucha contra el velo obligatorio
29/05/2019 10:30
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Rouhani propone 'un año de unidad' y abre al referéndum
12/02/2018 11:19
Intelectuales y activistas iraníes promueven un referéndum contra la teocracia
16/02/2018 12:16