27/06/2017, 14.38
IRAK
Enviar a un amigo

Líder católico: Es inminente la liberación de Mosul del ISIS. Luego vendrá la reconstrucción

Duraid Hikmat Tobiya confirma que sólo quedan “pocas áreas” en manos de los yihadistas. El ejército iraquí retrocede ante una contraofensiva de los milicianos. Preocupa la suerte de la población civil; hay más de 800.000 personas evacuadas. Para derrotar el extremismo se requiere controlar los sermones y modificar los programas académicos. Desde Mosul, un llamado a la reconstrucción de la mezquita y del minarete, que fueron destruidos por el Estado islámico.   

Mosul (AsiaNews) - La liberación de Mosul de las milicias del Estado islámico (EI, ex ISIS), que desde el mes de junio de 2014 han asumido el control de la ciudad “será total en los próximos días”, porque en este momento “sólo quedan unas pocas áreas” presidiadas por el último bastión yihadista. Es lo que afirma a AsiaNews Duraid Hikmat Tobiya, católico, ex consejero para las minorías de la gobernación de Nínive, y miembro de la Hammurabi Human Rights Organization, quien prefigura que, en breve, el ex bastión del “Califato” será reconquistado. En este momento hay unos pocos cientos de hombres, que como máximo suman 350 combatientes [estimaciones del ejército iraquí, ndr] concentrados en la zona antigua de la Ciudad. “El grado de destrucción es notorio –agrega el líder cristiano- sobre todo del lado derecho. Pero a medida que la batalla se enardece, se teme que se produzcan nuevos daños en las infraestructuras, incluso de mayor gravedad”.  

El líder católico está en contacto con las fuentes (para las cuales pide el anonimato) que han permanecido en Mosul durante todo el período en el cual la metrópoli del norte de Irak quedó bajo el dominio de Daesh [acrónimo árabe para el EI]. Lo que se teme, explica, es que en el enfrentamiento final entre yihadistas y la coalición árabe-kurda, “puedan morir mucho civiles inocentes”. Actualmente, agrega, “hay casi 100.000 personas sufriendo el asedio, la mayor parte de ellas mujeres, niños y ancianos” que son usados por los milicianos fundamentalistas “como escudos humanos” para cubrirse en la huida.

Durante el fin de semana pasado, los milicianos del Estado islámico (EI) han lanzado una contra-ofensiva para responder  a los crecientes ataques de la coalición árabe-kurda que, tras haber liberado el sector oriental de Mosul, ahora apunta a obtener el control total de la ciudad. Los  yihadistas desplegaron un gran número de kamikazes en algunos puntos estratégicos, listos para hacerse estallar. Testigos locales destacan que, a pesar de los intentos de la oposición, la derrota final está cada vez más cerca.

Los enfrentamientos han afectado diversos distritos occidentales, como Al-Tanak, Rajm Hadid y Al-Yarmouk, provocando muertos y heridos. El avance del ejército se ve enlentecido por francotiradores, que están en grado de disparar en la oscuridad gracias al uso de visores nocturnos. Sin embargo, según refieren los altos mandos iraquíes, desde el “punto de vista militar”, el Estado islámico “está acabado”. Los mayores temores se centran en la suerte que podría correr la población civil, que aún sigue atrapada detrás de las líneas yihadistas con pocas reservas de comida, medicamentos y agua.  El número de desplazados ya ha superado la cifra de 800.000.

Los musulmanes y cristianos que han huido de la ciudad comparten las mismas dificultades y preocupaciones, explica Duraid Hikmat Tobiya, a las cuales se suman las devastaciones, el desplazamiento, y la falta de trabajo. “El futuro de Mosul –agrega- sigue siendo bastante vago. Aguardamos la liberación completa, para ver qué sucederá. La prioridad, sin embargo, sigue siendo la reconstrucción, de modo que la gente pueda regresar y retomar las actividades que desarrollaba antes”. Según el líder católico, aún es muy pronto para hablar de una “coexistencia pacífica plena” entre los fieles de las dos religiones, también por el hecho de que “la ideología extremista ha penetrado en parte de la población”, e incluso a pesar de la derrota del ISIS, no se disiparán los temores a que se produzcan nuevos hechos de violencia. En este sentido, compete a las autoridades centrales de Bagdad abocarse a erradicar estos focos remanentes de fundamentalismo. Y esto sólo será posible examinando “los sermones de los viernes en las mezquitas” y dando en el blanco con cuantos predican el odio y las divisiones. A esto se suma la modificación de los programas académicos, “porque –concluye- no puede haber coexistencia sin un cambio radical en el pensamiento, eliminando desde la raíz la ideología que Daesh ha ido instilando en las mentes de las personas, sobre todo en los jóvenes, en los últimos tres años”.

En tanto, en el área de Mosul que ha sido liberada gracias a la ofensiva árabe-kurda –en la cual permanecen los signos de la grave y sistemática violencia perpetrada por el EI- la población musulmana ha festejado, por primera vez sin la amenaza yihadista, la fiesta de Eid al-Fitr en ocasión del fin del Ramadán. Los niños (en la foto) se han volcado a las calles y plazas del sector oriental; algunos de ellos han festejado con réplicas de pistolas y fusiles, los únicos “juguetes” que eran admitidos bajo el Califato, mientras que otros aprovecharon para desempolvar sus viejos juguetes.

Por último, desde Mosul se hace un llamado a la comunidad internacional, para la reconstrucción del minarete inclinado [la “Hadba”] que flanqueaba la mezquita de al-Nouri, devastada días atrás por el EI durante un enfrentamiento con el ejército iraquí. Promovido por el popular blog Mosul Eye, que desde hace tiempo se ocupa de relatar de manera anónima la vida bajo el Califato, el llamado explica que “hacer renacer el minarete de al-Hadbaa” significa, al mismo tiempo, “dar un impulso a la identidad de Mosul”. El minarete representa un patrimonio “cultural y humano” para todo el pueblo de la ciudad, tanto para los cristianos como para los musulmanes; su destrucción ha figurado “la destrucción de nuestra identidad humana”. Su reconstrucción constituiría una señal de “atención” de la comunidad internacional para recobrar la razón y una dura respuesta “contra el terrorismo que ha destruido un patrimonio humano”. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mosul, el ejército iraquí reconquista la mezquita de al-Nouri. Para el ISIS, los días están contados
30/06/2017 10:09
Qaraqosh, la primera misa en la catedral devastada por el Estado islámico
31/10/2016 10:51
En Mosul, la Iglesia acude para ayudar a miles de refugiados musulmanes. Mar Sako: unidos contra Daesh
03/04/2017 14:24