19/02/2019, 13.40
TAIWAN
Enviar a un amigo

Los católicos de Taiwán hacia el Congreso eucarístico nacional: “En Tí está mi fuente”

El evento se desarrolla cada 2 o 3 años, a turno en las 7 diócesis de la isla. El objetivo de este año es preparar a los fieles al Congreso internacional de Budapest 2020. La significativa disminución de los fieles indica la necesidad de una nueva evangelización en Taiwán. Las relaciones entre el Vaticano y China no alteran el lazo entre la Santa Sede y el país.

 

Taipei (AsiaNews/EdA) – En estos días se están movilizando en preparación de su IV Congreso eucarístico nacional. Este se realizará en la diócesis de Chiayi y tendrá el mismo tema del Congreso eucarístico internacional de Budapest 2020. “Están en Tí todas mis fuentes” (Salmo 87,7). Este de Chiayi es un encuentro importante para todos los católicos de la isla, que esperan testimoniar su fe en un país en el cual siguen siendo minoría, no obstante una auténtica libertad religiosa.

La Conferencia episcopal regional china (nombre oficial de la Conferencia de los obispos católicos de Taiwán) decidió en noviembre de 2011 instituir un Congreso eucarístico nacional cada 2 o 3 años, organizados a turno en cada una de las 7 diócesis de Taiwán, para profundizar la conciencia de los fieles taiwaneses sobre el sacramento de la Eucaristía y la adoración del Santísimo Sacramento. El encuentro anual de los obispos de Taiwán tiene por lo tanto designó a la arquidiócesis de Taipei como la anfitriona del primer Congreso eucarístico nacional . El encuentro se basa sobre el mismo espíritu del Congreso eucarístico internacional, un encuentro de laicos y sacerdotes para testimoniar la fe cristiana y responder  a la llamada de la Iglesia católica a la evangelización a través de la adoración eucarística. Este año, el IV Congreso eucarístico nacional está organizado en la diócesis de Chiayi con un doble objetivo: permitir a los católicos taiwaneses poder prepararse para el gran encuentro de Budapest 2020, pero también para permitir a los fieles que no tendrán la oportunidad de ir a HUngría poder vivir el mismo espíritu en comunión con la Iglesia universal. En una época donde todo está conectado, para presentar el evento será online y actualizado continuamente hasta en un sitio internet especial.

Objetivo de comunión y misión de evangelización

Citando el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma de 2018, el obispo de Chiayi Mons. Thomas Chung An-zu, invitó a los católicos de Taiwán a venir para “revivir la experiencia de los discípulos de Emaús: escuchar la palabra del Señor y nutrirse del Pan eucarístico permitirá a nuestro corazón volver a arder de fe, esperanza y caridad”. El Congreso eucarístico de Taiwán quiere así encarnar el rol privilegiado de testimoniar a Cristo como corazón de la Iglesia y Salvador del mundo. En su discurso a los católicos taiwaneses, el obispo de Chiayi también subrayó la importancia de este Congreso para toda la sociedad taiwanesa, que no debería limitarse a un encuentro entre creyentes sino convertirse en cambio en un trampolín hacia el prójimo. “Frente a los numerosos desafíos que la sociedad taiwanesa debe enfrentar en estos últimos años, comprendida su diversidad étnica, pero también las crecientes tensiones políticas y los cambios sociales, este Congreso eucarístico en Taiwán debe ofrecer la fuerza de la oración de la comunidad cristiana unida en un solo corazón, con la esperanza que la buen voluntad de todos se vuelva una fuerza común al servicio de la sociedad y por la paz en Taiwán”.

La Conferencia episcopal taiwanesa auspicia que estos encuentros confiados a las diócesis de la isla sean una ocasión para ofrecer enseñanzas, testimonios e intercambios, con la finalidad “de profundizar el conocimiento de los creyentes sobre el misterio de la Eucaristía, reforzar la fe y alentar a los laicos de Taiwán a vivir más el Santísimo Sacramento”, como subrayó una vez el obispo Chung “y permitir a los no creyentes descubrir la esencia de lo que antes de todo une a la Iglesia universal: Cristo-Eucaristía”.

Una nueva evangelización es necesaria, en un momento en el cual la Iglesia de Taiwán se encuentra en un punto de cambio por la significativa disminución del número de fieles, gracias al envejecimiento de la población. En 160 años de presencia en la isla, la Iglesia contribuyó en modo notable en el desarrollo social, en la educación y en la asistencia, estableciendo al mismo tiempo en las parroquias una profundizada formación espiritual. Si bien los católicos representen sólo el 2% de los 23,5 millones de taiwaneses, la Iglesia está buscando un nuevo aliento. Es por esto que los obispos propusieron, en su encuentro anual del pasado noviembre, una vasta panorámica de la situación de los laicos y de la evolución demográfica de los fieles en la isla. Han lanzado un censo para la faja de edad y nivel de instrucción, con el objetivo de indicar mejor las medidas que adoptar para una nueva evangelización, sobre todo entre los jóvenes. El Congreso eucarístico nacional es presentado también como un momento clave en el lanzamiento de esta nueva evangelización, formando a los laicos en aquella que no es una misión que no es reservada al solo clero. Al igual como “el envío del pueblo de Dios a anunciar la Buena Noticia, en la liturgia final de la misa que no es un final sino un inicio, (...) el Congreso eucarístico nacional debe responsabilizar a los creyentes  su vez a esta llamada a la evangelización.

Una invitación pastoral y diplomática

En octubre de 2018, durante su visita al Vaticano en ocasión de la canonización del Papa Pablo VI, el vicepresidente Philip Chen Chien-jen invitó al Papa Francisco a visitar Taiwán, reafirmando la invitación hecha por los obispos durante su “visita ad limina” a Roma. Los prelados habían invitado al pontífice a participar en el Congreso Eucarístico Nacional del 1° de marzo. El vicepresidente Philip Chen Chien-jen es él mismo un actor clave en las relaciones entre Taiwán y el Vaticano porque, siendo católico, no duda en testimoniar la necesidad de “nutrirse de la Eucaristía”, como cristiano y también en la posición que tiene en el palacio presidencial.

Un viaje pastoral del Papa Francisco a Taiwán parece todavía bastante improbable, si no más bien por las relaciones con la República de China (el nombre oficial de Taiwán), , por otro lado la Santa Sede trata de incrementar las relaciones y los intercambios con Beijing, como lo demuestra el histórico acuerdo firmado en septiembre de 2018 sobre el nombramiento de los obispos. Sin embargo, el Vaticano está dando prueba de su determinación de no abandonar a Taipei. El 5 d enero, en la persona del Card. Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, el Papa Francisco nombró un emisario especial que lo represente, por eso él celebrará la misa de apertura del IV Congreso eucarístico de Chiayi. El anuncio de la Santa Sede fue recibido con un beneplácito por la diplomacia de Taiwán, que ve en esto un testimonio de los “lazos profundos y amistosos entre Taiwán y su aliado diplomático”, agregando que la isla permanece determinada en profundizar ulteriormente sus intercambios y su cooperación con el Vaticano “en cuanto importante socio de la comunidad internacional, en favor de la libertad religiosa y para apoyar la benevolencia y la paz en el mundo”,

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Card. Filoni, enviado especial del Papa al Congreso Eucarístico en Taiwán
10/01/2019 10:58
Card. Filoni: El afecto del Papa hacia Taiwán y el de Taiwán hacia el Papa
01/03/2019 00:44
Papa: La Eucaristía influencia a los bautizados, pero también a la ciudad terrena
10/11/2018 13:42
Arzobispo de Gandhinagar: el Jubileo de la Misericordia y la ley anti-conversión
09/12/2015
Congreso de Mumbai, curado por milagro sacerdote de 81 años. “Fui curado por la Eucaristía”
19/11/2015