17/04/2020, 16.49
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Manila, Duterte amenaza con la ley marcial a quien viole las normas anti-Covid-19

El presidente filipino, dispuesto a una represión militar en caso de no respetarse las medidas de bloqueo y aislamiento. En los últimos días, se registró un importante “alza” en los medios de circulación. Muchos se ven obligados a salir porque están sin trabajo y no cuentan con ayudas sociales. Obispo filipino: hay que aplicar dispositivos de seguridad social y fondos de desempleo. 

 

Manila (AsiaNews) - Para combatir la difusión del nuevo coronavirus en las Filipinas, el presidente Rodrigo Duterte amenaza con aplicar una represión similar a la ley marcial, para impedir que las personas violen las medidas de aislamiento y el bloqueo a la circulación. Las palabras del jefe de Estado, que en el pasado ya había amenazado con disparar a cualquiera que viole la cuarentena, siguen al alerta lanzado por las autoridades debido al “incremento” en el número de vehículos que circulan por las calle de Manila. Cabe recordar que en la capital está vigente una prohibición de la circulación de vehículos, en el marco de las medidas contra el Covid-19. 

Las restricciones que se aplican desde hace un mes afectan a casi la mitad de los más de 110 millones de habitantes del archipiélago filipino. “Pido disciplina” dijo ayer Duterte en la televisión, y agregó que “si no me escuchan, los militares y la policía lo harán”. Será su tarea, agrega, “aplicar las normas de distanciamiento social” y el “toque de queda”. Es como la ley marcial… ustedes eligen”. 

Para los filipinos, evocar la ley marcial quiere decir regresar a los años de la más oscura dictadura de Fernando Marcos. Hoy, solo pueden salir de casa los trabajadores de los servicios esenciales y aquellos que deben comprar alimentos y medicamentos. Lo cierto es que muchos violan la cuarentena y caminan por las calles y plazas sin ninguna razón que lo amerite. Otros, que están sin empleo, optan por salir temprano en busca de trabajo. 

En el país hay casi 6.000 casos del nuevo coronavirus y poco menos de 400 víctimas oficiales. Un número que sin duda crecerá, porque las autoridades han aumentado el número de hisopados diarios para diagnosticar el virus. En tanto, prosiguen las ayudas de la Iglesia para las personas más azotadas por la pandemia: Mons. Gerardo Alminaza, obispo de San Carlos, hace un llamado a la cúpula del gobierno pidiendo un mayor sostén para los trabajadores en dificultades. 

“Pedimos encarecidamente - subraya el prelado a través de CBCPNews - que el Departamento de Trabajo destine los fondos necesarios para proteger a las personas que están en dificultades, tanto si son empleados de pequeñas, medianas o grandes empresas”. Mons. Alminaza subraya que muchos no han recibido el dinero ni su salario desde que se introdujeron las medidas de aislamiento, y que “sus familias hoy se encuentran sin ninguna fuente de ingresos y no cuentan con los artículos de primera necesidad”. Compete al gobierno introducir o hacer que las empresas apliquen todos los dispositivos de protección disponibles, desde fondos de desempleo a préstamos de dinero, en vista de las dificultades por la pandemia. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Covid-19, ‘Sanar juntos y unidos’: los obispos consagran las Filipinas a la Virgen
16/05/2020 11:07
Obispo filipino: la cuarentena, un tiempo para redescubrir a Dios, y no para ‘embriagarse con Netflix’
02/04/2020 13:57
Filipinas, se arma la protesta de los católicos para la reapertura de las iglesias
05/05/2020 16:12
Covid-19: los obispos consagran las Filipinas al Inmaculado Corazón de María
29/04/2020 12:47
En la emergencia por Covid-19, los católicos chinos socorren a los pobres de Manila
15/04/2020 10:49