13/12/2018, 14.44
KUWAIT - GOLFO
Enviar a un amigo

Mons. Ballin: Navidad, ocasión de unidad para los cristianos de Arabia, en su diversidad de orígenes, ritos y lenguas

Para el Adviento se prevén momentos de oración, encuentros y confesiones. La catedral de Bahréin es fundamental para responder asimismo a las necesidades de los cristianos que viven en Arabia Saudita. El “lento progreso” de las relaciones sociales y confesionales. La visita del Papa Francisco, fuente de “aliento” para los cristianos de la región. Aún a pesar de ciertas situaciones críticas.  

Kuwait City (AsiaNews) – En este período de Adviento como preparación para la Navidad, “renovamos el llamamiento a un camino de unidad” en un contexto en el cual viven fieles de nacionalidades y ritos distintos. Y para ir al encuentro de sus necesidades “materiales y espirituales” es importante “llevar a término la construcción de la nueva catedral en Bahréin”. Es lo que cuenta a AsiaNews Mons. Camillo Ballin, vicario apostólico de Arabia Septentrional (Kuwait, Arabia Saudita, Qatar y Bahréin), que se encuentra visitando Kuwait en estos días, para participar en una serie de encuentros con las comunidades locales. Al referirse a la próxima visita del Papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos, que marcará la primera vez que un pontífice visita una nación del Golfo, el prelado subraya que ésta será una “fuente de aliento”, aún cuando entre los cristianos de la región surjan dudas y reservas al respecto.

“Cada comunidad, con sus nacionalidades distintas, provenientes de varios países de la inmigración –cuenta Mons. Ballin- se está preparando para ello, organizando momentos de oración, cantos, reuniones que se parecen en todo a retiros espirituales. Hemos llamado a varios sacerdotes ajenos a la región para facilitar que todos los fieles puedan acceder a la confesión y hemos promovido momentos de formación con miras a la Navidad”. Es cierto que “no se respira el clima navideño que hay en Italia, en Europa, pero entre los fieles se vive una espera de las celebraciones”.   

En Kuwait, como en muchas otras naciones de la región donde la gran mayoría de la población es musulmana, no ha habido “grandes cambios” a nivel comunitario. En estas tierras, explica el prelado aludiendo a un refrán popular, “se camina a la velocidad del camello: es un lento caminar, pausado, que no conduce a grandes avances a nivel social o en las relaciones inter-confesionales”.  Desde hace décadas, la gran mayoría de los cristianos se conforma de “trabajadores extranjeros que en estas tierras continúan la vida y las tradiciones importadas de los países de origen, y nosotros, como Iglesia, tratamos de acceder a sus demandas en la medida de nuestras posibilidades”.  

Según datos del 2014, en el territorio actualmente viven casi 2,5 millones de católicos (en su mayor parte, migrantes económicos) sobre un total de más de 36 millones de habitantes. Los sacerdotes suman casi 60, hay dos diáconos; en las parroquias en las que se subdivide el territorio trabajan 40 religiosos y 18 religiosas. Con la excepción de Arabia Saudita, donde no se admite otro culto salvo el islam, en los demás países rige una notable libertad religiosa y la fe puede profesarse sin restricciones particulares.   

“El mayor problema –resalta Mons. Ballin-  compete a los espacios donde poder realizar las celebraciones. Muchas veces tenemos a disposición una sola iglesia para todas las comunidades y lenguas. Por dar un ejemplo: aquí, en Kuwait, hay cinco ritos distintos y sólo considerando el rito latino tenemos 13 lenguas distintas, frente a una sola parroquia donde poder oficiar las misas y celebraciones”.

Cada rito, agrega, “trata de mantener sus tradiciones, pero nosotros insistimos sobre la importancia de la comunión, de otro modo no seguimos siendo más que muchas Iglesias distintas, sin una catolicidad”. Es por eso que “pido a los fieles ser pacientes y abocarse a un camino de comunión. Al mismo tiempo, es fundamental responder a las necesidades prácticas, como la construcción de la catedral en Bahréin: el lugar donde será levantada la catedral está a solo 24 km de la frontera con Arabia Saudita, y podrá ser un lugar de oración esencial para cuantos viven y trabajan en el reino”.

Al preguntarle sobre la visita del Papa al Golfo en el mes de febrero, el vicario de Arabia se refiere a éste como un acontecimiento “alentador” que impulsará a los cristianos a “vivir su fe con mayor fuerza”. Sin embargo, fuentes de AsiaNews en el vicariato no ocultan ciertas “situaciones críticas” ligadas a la visita. En el pasado, hubo otros países de la región, como Bahréin, que invitaron al pontífice, es por eso que “hubiera sido más oportuna una visita, incluso breve, a los cuatro países de la región que mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede”, más aún a la luz del enfrentamiento que rige entre Riad y Doha y la guerra en Yemen. “Además –concluye la fuente- a nivel inter-religioso parece surgir un canal preferencial de diálogo con parte del islam sunita [incluso egipcio] en detrimento de otras realidades y del universo chiita”.  

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Navidad entre los prófugos de Mosul: donde la fe en Cristo ha vencido la locura del Isis (video)
22/12/2017 14:05
Párroco de Amadiya: Adviento entre los refugiados de Mosul, la solidaridad más fuerte que las dificultades (Fotos)
16/12/2017 11:36
Patriarca caldeo: Entre guerra y crisis, la Navidad es la verdadera esperanza para el Medio Oriente
20/12/2013
Cristianos de Karamles: Navidad en casa, un ‘nuevo inicio’ después de la barbarie de Isis
23/12/2017 13:30