04/12/2017, 13.10
VATICANO – MYANMAR - BANGLADESH
Enviar a un amigo

No sólo Rohingya: el mensaje del Papa Francisco a Myanmar y Bangladesh

de Bernardo Cervellera

La información también se centró en "decir / no decir" la palabra Rohingya. El Papa evita los tribunales mediáticos o la condena, pero traza caminos constructivos de esperanza. Una ciudadanía a gran escala para decenas de grupos étnicos y un desarrollo basado en la dignidad humana. La unidad entre los jóvenes y los diferentes grupos étnicos, admirada por los budistas y los musulmanes.

 

Roma (AsiaNews) - Al final de su viaje a Myanmar y Bangladesh, el Papa Francisco dijo la palabra fatídica: Rohingya. Pero él la ha dicho no "sacudiendo la puerta" o rasgándose sus vestidos, sino pidiendo perdón por la indiferencia del mundo y acariciando las caras de hombres, mujeres y niños cuyos familiares han sido asesinados o han huido perseguidos por los militares . El Papa se reunió con 16 personas en Dacca, y todos ellos rezaron y lloraron con él. "Dios - dijo Francisco - también es Rohingya".

Todos los medios de comunicación en el mundo estaban esperando la palabra para condenar la violencia militar birmana, denunciar la inanidad de la líder Aung San Suu Kyi, para hundir a Myanmar bajo el peso de las sanciones. En algunos aspectos, daba la impresión de que el sentido del viaje estaba allí. Pero de esta manera, los medios no han podido mostrar toda la riqueza del mensaje del pontífice y los empujes que ha dado en esta región del mundo juntos tan ricos y tan pobres.

Porque es cierto que en Myanmar Francisco no hizo uso de la palabra "Rohingya", pero habló de todas las minorías (Kachin, Chin, Karen, Naga, Kaya,...) que se someten a las mismas cosas de los Rohingya sin nunca llegar a los titulares. Y el Papa en Roma dijo que la ciudadanía es necesaria para todos, la distribución de la riqueza, la colaboración para construir la paz en la sociedad birmana. Las décadas de dictadura militar han creado heridas casi incurables, violencia y guerra, pero el Papa pidió a todos, en primer lugar a los cristianos, para perdonar y trabajar por la reconciliación para alejar el fantasma de una guerra en la que todos pierden.

Esta es la razón por la cual para el Papa no es importante el tribunal mediático o la condena, sino que busca caminos constructivos de esperanza. Esta es la razón por la cual, en ambos países, en Myanmar y Bangladesh, recurrió a los jóvenes para apoyar su entusiasmo y proponer un camino de esperanza en el futuro. Los jóvenes que emigran, que aceptan el trabajo como esclavos o que toman las armas corren el riesgo de vivir tan desesperados. Francisco pidió a los jóvenes cristianos que sean catalizadores de la esperanza.

Esto significa no esconderse más en su propio grupo étnico o religioso, cultivar sospechas hacia los demás, permanecer inerte y escéptico, sino abrirse al encuentro, sostenido por la dignidad común de los hombres.

La colaboración entre las religiones es el otro pilar de este viaje: la mayoría musulmana en Bangladesh y con la budista en Myanmar es un trabajo importante porque el desarrollo económico que está teniendo lugar en estos dos países se basa en el misterio de la dignidad humana, y no solo en el beneficio, la explotación del trabajo y los niños esclavos. Francisco ha demostrado que, al valorar la dimensión religiosa, uno puede tener el bien común más fácilmente en el corazón.

Él ha querido reunirse con los líderes de ambas religiones en Myanmar en Bangladesh y con quienes condenan la violencia y el terrorismo que manipulan el nombre de Dios, pero sobre todo ha empujado a comprometerse juntos por una empresa en la cual el centro sea el hombre, en cualquier pertenencia étnica, porque él es una imagen de Dios.

Una última palabra sobre las Iglesias de estos dos países, pequeñas minorías a menudo en el ciclón de la persecución. El Papa elogió a los cristianos que, a pesar de ser un "grano de mostaza", dan de comer a la población y los pobres de Bangladesh y Myanmar. La estima de que disfrutan los cristianos se debe principalmente a su servicio: escuelas, hospitales, cooperativas agrícolas y de trabajo. Pero en este servicio, las personas descubren con asombro las razones del amor de Cristo. No en vano, tanto en Bangladesh como en Myanmar, la Iglesia crece cada año, hay abundantes vocaciones y estas pequeñas comunidades ya envían misioneros a otras tierras.

Fue quizás una de las primeras veces en que todos los grupos étnicos cristianos de Myanmar y las docenas de grupos étnicos de Bangladesh se juntaron, despertando la admiración de los budistas y los musulmanes. Una buena promesa para el futuro.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Yangon, provocaciones contra el Papa. Budistas solidarios con los católicos
03/11/2017 19:51
El pedido del Card. Bo, a la espera de la vista del Papal
10/11/2017 16:00
Papa Francisco se encontró con Aung San Suu Kyi. Plenas relaciones diplomáticas
04/05/2017 16:39
El viaje del Papa Francisco a Myanmar es también ‘una bendición’ para los jóvenes protestantes
16/10/2017 13:16
Papa en Myanmar, trabajador social budista: 'Nuevo comienzo para la paz y la prosperidad'
14/11/2017 13:04