31/07/2015, 00.00
JAPON
Enviar a un amigo

Obispo de Niigata: Japón construya la paz con el desarrollo, no con las armas

de Tarcisio Isao Kikuchi
El prelado, presidente de Caritas Asia, reflexiona sobre el significado de la paz en vista de los 10 días en que la Iglesia japonesa conmemora los estragos de Hiroshima y Nagasaki. La sociedad civil se opone a la abolición del Art. 9, mientras que el Premier habla de pedidos fuerte de parte de la comunidad internacional. La historia del país y de su compromiso con las naciones en vías de desarrollo “verdadera contrib ución a la dignidad del hombre y de la concordia en el planeta”.

Niigata (AsiaNews)- El verano, y en particular el mes de agosto es el período de contemplar y obrar por la paz en Japón. El 6 de agosto de 1945, Hiroshima fue golpeada por la primera bomba atómica jamás desenganchada en la historia, Nagasaki  fue atacada el 9 de agosto. El 15, como consecuencia, Japón decide rendirse sin condiciones a las fuerzas aliadas y esto marcó la finalización de la Guerra mundial. En 1981, después del pedido por la Paz de Hiroshima del Papa Juan Pablo II, la Iglesia católica japonesa decidió realizar un período de 10 días- del 6 al 15 de agosto- para dedicarlo a la oración por la paz.

Este año se conmemora el 70° aniversario de la finalización de la guerra: todos los obispos católicos y los anglicanos se reunirán juntos el 5 de agosto para rezar en la catedral católica de Hiroshima. Pero cada diócesis organiza sus propias actividades por la paz, sobre la base de las varias condiciones existentes, la diócesis de Niigata reserva el último domingo de julio, que este año fue el 26.

Hemos decidido de invitar a una pareja no cristiana, los señores Katagiri, que partiendo justamente de Niigata han lanzado un programa de apoyo a las instituciones de niños indígenas de India oriental. En nuestra ciudad han abierto una ONG local: apoyo en manera activa para la educación de los menores y han abierto una escuela para los niños de la calle. La cosa más sorprendente es que han iniciado esta actividad después de jubilarse: escuchar su experiencia y sus planes para el futuro fue muy interesante.

Después del encuentro, celebré la misa por la paz en la catedral. Lamentablemente el calor era terrible y no muchas personas se unieron a nosotros para la celebración. Sin embargo había 30 fieles rezando con nosotros.

El actual gobierno japonés, guiado por el señor Shinzo Abe del Partido liberal-democrático, está tratando de introducir serias modificaciones en la políticas de seguridad nacional. Estos nuevos decretos fueron aprobados por la Cámara baja del Parlamento y están en discusión en la Cámara alta. No obstante la fuerte oposición de la sociedad civil, que se puede entender por el gran número de personas que están manifestando en estos días en la zona del Parlamento, para pedir el retiro de la ley, el Premier Abe está determinado en hacer pasar el decreto. Su partido tiene la mayoría en ambas Cámaras.

Es claro que nosotros reconocemos el derecho soberano de una nación en defenderse de cualquier amenaza que provenga de más allá de los confines. Sin embargo, basándose sobre la experiencia histórica de la agresión militar japonesa, antes del segundo conflicto mundial, la actual Constitución japonesa prohíbe al gobierno ejercitar el poder militar fuera de Japón.

En el Art. 9 de la Carta, se lee de hecho: “Aspirando sinceramente a una paz internacional fundada en la justicia y en el orden, el pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra, como derecho soberano de la Nación y a la amenaza o al uso de la fuerza como medio para resolver las controversias internacionales. Para conseguir el objetivo proclamado en el subpárrafo precedente, no serán mantenidas fuerzas de tierra, del mar y del aire y ningún otro medio bélico. El derecho de beligerancia del Estado no será reconocido”.  

No obstante este gobierno presentó diversas “re-interpretaciones” del artículo que permiten a Japón de establecer Fuerzas de auto defensa como instrumento mínimo para la propia seguridad. Sin embargo, según el ejecutivo, el cambio de la situación de seguridad en el área que rodea a Japón y las esperas de la comunidad internacional- que quisiera una contribución militar mayor de Tokio- obligan a revisar la interpretación pacifista.

Ya el año pasado el mismo ejecutivo cambió la interpretación del Art. 9 y decidió permitir que las Fuerzas de autodefensa se unan a otras naciones- y a otros ejércitos, como el americano- para ejercitar el derecho de auto-defensa si bien con algunas limitaciones. Obviamente para muchos países este ejercicio no es algo extraño. Pero es el Japón que en los últimos 70 años con una Constitución pacifista que, lo repito, no presupone que las fuerzas nacionales operen en territorios extranjeros.

Los obispos católicos japoneses están en contra de esta movida del gobierno y nuestros pensamientos se expresan en el Mensaje de la Conferencia episcopal para el 70° aniversario de la finalización de la II Guerra mundial.

El señor Abe, subraya un punto: Japón debe iniciar una política de “contribución proactiva a la paz” en modo de responder a las expectativas de las otras naciones como conviene a un gigante económico. También agrega que los cambios de la política pacifista y la nueva ley refleja los cambios en curso y darán al gobierno el instrumento necesario para hacer la propia parte en el garantizar la paz mundial.

Podría ser así. Sin embargo, mientras en este verano contemplo el significado de la paz, creo que Japón pueda contribuir a la paz mundial no con nuevas armas, sino con sus actividades conocidas y de noble y larga historia en el desarrollo mundial, en modo particular en las así llamadas naciones en vías de desarrollo.

Creo que esta contribución al desarrollo- que lleva al pleno respeto y a la realización de la dignidad humana- sería muy apreciado y respetado por la comunidad internacional.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispo de Niigata: El desarrollo humano integral es la clave para detener el terrorismo
23/11/2015
Obispo de Niigata: Pascua, para hacer menos tímida la Iglesia del Sol Naciente
02/04/2015
Obispo de Niigata: No olvidemos el sufrimiento de Fukushima, basta con lo nuclear
01/07/2014
Obispo de Niigata: La Laudato sì es para las generaciones futuras, los pobres y los marginados
20/06/2015
Obispo de Niigata: Los 'cristianos ocultos', instan a vivir plenamente la fe
10/03/2015