07/05/2015, 00.00
JAPÓN
Enviar a un amigo

Obispo de Niigata: La disminución de la población, el desafío para la Iglesia y la sociedad japonesa

de Tarcisio Isao Kikuchi*
Según cifras del gobierno, el porcentaje de la población menor de 15 años cayó por 41o año consecutivo. Hoy en día los jóvenes representan sólo el 12% del total. La crisis económica es una de las principales causas, y las zonas más afectadas son las zonas rurales donde hay pequeñas comunidades católicas. Mons Kikuchi a AsiaNews: "Para el año 2040, el 80% de las comunidades rurales desaparecerá. Como Iglesia Católica estamos haciendo muy poco para evitarlo".

Tokio (AsiaNews) - El porcentaje de la población del Sol Naciente menores de 15 años cayó por 41avo año consecutivo, alcanzando un mínimo histórico del 12,7 por ciento (16,17 millones). Son los datos demográficos publicados en los últimos días por el gobierno como resultado de una actualización del censo nacional. En 1950, los jóvenes menores de 15 años representaban el 35% de los japoneses, y desde entonces las cifras han disminuido de manera constante (aparte del baby boom de 1971). De acuerdo con estimaciones del gobierno, la prefectura de Tokio es la única en registrar, año tras año, un aumento de la población joven, en contraste con el resto del país. Aquí está un comentario enviado a AsiaNews por Mons. Tarcisio Isao Kikuchi, Obispo de Niigata. Traducción a cura de AsiaNews.

Aunque hay una población que envejece y un menor número de niños es la tendencia actual de la sociedad japonesa en su conjunto, este problema es más grave en las zonas rurales como mi diócesis (Niigata, en el norte del país). Una sociedad que envejece y la drástica disminución de la población joven, que se mueve en las grandes ciudades como Tokio, significa la desaparición de las comunidades locales. Un informe reciente de un grupo de expertos gubernamentales sobre el cambio de la población en Japón muestra que, en 2040, la disminución de la población podría obligar a más de 890 comunidades al eclipse. En particular, de acuerdo con el informe, en las prefecturas de Akita y Yamagata (que son parte de mi diócesis), el 80% de la comunidad va a morir antes de 2040 si no se hace nada para evitarlo. Esta reducción de la población llegará, sin duda, a las comunidades católicas en la diócesis.

En la diócesis de Niigata - que tiene una población de más de 4 millones en tres prefecturas, Akita, Yamagata y Niigata - un número de agricultores tuvo problemas para encontrar mujeres en la comunidad local. Para ello, se ha vuelto común ver, en las aldeas agrícolas de la diócesis, esposas extranjeras. La mayoría de ellos provienen de las Filipinas y, por lo tanto, se ha convertido en una necesidad urgente de encontrar una manera conveniente ampliar también a este nuevo tipo de inmigrantes en nuestra pastoral diócesis.

No hay que buscar mucho para encontrar esta tendencia de disminución de los niños en la sociedad japonesa que afecta a las comunidades católicas. Probablemente una excepción son las parroquias de la zona de Tokio, pero la participación en la Misa en una de las parroquias de mi diócesis se ve inmediatamente de que la edad media de la comunidad es bastante alto. Es muy común ver a las personas mayores servir como monaguillos, ya que no hay una generación más joven en la comunidad.

Esta tendencia puede afectar a la propia existencia de parroquias desde un punto de vista financiero, ya que con un menor número de miembros de la comunidad su contribución económica se reducirá drásticamente. Por cierto, este es el mismo problema que el gobierno con el régimen de pensiones, dado que las nuevas generaciones tienen que soportar el peso de la creciente generación de ancianos.

Esto implica también la promoción de las vocaciones, ya que las familias tienden a tener un máximo de un niño o dos. Si usted tiene sólo un hijo, es natural que los padres son reacios a mandarlo al seminario.

En cuanto a nuestros esfuerzos como Iglesia católica japonesa para invertir la tendencia, poco o nada se ha hecho hasta ahora. La razón más obvia de esto es que la mayoría de los matrimonios son entre católicos y no católicos. En estos casos, es difícil convencer a la parte católica que no sigue las enseñanzas de la Iglesia Católica. A veces, un católico se le permite ser tal sólo el tiempo que él o ella participa en las actividades católicas sólo los domingos. Además, dado que la reciente situación económica de Japón no es propicio para la cría de muchos hijos y recuperación de la recesión, es irresponsable para la Iglesia católica imponer una política de más niños, mientras que muchas familias están sufriendo dificultades financieras causadas por la educación niños sin apoyo gubernamental.

* Obispo de Niigata y Presidente de Caritas Japón

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
En Orissa, destruyeron estatuas de la Virgen y del Niño Jesús en Pascua
03/04/2018 10:14
Shaanxi: niña de 12 años vende su cabello para comprar un smartphone y contactar a su madre migrante
08/02/2018 13:00
China, crece la brecha económica entre las provincias
05/11/2019 10:45
Si tiene el período, se puede casar: un juez da la razón a los secuestradores de Huma Younus. Abogada: Es vergonzoso
05/02/2020 17:55