10/03/2015, 00.00
JAPÓN
Enviar a un amigo

Obispo de Niigata: Los 'cristianos ocultos', instan a vivir plenamente la fe

Del 14 al 17 de marzo la Iglesia honra a los fieles japoneses de Nagasaki, sobrevivientes hace dos siglos y medio de la persecución manteniendo unas fuertes creencias católicas sin sacerdotes o misioneros. Mgr. Tarcisio Isao Kikuchi explica a AsiaNews: "Estamos tratando de transportarlos fuera de los libros de historia y hacerlos testigos vivos hoy". Las dificultades de la evangelización del Sol Naciente y la necesidad de testigos en primera persona de los valores del Evangelio.

Niigata (AsiaNews) - La fe de "kakure Kirishitan", o los llamados "cristianos ocultos" de Japón, "tienen que salir de los libros de historia La Iglesia de Japón está trabajando para hacer que se conviertan en testigos vivos, puedan estimular a los católicos contemporáneos pero las dificultades son muchas: aquí es difícil hablar de la religión, cualquier religión, pero para ello hay que trabajar más duro como estos nuestros predecesores". Lo ha dicho ha AsiaNews Mons. Tarcisio Isao Kikuchi, Obispo de Niigata y presidente de la Caritas local, unos días antes del comienzo de las celebraciones que la Iglesia del Sol Naciente dedica a los "cristianos ocultos".

Estas comienzan el 14 de marzo y termina el 17, día en que vamos a celebrar el 250 aniversario de su reaparición. Después de dos siglos y medio de total clandestinidad, de hecho, la comunidad subterránea cristiana en Japón - el "kakure Kirishitan", convertida en el siglo XVI se mantuvo fiel a la Iglesia a pesar de la ausencia total de misioneros, sacerdotes, la libertad o la práctica religiosa - surgió de la oscuridad después de la inauguración de la Iglesia de Oura (cerca de Nagasaki) que el gobierno de Tokio había concedido a los misioneros franceses. Mientras oraba en la iglesia, el 17 de marzo de 1865, p. Petitjean - misionero MEP, que más tarde se convirtió en el primer obispo de Nagasaki - se le unió un pequeño grupo de agricultores locales que le preguntaron si "fuese posible saludar a Jesús y la Santa María" Después de un momento de sorpresa, el sacerdote se hace contar su historia: una gran comunidad cristiana y todavía fiel a Roma estaba presente en el país desde la persecución de 1500.

El Papa Francisco habló varias veces con un gran respeto por este testimonio. Como sacerdote, el futuro Papa tenía la esperanza de ser enviado a una misión en Japón, pero por razones de salud, no pudo irse. Por otra parte, como obispo y cardenal de Buenos Aires ha recordado en varias ocasiones el "gran ejemplo" de la comunidad cristiana en Japón.

Según Mons. Kikuchi "lo que ocurrió en Nagasaki tiene una gran importancia para todos nosotros. Pero para ser justos hay que decir que los japoneses, incluso católicos, creen que es en cierto sentido una fruta sólo en esa zona, considerada durante mucho tiempo 'cristiana'". La mayoría de los católicos japoneses rinde homenaje con amor estos cristianos ocultos, que han pasado dos siglos y medio de persecución sin salir de la fe, pero no se sienten conectados con ellos. Es por eso que estamos buscando como obispos repasar la historia".

El problema no se relaciona únicamente con "kakure kirishitan": "Es muy difícil evangelizar en Japón Los japoneses no están interesados ​​en ninguna religión, y es difícil hablar con la gente. Entonces hay una suerte de crítica en que la Iglesia es demasiado intervencionista. Un buen ejemplo es el mensaje de la Paz en 2015 publicado por los obispos: la mayoría de la gente - incluyendo a los católicos - ha criticado la decisión de hablar de temas políticos".

Por ello, una gran ayuda viene de las obras sociales católicas: "Gracias a ellos, a través del voluntariado, podemos dar a conocer nuestros valores de una manera saludable. El terrible terremoto y el tsunami que azotó el país hace cuatro años han producido muchas tragedias, y lo que hemos hecho y seguimos haciendo con Caritas en las zonas afectadas ha impresionado mucho a la gente. Es el testimonio vivo y real que penetra en los corazones de los japoneses".

Justamente por las víctimas de esta tragedia se dedicará la oración de las "24 horas para el Señor", el día de oración proclamada por el Papa Francisco en su Mensaje para la Cuaresma 2015, que tendrán lugar en todo el mundo: "En mi diócesis decidimos improntar el día de adoración y confesión. Pero el punto principal está relacionado con el cuarto aniversario del tsunami: orar por la paz de las almas de los que murieron, por el bienestar de los supervivientes y de rehabilitación de las zonas afectadas".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Nagasaki, un museo para celebrar los "cristianos ocultos" que permanecieron fieles a Jesús bajo la persecución
13/05/2014
Los Rótulos de Marega, "importantísimos no sólo para la Iglesia, sino para todo el Japón"
29/01/2014
Obispo de Niigata: La Laudato sì es para las generaciones futuras, los pobres y los marginados
20/06/2015
Obispo de Niigata: Pascua, para hacer menos tímida la Iglesia del Sol Naciente
02/04/2015
Obispo de Niigata: Japón construya la paz con el desarrollo, no con las armas
31/07/2015