30/08/2018, 14.28
ISLAM-CAMERÚN
Enviar a un amigo

P. Luca Del Bo: mi vida con los musulmanes, en Camerún y en Francia (I)

de Luca Del Bo

En un África cada vez más amenazada por Boko Haram y por el wahabismo de origen saudita, los imanes piden la colaboración de los cristianos, a fin de mostrar un rostro más fraternal del islam, apostando a la posibilidad de una convivencia entre los diferentes credos. Los jóvenes cameruneses caen en manos del terrorismo islámico, fascinados por las promesas de poder, dinero, armas y mujeres, que esperan recibir. La experiencia de un misionero del PIME.  

Roma (AsiaNews) - El Padre Luca Del Bo, de 44 años, viene de Preganziol (Treviso) y fue ordenado sacerdote del PIME en el año 2006. Antes de ser destinado a Camerún como misionero, estudió francés durante un año, en Bélgica y en Francia. Desde el 2 de septiembre de 2007 se instaló en el norte de Camerún, donde estudia la lengua vehicular, el idioma fula. Hasta el año 2015 trabajó en una misión en Chad, para la cual trabajó codo a codo con la diócesis de Treviso.   Luego lo enviaron al norte, a Maroua, para continuar trabajando en el diálogo con los musulmanes, los protestantes y con las autoridades del lugar. El diálogo con los musulmanes había sido iniciado previamente por otro sacerdote del PIME, el Pbro. Giuseppe Parietti. Además de proseguir con su trabajo, se percató de la necesidad urgente de fortalecer los lazos de amistad entre cristianos y musulmanes, dada la creciente influencia de la guerrilla de Boko Haram. Mientras está de paso por Italia con ocasión de las vacaciones,  él cuenta a AsiaNews cómo ha sido su experiencia viviendo con los musulmanes en el norte de Camerún, y cómo fue estudiar en París, en una universidad que es propiedad de los Hermanos Musulmanes, una agrupación cada vez más poderosa en Europa. A continuación, entregamos a los lectores la Primera Parte de su testimonio.

 

En el norte de Camerún, donde vivo, las estadísticas dicen que los musulmanes representan entre el 80 y 90% de la población. En realidad, esto no es cierto. En Maroua, si uno va a la ciudad, los musulmanes son el 50%: el resto son cristianos (30%) y animistas. Cuando se sale de la ciudad, el porcentaje varía: los musulmanes tienden a disminuir, y aumentan cristianos y animistas. Esto se debe a que los musulmanes se concentran fundamentalmente allí donde está el comercio. Si uno pasea por la zona encontrará mezquitas, pero éstas se encuentran vacías y abandonadas. Por lo que me dicen, éstas son financiadas por Arabia Saudita y por Egipto. O bien, son fruto de la devoción de musulmanes del lugar, que construyen mezquitas porque un hadiz dice que si construyes una mezquita, irás al paraíso.  Normalmente, son los grandes comerciantes los que construyen una mezquita sobre las calles principales de las zonas comerciales, a modo de buena obra. Pero lo cierto es que duran poco y que rápidamente terminan abandonadas y en ruinas.  

 

El islam en Camerún

Cuando llegué a Camerún, al principio, el islam era muy moderado. En la misma familia convivían musulmanes, cristianos, miembros de religiones tradicionales. Y también llegaban a mis oídos bellas historias de amistad, de intercambio y ayuda con los imanes. Pocos años después, la situación fue cambiando. Según los imanes de edad más avanzada, la causa de ello es que los jóvenes que se forman en el islam estudian en Medina o en La Meca, y por ende, son educados en el marco de la ideología wahabita. Cuando regresan, predican de manera dura y agresiva. Si la mitad de la familia no es musulmana, tiende a convertirse al islam.

La influencia de Boko Haram se inició en el año 2009. En el 2010 su influencia se vio reforzada, y fue allí cuando las autoridades locales comenzaron a  tomar distancia del islam guerrero. Los imanes de la comunidad musulmana incluso pidieron ayuda a los cristianos, entablando una colaboración más fuerte, para dar a entender a los musulmanes que el islam es distinto [a lo que propone Boko Haram], y haciendo comprender -a las comunidades musulmanas, a las cristianas y a las autoridades- que el islam no se corresponde con su versión wahabita- Algunos sacerdotes católicos, junto a protestantes y ortodoxos, crearon “La maison de la rencontre” (La casa del encuentro). Una de las mayores obras que ha llevado adelante esta casa es una biblioteca, para formar a los musulmanes en el islam; a pesar de estar muy bien equipada, prácticamente no se la utiliza. Pero así todo, en este sitio se hacen encuentros con jóvenes, porque la mayor necesidad de la comunidad musulmana es enseñarles a vivir un islam moderado, de hermandad y de paz, y no aquél que propone Boko Haram. Este grupo tiene mucho poder: ofrecen dinero, armas y mujeres. Pero la guerra conduce a la muerte, y eso produce, como consecuencia, una rotación continua entre sus filas. Para nosotros y para los imanes, es urgente detener el reclutamiento y es ahí donde trabajamos: se trata de convencer a los jóvenes de que no adhieran al islam wahabita  (v. foto n. 3).

 

(Fin de la primera parte de la nota en tres partes)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
P. Del Bo: La colonización islámica de Europa. Pero para nosotros, es importante el diálogo (III)
03/09/2018 17:12
P. Luca del Bo: La escuela donde los Hermanos musulmanes islamizan a los jóvenes (II)
31/08/2018 16:32
Pobreza, fanatismo y ganas de venganza: las bases de Boko Haram en Camerún
12/09/2014
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18