20/09/2019, 11.22
RUSIA
Enviar a un amigo

P. Viktor Grigorenko: la misericordia y la conciencia para con los jóvenes de Moscú

de Stepan Chebrets

El sacerdote, uno de los seguidores más cercanos del mártir Pbro. Alexandr Men, se cuenta entre los firmantes de la carta abierta en defensa de los arrestados por la manifestaciones de Moscú. “Todo sacerdote es al mismo tiempo un buen ciudadano, que se preocupa por la vida de su país”. “Debemos trabajar con los jóvenes, es una cuestión fundamental”.

Sergiev-Posad (AsiaNews) – La carta abierta de los sacerdotes rusos en defensa de los arrestados por las manifestaciones de Moscú, está creando sobresaltos en el seno de la ortodoxia rusia. Hemos podido conversar con uno de los firmantes. Se trata del protoierej Viktor Grigorenko (foto 1), párroco de la iglesia de San Sergio, en Semkhoz (foto 2), una zona de Sergiev-Posad. La iglesia fue construida en el sitio donde, en 1990, fue asesinado el Padre Aleksandr Men, gran predicador de la época soviética y mártir de la nueva Rusia. El P. Viktor es uno de sus seguidores más cercanos. A continuación, brindamos una síntesis de sus reflexiones.

.

La iniciativa de la carta abierta

Ésta ha sido una reacción natural de los sacerdotes frente a lo que sucedió, con el deseo de hacer algo por las personas detenidas, que, a nuestro modo de ver, han visto violados sus derechos. Pienso que en situaciones de este tipo a muchos otros sacerdotes se les habría ocurrido hacer lo mismo. Uno de los jóvenes [que luego fue arrestado- ndr] exhibía un cartel con el eslogan de la “Misericordia es todo a lo que aspiramos”; son palabras del Padre Aleksandr Men, y nosotros respondimos a ese llamado.  

Nuestra carta no es una iniciativa política, sino una reacción ante la ilegalidad que, a nuestro modo de ver, se está encumbrando, y lo digo con toda la cautela que el caso merece. No debemos permanecer indiferentes, no podemos callar cuando surgen situaciones en las que es necesario interceder por nuestros ciudadanos en dificultades. Todo sacerdote es al mismo tiempo un buen ciudadano, que siente preocupación por la vida de su país. 

La reacción de la Iglesia

Cada sacerdote ha expresado simplemente su opinión personal, y estas opiniones fueron sintetizadas en la carta abierta. Vemos que son muchos los sacerdotes de la Iglesia ortodoxa rusa que adhieren a ella: al principio eran 35, creo que ahora ya son más de 100… 

Según entiendo, la cúpula eclesiástica nos acusa de haber sobrepasado el límite de la neutralidad política, pero esto queda en la conciencia de quien nos acusa. Muchos parroquianos me han dicho que no hemos hecho un gesto heróico, sino que ha sido la reacción normal de un sacerdote ortodoxo. Yo no tengo ninguna intención de alimentar contraposiciones entre quien ha firmado y quien no, quizás alguno prefirió reunirse a rezar, y ésta también es una reacción importante. La Iglesia somos todos, cada sacerdote representa a su obispo y por esto decimos, a título personal, que invocamos la misericordia, viendo en esto un deber sacerdotal. 

Mentiras y falsos testimonios

Yo confieso a muchísimas personas, es mi tarea como sacerdote, y sé muy bien lo que digo, y lo que dicen muchos de mis hermanos sacerdotes. Ante todo, debemos resistirnos a la mentira y al falso testimonio. Es muy importante, no podemos ignorar estos graves pecados de la sociedad civil: hay mucha mentira, por ejemplo, cuando hay elecciones. Yo soy un simple sacerdote, no puedo demostrarlo con documentos, pero puedo decir con certeza que en nuestra provincia de Sergiev-Posad, las elecciones se desarrollan con un gran número de fraudes y declaraciones falsas. De esto, los responsables son claramente aquellos que empujan a otros a cometer tales acciones, pero es claro que se violan preceptos y un sacerdote no puede callar sobre esto. Si uno se dice cristiano, no puede obrar contra los preceptos, y si los incumple, nosotros le daremos la bienvenida, cuando quiera arrepentirse. 

Los jóvenes y la palabras del Padre Men

Hoy en día, los jóvenes leen muy poco, es un pecado, pero siempre hay alguien que reflexiona sobre su vida, y quizás lee algo, aún cuando no sea en formato de libro, a través de Internet… Estos chicos leen lo que les sirve a ellos, lo que necesita su alma; y si son pocos, esto también es culpa nuestra, de los sacerdotes. Tenemos que trabajar con los jóvenes, es una cuestión fundamental. La gente viene a la iglesia por muchas razones, incluso debido a una enfermedad y por el sufrimiento, la cuestión no son los eslóganes, sino la realidad que se vive, basta con mirar la televisión. 

La publicidad de la Pepsi-Cola nuestra es “¡Toma todo de la vida!” , que también es una invitación a la que muchos tratan de orientarse. La publicidad es como el “panem et circenses” de los tiempos antiguos; el pan, digamos que más o menos lo tenemos, pero no se alimenta el espíritu, la atmósfera en la que vivimos está en contra de la Iglesia y de nuestras prédicas. Nosotros pedimos respetar los mandamientos divinos, pero la conciencia de las personas está como narcotizada, adormecida. Si miramos el sistema judicial, surgen muchos interrogantes en las personas, una vez que comienzan a pensar por sí mismas. 

Unidad contra la mentira 

Veo que entre los que han suscrito esta carta se ha creado un espíritu de unidad, la unidad contra la mentira. Me alegra ver que haya personas que no tienen miedo, a pesar de todo. Hace poco, muchas personas de la administración trataron de intimidarme, cuando me pronuncié contra la descarga de residuos en nuestra ciudad. Hoy, más que nunca, hay quien nos ve como una amenaza, en lugar de vernos como un recurso y un apoyo. Hay un intento se sofocarnos, pero esto no es posible, tarde o temprano estas preguntas de la gente surgen y mientras más las aplastas, más estallan. También he colaborado con la Consejería de Cultura de la Comuna, y las presiones, realmente son muchas… 

Muchos me han preguntado si no tememos que haya persecuciones a raíz de la carta abierta. Es una pregunta provocadora, hemos obrado como sacerdotes normales; espero que algún obispo también firme nuestra petición. Lamentablemente, las autoridades muchas veces tratan de manipularnos, quizás para sacar partido en los períodos electorales, y esto no puede no generar protestas: no se puede tratar a las personas como esclavos y pretender decidir sobre su destino incluso obligándoles a dar falso testimonio. 

Nuestra vida pasa muy rápidamente y para cada uno llegan momentos en los que no se puede contener los propios sentimientos. Es lo que se llama conciencia, no es una manifestación ideológica, sino la expresión abierta del punto de vista propio, algo tan normal, que me resulta extraño que alguien la condene.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Moscú, la iglesia de los Santos Cosme y Damián, refugio de los manifestantes de la oposición
29/07/2019 11:49
Chapnin: La carta de los sacerdotes ortodoxos, en defensa de los jóvenes manifestantes arrestados
19/10/2019 15:48
Sacerdotes rusos en defensa de los derechos de los manifestantes arrestados
19/09/2019 11:04
Moscú clama a coro con Beijing: hay ‘injerencias del extranjero en las manifestaciones’
14/08/2019 14:01
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00