07/05/2019, 20.59
MACEDONIA - VATICANO
Enviar a un amigo

Papa en Macedonia: como la Madre Teresa, no tengáis miedo de soñar en grande

Un encuentro interreligioso con los jóvenes y uno con los sacerdotes concluyó el día de Francisco en Skopje. "Pensad en Madre Teresa. Cuando vivía aquí no se imaginaba cómo sería su vida, pero no dejó de soñar y de esforzarse por descubrir siempre el rostro de su gran amor, Jesús, en todos aquellos que estaban al borde del camino".

Skopje (AsiaNews) - No tengáis miedo de soñar en grande, ni de la magnitud de los problemas que se ponen delante. Es el mensaje que el Papa Francisco dirigió a jóvenes de diferentes religiones del norte de Macedonia y a sacerdotes y religiosos católicos en las dos últimas citas de la visita a este país.

Y también en los últimos encuentros, como ya esta mañana, trajo el ejemplo de la Madre Teresa que "no dejó de soñar", les dijo a los jóvenes y ". La historia la escriben esas personas que no tienen miedo a gastar su vida por amor", les ha dicho a los sacerdotes preocupados porque "somos pocos" y las obras son muchas.

El de los jóvenes fue un encuentro ecuménico e interreligioso. Francisco respondió a las preguntas de una joven musulmana, una joven católica griega y una pareja de católicos y ortodoxos, que hablaban de temores y esperanzas, de preocupación por los sueños quizás demasiado audaces. "Soñar nunca es demasiado", la respuesta de Francisco, porque "Uno de los principales problemas de la actualidad y de tantos jóvenes es que han perdido la capacidad de soñar". "Y cuando una persona no sueña, cuando un joven no sueña, ese espacio es ocupado por el lamento y la resignación. «Esto lo dejamos para aquellos que siguen a la “diosa lamentación”, que es un engaño: te hace tomar el camino equivocado".

"En este país hay una hermosa tradición, la de los artesanos escultores, hábiles en tallar y trabajar la piedra. Es necesario ser como esos artistas y convertirnos en buenos escultores de los propios sueños. Un escultor toma la piedra en sus manos y lentamente comienza a darle forma y a transformarla, con dedicación y esfuerzo, y sobre todo con muchas ganas de ver cómo esa piedra, por la que nadie daría nada, se convierte en una hermosa obra de arte. «Los sueños más bellos se conquistan con esperanza, paciencia y empeño, renunciando a las prisas. Al mismo tiempo, no hay que detenerse por inseguridad, no hay que tener miedo de apostar y de cometer errores. Sí hay que tener miedo a vivir paralizados, como muertos en vida, convertidos en seres que no viven porque no quieren arriesgar, porque no perseveran en sus empeños o porque tienen temor a equivocarse. Aun si te equivocas siempre podrás levantar la cabeza y volver a empezar, porque nadie tiene derecho a robarte la esperanza» (Exhort. apost. postsin. Christus vivit, 142). No tengáis miedo de volveros artesanos de sueños y esperanza".

"Pensad en Madre Teresa. Cuando vivía aquí no se imaginaba cómo sería su vida, pero no dejó de soñar y de esforzarse por descubrir siempre el rostro de su gran amor, Jesús, en todos aquellos que estaban al borde del camino. Ella soñó a lo grande y por eso también amó a lo grande. Tenía los pies bien plantados aquí, en su tierra, pero no estaba con los brazos cruzados. Quería ser “un lápiz en las manos de Dios”. Ese fue su sueño artesanal. Lo ofreció a Dios, creyó, sufrió, no renunció nunca. Y Dios comenzó a escribir páginas inéditas y asombrosas con ese lápiz".

Finalmente, una recomendación para escuchar a los ancianos, que son "las raíces" y tener cuidado con el peligro de la "colonización cultural", hija de la economía moderna.

De la Madre Teresa también habló en el encuentro con los sacerdotes acompañados por sus familiares y con religiosos, que tuvo lugar en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús.

"En muchas situaciones - les dijo - Sentimos la necesidad de hacer números: comenzamos a mirar cuantos somos… y somos pocos, después vemos la cantidad de casas y obras que hay que sostener… y son muchas… Podríamos seguir enumerando las múltiples realidades en las que experimentamos la precariedad de recursos que poseemos para llevar adelante el mandato misionero que nos fue confiado. Cuando esto sucede pareciera que el balance está siempre en “números rojos”. Es cierto, el Señor nos dijo: si quieres construir una torre, calcula los gastos «no sea que, una vez puestos los cimientos, no puedas acabar» (Lc 14,29).

Pero el “hacer números” nos puede llevar a la tentación de mirarnos demasiado a nosotros mismos, y encorvados sobre nuestra realidad y miserias podemos terminar casi como los discípulos de Emaús, proclamando el kerigma con nuestros labios mientras nuestro corazón se encierra en un silencio marcado por una sutil frustración que le impide sentir a Aquel que camina a nuestro lado que es fuente de gozo y alegría. “Hacer números” es necesario siempre que nos ayude a descubrir y a ponernos en contacto con tantas vidas y situaciones que a diario tienen dificultad para hacer cuadrar los números: familias que no pueden salir adelante, personas ancianas y solas, enfermos postrados en cama, jóvenes entristecidos y sin futuro, pobres que nos recuerdan lo que somos; una Iglesia de mendicantes necesitados de la misericordia del Señor. Sólo es lícito “hacer números” si esto nos permite ponernos en movimiento para volvernos solidarios, atentos, comprensivos y solícitos para tocar los cansancios y la precariedad en la que están sumergidos tantos hermanos nuestros y necesitados de una Unción que los levante y los cure en su esperanza".

“No quisiera abusar de su imagen, pero precisamente esta tierra ha sabido regalarle al mundo y a la Iglesia, en la Madre Teresa, un signo concreto de cómo la precariedad de una persona, ungida por el Señor, fue capaz de impregnarlo todo cuando el perfume de las bienaventuranzas se derramó sobre los pies cansados de nuestra humanidad. Cuántos encontraron calma gracias a la ternura de su mirada, se sintieron confortados con sus caricias, aliviados con su esperanza y alimentados con la valentía de su fe capaz de hacer sentir a los más olvidados que Dios no los olvidaba. La historia la escriben esas personas que no tienen miedo a gastar su vida por amor: cada vez que lo habéis hecho con el más pequeño de mis hermanos, a mí me lo habéis hecho (cf. Mt 25,40).”

Al final del encuentro con sacerdotes y religiosos, el Papa bendijo la primera piedra del santuario de San Pablo y fue al aeropuerto de Skopje para irse del norte de Macedonia. El regreso a Roma está programado para las 8.30 pm.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa en Macedonia: Madre Teresa, voz orante de los pobres
07/05/2019 15:07
Papa en Macedonia: Madre Teresa, voz orante de los pobres
07/05/2019 13:07
En mayo el Papa visitará la ciudad natal de Madre Teresa
13/12/2018 16:12
Papa: Queridos jóvenes, caminen juntos, en la caridad, rumbo al próximo Sínodo
12/08/2018 13:39
Papa: en el recuerdo del viaje las hermanas de Madre Teresa y el patriarca Neofit
08/05/2019 15:35