29/03/2017, 14.42
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Es una “obligación imperativa y urgente” proteger a los civiles atrapados en Mosul

Nuestra “gran esperanza” que ha fundamentado en la fe y en la promesa “no de uno cualquiera, sino de Dios”. “Pidamos  hoy al señor la gracia de permanecer firmes no tanto en nuestras seguridades, sobre nuestras capacidades, sino sobre la esperanza que nace de la promesa de Dios”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)-  Es “una obligación imperativa y urgente “proteger a los civiles atrapados en Mosul. Es el pedido lanzado hoy por el Papa Francisco al finalizar la audiencia general cuando ha saludado a la delegación de la sobreintendencia iraquíes compuesta por representantes de diversos grupos religiosos. “La riqueza de la querida nación iraquí-dijo- está propio en este mosaico que representa la unidad en la diversidad, la fuerza en la unión, la prosperidad en la armonía. Queridos hermanos, os aliento a ir adelante sobre este camino y los invito a rezar para que Irak encuentre en la reconciliación y en la armonía entre sus diversos componentes étnicas y religiosas, la paz, la unidad y la prosperidad. Mi pensamiento-agregó aún- va a las poblaciones civiles atrapadas en los barrios occidentales de Mosul y a los evacuados por causa de la guerra, a los cuales me siento unido en el sufrimiento, a través de la oración y la cercanía espiritual. En el expresar un profundo dolor por las víctimas del sangriento conflicto, renuevo a todos el pedido que se comprometan con todas las fuerzas en la protección de los civiles, cual obligación imperativo y urgente”.

Precedentemente, a las 30 mil personas presentes en la plaza de san Pedro, Francisco había hablado de nuestra “gran esperanza” que fundamentó en la fe y en la promesa “no de uno cualquiera sino de Dios”.

El Papa, comentó un pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos que hemos apenas escuchado nos da un gran don, en particular allí donde dice que Abraham creyó en Dios “que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen (Rm 4,17); y luego precisa: “Él no vaciló en la fe, viendo ya como muerto su propio cuerpo y muerto el seno de Sara” (Rm 4,9). “El pasaje de la carta de san Pablo-dijo- no da un gran don. De hecho, estamos acostumbrados a reconocer en Abraham a nuestro padre en la fe; hoy el Apóstol nos hace comprender que Abraham es para nosotros padre de la esperanza; no sólo padre en la fe, sino padre en la esperanza. Y esto porque en su historia podemos ya aprehender un anuncio de la Resurrección, de la vida nueva que vence el mal y la misma muerte”.

 “El Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que hace salir de la desesperación y de la muerte, el Dios que llama a la vida. En la historia de Abraham todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se hace profecía. Y lo hace para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua. Dios de hecho, «resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesús» (Rom 4,24), para que también nosotros podamos pasar en Él de la muerte a la vida. Y de verdad entonces Abraham puede bien llamarse «padre de muchos pueblos», en cuanto resplandece como anuncio de una humanidad nueva – nosotros – rescatada por Cristo del pecado y de la muerte e introducida una vez para siempre en el abrazo del amor de Dios”.

“A este punto,- recordó- Pablo nos ayuda a poner en evidencia el vínculo estrecho entre la fe y la esperanza. Él de hecho afirma que Abraham «creyó, esperando contra toda esperanza» (Rom 4,18). Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en que esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara. Era el final para ellos, no podían tener hijos y ahí, en esa situación, Abraham cree y tuvo esperanza contra toda esperanza. ¡Y esto es grande! La gran esperanza hunde sus raíces en la fe, y justamente por esto es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se funda en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios. También en este sentido, entonces, estamos llamados a seguir el ejemplo de Abraham, quien, a pesar de la evidencia de una realidad que parece destinada a la muerte, confía en Dios, «plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete» (Rom 4,21). Me gustaría hacerles una pregunta, ¿eh?: ¿Nosotros, todos nosotros, estamos convencidos de esto? ¿Estamos convencidos que Dios nos quiere mucho y que todo aquello que nos ha prometido está dispuesto a llevarlo a cumplimiento? Pero Padre, ¿Cuánto debemos pagar por esto? (El Señor responde): “Hay un precio: abrir el corazón”. Abran sus corazones y esta fuerza de Dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y les enseñará que cosa es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto”.

“Me gustaría- agregó- hacerles una pregunta: ¿Todos nosotros, estamos convencidos de esto? ¿Estamos convencidos que Dios nos ama y que todo aquello que nos ha prometido está dispuesto a llevarlo a cumplimiento? Pero Padre, ¿cuánto debemos pagar por esto? ‘Hay un precio: abrir el corazón’ Abrir nuestros corazones a esta fuerza de dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y os enseñará qué es la esperanza. ¡Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y ël hará el resto. Esta es la paradoja y al mismo tiempo el elemento más fuerte, más alto de nuestra esperanza”. Una esperanza fundada sobre una promesa que desde el punto de vista humano parece incierta e imprevisible, pero que no falla ni siquiera frente a la muerte, cuando el que promete es el Dios de la Resurrección y de la vida. Esto no lo promete un cualquiera, ¡No! El que lo promete es el Dios de la Resurrección y de la vida”.

Queridos hermanos y hermanas-concluyó- pidamos hoy al Señor la gracia de permanecer instaurados no tanto en nuestras seguridades, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que surge de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abraham. Cuando Dios promete, lleva a cumplimiento aquello que promete. Jamás falta a su palabra. Y entonces nuestra vida asumirá una luz nueva, en la conciencia de que Quien ha resucitado a su Hijo, resucitará también a nosotros y nos hará de verdad una cosa sola con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe. Todos nosotros creemos. Hoy estamos todos en la plaza, alabemos al Señor, cataremos el Padre Nuestro, luego recibiremos la bendición… pero esto pasa. Pero esto, también, es una promesa de esperanza. Si nosotros hoy tenemos el corazón abierto, les aseguro que todos nosotros nos encontraremos en la plaza del Cielo por siempre, que no pasa nunca. Y esta es la promesa de Dios. Y esta es nuestra esperanza, si nosotros abrimos nuestros corazones. Gracias.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Papa: No hay un cristiano sin pueblo, es decir, sin la Iglesia
15/05/2014