25/02/2019, 13.22
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Las máquinas son útiles, pero no piensan

Francisco recibe a los participantes de la Asamblea Plenaria de la Academia Pontificia para la Vida, reunidos en sesión plenaria para discutir sobre “Roboética. Personas, máquinas y salud”. La tecnología “es útil, si está al servicio del hombre; las máquinas deben ser usadas para el desarrollo de la sociedad y del planeta”. 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “Los dispositivos artificiales que simulan las capacidades humanas, en realidad, carecen de calidad humana. Hay que tenerlo en cuenta para orientar su regulación de uso y la investigación misma, hacia una interacción constructiva y equitativa entre los seres humanos y las últimas versiones de las máquinas. Las máquinas, de hecho,  se propagan en nuestro mundo y transforman radicalmente el escenario de nuestra existencia. Si [conseguimos] tener en cuenta estas referencias, [incluso] en los hechos,  el extraordinario potencial de los nuevos descubrimientos puede irradiar sus beneficios a cada persona y a toda la humanidad”. Fueron las palabras pronunciadas esta mañana por el Papa Francisco, al recibir a los participantes de la Asamblea Plenaria de la Academia Pontificia para la Vida, que este año celebra el 25to aniversario de su nacimiento.

El pontífice comenzó su discurso agradeciendo a los presentes y a los miembros de la Academia que –en estos primeros 25 años de actividad- ha desarrollado un “servicio competente” con “compromiso generoso” para la protección y promoción de la vida humana. Enseguida, Francisco abordó el tema central de la asamblea: “Roboética. Personas, máquinas y salud”.

Vivimos en un mundo lleno de contrastes, subraya el Papa, donde se perfila “una paradoja dramática: precisamente cuando la humanidad cuenta con la capacidad científica y técnica de lograr un bienestar equitativamente generalizado, según el mandato de Dios, observamos en cambio una exacerbación de los conflictos y un aumento de la desigualdad. El mito iluminista del progreso disminuye y la acumulación de potencialidades que la ciencia y la tecnología nos han brindado no siempre obtiene los resultados deseados. En efecto, por un lado, el desarrollo tecnológico nos ha permitido resolver problemas que eran insuperables hasta hace unos años, y estamos agradecidos a los investigadores que han conseguido estos resultados; por otro lado, han surgido dificultades y amenazas, a veces más insidiosas que las anteriores.”.

Este “ser capaces de hacer”, agrega, “corre el riesgo de ocultar a quien hace y el por quien se hace.  El sistema tecnocrático basado en el criterio de eficiencia no responde a las preguntas más profundas que se plantea el hombre; y si, por una parte, no es posible prescindir de sus recursos, por la otra ese sistema impone su lógica a quien lo utiliza. Y, sin embargo, la técnica es característica del ser humano. No debe entenderse como una fuerza ajena y hostil,  sino como un producto de su ingenio mediante el cual satisface sus necesidades vitales  y las de los demás. Es, por lo tanto, un modo específicamente humano de habitar el mundo”.

Sin embargo, esto conlleva un grave problema: “en lugar de entregar a la vida humana las herramientas que mejoran su cuidado, existe el riesgo de dar vida a la lógica de los dispositivos que deciden su valor. Este vuelco está destinado a producir resultados nefastos: la máquina no se limita a conducirse sola, sino que termina conduciendo  al hombre. La razón humana se reduce así a una racionalidad alienada de los efectos, que no puede considerarse digna del hombre.”.

Tras condenar los graves daños provocado al ambiente, generados por esta carrera feroz por la innovación, Francisco recordó el mensaje que enviara al Foro Davos en enero de 2018: “La inteligencia artificial, la robótica y otras innovaciones tecnológicas deben emplearse de tal manera que contribuyan al servicio de la humanidad y a la protección de nuestra casa común, en lugar de lo contrario, como algunos análisis, lamentablemente, prevén. " (Mensaje al Foro Económico Mundial en Davos, 12 de enero de 2018). La dignidad inherente de cada ser humano debe colocarse firmemente en el centro de nuestra reflexión y de nuestra acción.”.

Por otro lado, el Papa agregó, que “el riesgo de que el hombre sea ‘tecnologizado’, en lugar de la técnica humanizada, ya es real: a las llamadas "máquinas inteligentes" se atribuyen apresuradamente las capacidades que son propiamente humanas. Necesitamos entender mejor qué significan, en este contexto,  la inteligencia, la conciencia, la emocionalidad, la intencionalidad afectiva y la autonomía de la acción moral. Los dispositivos artificiales que simulan las capacidades humanas, en realidad, carecen de calidad humana. Hay que tenerlo en cuenta para orientar su regulación de uso y la investigación misma, hacia una interacción constructiva y equitativa entre los seres humanos y las últimas versiones de las máquinas. Las máquinas, de hecho,  se propagan en nuestro mundo y transforman radicalmente el escenario de nuestra existencia. Si [conseguimos] tener en cuenta estas referencias, incluso en los hechos,  el extraordinario potencial de los nuevos descubrimientos puede irradiar sus beneficios a cada persona y a toda la humanidad”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Rabino argentino: la inteligencia viene de Dios, no de las máquinas
27/02/2019 13:56
Doctor Carvalho: Usar los robot en favor de la humanidad, no en las guerras
26/02/2019 12:43
Bartolomé: un rol fundamental de las religiones per crear comunión entre los pueblos
05/12/2016 17:00
Católico arrestado por cultivar cannabis para tratar a su esposa en fase terminal
08/04/2017 12:24