25/08/2019, 14.38
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: No hay números cerrados en el Paraíso, pero la puerta es estrecha

En el Ángelus, el Papa Francisco subraya que “para salvarse, es necesario amar a Dios y al prójimo, ¡y esto no es cómodo! Es una ‘puerta estrecha’. María es la ‘Puerta del cielo’; una puerta que reproduce exactamente la forma de Jesús: la puerta del corazón de Dios, exigente, pero abierto a todos”. El llamado a salvar el Amazonas de los incendios.

 

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – “¡No hay un ‘número cerrado’ en el Paraíso! Pero se trata de cruzar desde ahora la puerta justa, que está, es para todos, pero es estrecha”. Lo dijo el Papa Francisco en su reflexión, antes del rezo del Ángelus junto a los peregrinos reunidos en la plaza San Pedro. Inmediatamente luego del Ángelus, el pontífice hizo un llamado a detener los incendios en la selva amazónica.

El Papa comentó el Evangelio del domingo (21o del Tiempo Ordinario, ciclo C, Lucas 13, 22-30): al responder a alguien que le pregunta si “¿son pocos?” los que se salvan, Jesús “invierte la pregunta -que apunta más a la cantidad: ‘¿son pocos?...’-y, en cambio, coloca la respuesta en el plano de la responsabilidad, invitándonos a usar bien el tiempo presente. En efecto, dice: «Esfuércense para entrar por la puerta estrecha, porque les digo que muchos intentarán entrar, pero no lo lograrán» (v. 24)”.

“Jesús -continuó- nos dice las cosas como son: el paso es estrecho. ¿En qué sentido? En el sentido de que para salvarse es necesario amar a Dios y al prójimo, ¡y esto no es cómodo! Es una ‘puerta estrecha’ porque es exigente, el amor es exigente siempre, requiere trabajo, incluso más, ‘esfuerzo’, es decir, una voluntad resuelta y perseverante de vivir según el Evangelio. San Pablo lo llama «el buen combate de la fe» (1Tm 6,12). Se necesita el esfuerzo de todos los días, de todo el día, para amar a Dios y al prójimo”. 

Luego, al explicar la parábola, en la cual el dueño de casa cierra la puerta a aquellos que se quedaron fuera y son rechazados, Francisco dijo: “Estas personas tratan de hacerse reconocer, recordando al dueño de casa que han comido y bebido con él y que escucharon sus enseñanzas en público (cfr v. 26). Sin embargo, el Señor repite que no los conoce, y los llama «actores de injusticia». ¡He aquí el problema! El Señor nos reconocerá, no por nuestros títulos,... los títulos no cuentan: el Señor nos reconocerá solo por una vida humilde y buena, una vida de fe que se traduce en obras”. 

“Para nosotros, los cristianos -concluyó-, esto significa que se nos llama a instaurar una verdadera comunión con Jesús, rezando, yendo a la iglesia, acudiendo a los Sacramentos y alimentándonos con su Palabra. Esto nos mantiene en la fe, alimenta nuestra esperanza, reaviva la caridad, Y así, con la gracia de Dios, podemos y debemos consumir nuestra vida por el bien de los hermanos, luchar contra cualquier forma de mal y de injusticia. Que la Virgen María nos ayude en esto. Ella cruzó la puerta estrecha que es Jesús. Lo recibió con todo el corazón y lo siguió todos los días de su vida, incluso cuando no entendía, incluso cuando una espada le atravesaba el alma. Por eso, invocamos a ella, como ‘Puerta del cielo’; una puerta que reproduce exactamente la forma de Jesús: la puerta del corazón de Dios, exigente, pero abierto a todos”. 

Luego de la oración mariana y de algunos saludos, el pontífice expresó su preocupación y la de “todos” por los incendios que se han extendido en la selva amazónica. En este momento, según la estadísticas, hay más de 2500 incendios en la cuenca del Amazonas; no queda claro si éstos son de tipo doloso o se deben al aumento de temperaturas y al cambio climático. Presionado por la opinión pública internacional, hace tres días, el presidente brasileño Jair Bolsonaro envió decenas de miles de militares para detener los incendios y vigilar el área. “Roguemos -dijo el Papa- para que, con el esfuerzo de todos, [estos incendios] sean controlados cuanto antes. Ese pulmón verde es vital para nuestro planeta”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Navidad en Mumbai, llevar a Jesús entre los leprosos de la Puerta del Cielo
17/12/2014
Papa a los cistercienses: De vuestros claustros silenciosos, la plegaria incesante por la Iglesia y por el mundo
23/09/2017 14:16
Sínodo de la Amazonia: Los nuevos caminos y los males pastorales (Segunda Parte)
11/10/2019 12:52