10/05/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Pablo Vi será beatificado el 19 de octubre

El Papa Francisco autorizó la publicación que reconoce como milagrosa la curación de un niño aún no nacido que sucedió en EEUU en el año 2001

Ciudad del Vaticano (AsiaNews)- Pablo Vi será beatificado el 19 de octubre. La noticia circulaba de hace días, encuentra confirmación hoy en la decisión del Papa Francisco que autorizó a la Congregación para la causa de los santos a hacer conocer la fecha, después de haber autorizado la publicación de un decreto que se refiere al "milagro atribuido a la intercesión de venerable Siervo de Dios, Pablo Vi (Juan Bautista Montini). Sumo Pontífice; nacido en Concesio (Brescia-Italia) el 26 de septiembre de 1987 y muerto el 6 de agosto en Castelgandolfo (Italia). Fue Benedicto XVI quien reconoció las "virtudes heroicas" del Papa Montini el 20 de diciembre de 2012.

El milagro al cual se hace referencia es la curación inexplicable de un niño aún no nacido. El hecho sucedió en los EEUU en el año 2001: un feto al quinto mes de gestación se encontraba en condiciones críticas por la rotura de la vejiga fetal, la presencia de líquido en el abdomen, la ausencia de líquido en el saco amniótico. El diagnóstico había declarado la previsible muerte del niño en el seno materno o gravísimas malformaciones futuras y había aconsejado también la interrupción del embarazo. La mamá rechazó y bajo la sugerencia de una monja italiana que la había conocido, se dirigió con la oración y bajo la intercesión del Papa Montini. Sucesivos análisis mostraron un mejoramiento de la situación y el nacimiento fue a los 8 meses y por cesárea, y el niño en buenas condiciones generales. El niño, del cual todavía no se revela el nombre por respeto a su privacidad, ahora es un adolescente y conduce una vida normal.  

Poco entendido y por lo tanto también poco amado, Pablo VI fue un gran reformador de la Iglesia. A él se le debe el cumplimiento del Concilio Vaticano II, con la aprobación de documentos como la "Lumen Gentium" (sobre la Iglesia), la "Sacrosantum Concilium" (sobre la renovación litúrgica), la "Gaudium Spes" (sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo), la "Unitatis redintegratio"" (sobre el ecumenismo), la "Dignitatis Humanae" (sobre la libertad religiosa).

A él se deben la institución del Sínodo de los obispos (1965), el Concejo para los laicos (1967), la Comisión "Justitia et Pax" (1967), el Secretariado para los no cristianos (1964) y el de "Los no creyentes" (1965) y la Comisión teológica Internacional (1969).

Quedará como hecho fundamental en la historia de las religiones el abrazo con el Patriarca Atenágoras, en Jerusalén, durante su viaje a Tierra Santa en 1964 que llevó a que el año sucesivo surgiera la declaración común con la revocación de las excomuniones que ambas Iglesias se habían aplicado en el año 1054, inicio de nuevas relaciones entre católicos y ortodoxos.

Significativos también los gestos como renuncia a la tiara pontificia, puesta en venta en 1964 para ayudar a los necesitados, el regalo a Madre Teresa durante el viaje a India en 1964 del automóvil que había usado en esos días, la abolición en 1966 del Índice para los libros prohibidos, y en 1968 de la nobleza pontificia y en 1970 (centenario de la toma de Roma) de los cuerpos armados pontificios.

También es de Pablo Vi la institución en 1967 de la Jornada mundial de la paz, celebrada por la primera vez al inicio de 1968. La noche de Navidad de aquel año celebró la misa en la fábrica de acero de Taranto-gesto sin precedentes- para relanzar la amistad de la Iglesia hacia el mundo del trabajo.

Entre los tantos y significativos documentos del pontificado se recuerdan la "Populorum progressio" del 1967 y la "Humanae Vitae" de 1968. El primero es "un pedido solemne a una acción concertada por el desarrollo integral del hombre y el desarrollo solidario de la humanidad" y en la cual se afirma que la cuestión social es problema de dimensiones mundiales y que "el desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser desarrollo auténtico, debe ser integral, esto significa dirigido a la promoción de cada hombre y de todo hombre". La "Humanae Vitae", recordada sólo por el no a la contracepción, es aquella en la cual el Papa, partiendo de la idea que la sexualidad es un don de Dios y no un bien de consumo afirmaba la relación entre libertad y responsabilidad entre amor y apertura a la procreación.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: La solidaridad cristiana no es asistencia social, sino una expresión irrenunciable de la naturaleza de la Iglesia’
21/08/2019 12:13
La Ostpolitik de hoy y la Iglesia ‘en salida’ (III)
21/02/2018 11:12
Las críticas a la Ostpolitik, la persecución y el disenso (II)
20/02/2018 11:02
La vieja y la nueva Ostpolitik de la Santa Sede (I)
19/02/2018 10:45
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40