13/10/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Ser abiertos al "Dios de las sorpresas", a los "signos de los tiempos" y no encerrarse en sus propias "cosas"

Los maestros de la ley que exigieron "signos" a Jesús "se habían olvidado de la historia. Había olvidado que Dios es el Dios de la ley, pero también es el Dios de las sorpresas". "Se habían olvidado que eran un pueblo en viaje. ¡En camino! Y cuando caminamos, cuando uno está en camino, siempre encuentra cosas nuevas". "La ley santa no es un fin en sí misma". Es "en camino", es una pedagogía "que nos lleva a Jesucristo, al encuentro final, en el que habrá esa gran señal del Hijo del hombre".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Ser abierto al "Dios de las sorpresas", a los "signos de los tiempos" y no encerrarse en sus propias "cosas", en sus propias ideas, porque la vida es un "camino" que va "hacia la madurez, hacia la manifestación de la gloria del Señor". El Papa Francisco lo dijo en su homilía de la misa celebrada hoy en la Casa Santa Marta, comentando el pasaje evangélico en que Jesús habló a los doctores de la ley que le pedian un signo y los define como "generación perversa".

Muchas veces, el Papa observó, estos doctores están pidiendo signos a Jesús, y él respondió que ellos no son capaces de "ver los signos de los tiempos". "¿Por qué son estos maestros de la ley no entendieron los signos de los tiempos y exigieron una señal extraordinaria (Jesús se la dio más tarde), por qué ellos no entienden? En primer lugar, porque estaban cerrados. Estaban encerrados en su sistema, habían establecido la ley muy bien, una obra maestra. Todos los judíos sabían lo que podía hacer, lo que no se podía hacer, hasta dónde se podía ir. Estaba todo arreglado. Y ellos estaban a salvo allí".

Eran, por lo tanto, "cosas extrañas" las que hacia Jesús: "Ir con los pecadores, comer con los publicanos" A ellos "no les gustaba, era peligroso; estaba en peligro la doctrina, la doctrina de la ley, que ellos", los "teólogos, había hecho durante siglos". "la habían hecho por amor, para ser fieles a Dios", pero "estaban encerrados en sí mismos", "simplemente se había olvidado de la historia. Había olvidado que Dios es el Dios de la ley, pero también que es el Dios de las sorpresas". Por otro lado, "incluso a su pueblo, Dios ha reservado sorpresas muchas veces", como cuando los salvó "de la esclavitud de Egipto":

"Ellos no entienden que Dios es el Dios de las sorpresas, que Dios es siempre nuevo, nunca se niega a sí mismo, nunca dice que lo que dijo estaba mal, nunca, pero siempre nos sorprende. Y ellos no entienden y se encierran en ese sistema hecho con tan buena voluntad y piden a Jesús: 'Pero, ¡haced una señal' y ellos no entendieron las muchas señales que Jesús hizo y que indicaban que el tiempo era maduro. ¡Clausurados! En segundo lugar, se habían olvidado que eran un pueblo en camino. ¡En viaje! Y cuando caminamos, cuando uno está en camino, siempre encuentra cosas nuevas, cosas que no conocía".

Y, añadió, "un camino que no es absoluto en sí mismo", es el camino a "la última manifestación del Señor. La vida es un viaje hacia la plenitud de Jesucristo, cuando vendrá la segunda vez". Esta generación "busca una señal," pero el Señor dice, "no se les dará ninguna señal, sino la señal de Jonás", que es "el signo de la Resurrección, de la Gloria, de la escatología a la cual vamos en un viaje". Y estos doctores "estaban encerrados en sí mismos, no se abren al Dios de sorpresas, no conocían el camino y ni aun esta escatología". Así, cuando en el Sanedrín Jesús afirma ser el Hijo de Dios, "rasgan sus ropas," se escandalizan diciendo que él había blasfemado. "La señal que Jesús les dio era una blasfemia". Y por esta razón "Jesús dice: generación malvada". "Ellos no entienden que la ley que los protegía y amaban" era una pedagogía hacia Jesucristo. "Si la ley no nos trae a Jesucristo, no nos acerca a Jesucristo, está muerta. Y Jesús les reprendió por estar cerrados, por no ser capaces de conocer los signos de los tiempos, por no estar abiertos al Dios de las sorpresas":

"Y esto debería hacernos pensar: ¿Estoy apegado a mis cosas, mis ideas, cerrado? o ¿estoy abierto a las sorpresas de Dios? ¿Soy una persona cerrada o una persona que camina? Creo en Jesucristo - en Jesús, el que ha hecho: es muerto, resucitó y termina la historia - ¿Creo que la manera de seguir adelante hacia la madurez, hacia la manifestación de la gloria del Señor? ¿Soy capaz de comprender los signos de los tiempos y ser fiel a la voz del Señor que se manifiesta en ellos? Podemos hacer hoy estas preguntas y pedir al Señor un corazón que ame la ley, porque la ley es de Dios, que también ame las sorpresas de Dios y sepa que esta santa ley no es un fin en sí misma". Es  "en camino" es una pedagogía" que nos lleva a Jesucristo, al encuentro final, en el que habrá esta gran señal del Hijo del hombre".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09