03/06/2020, 12.31
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el ‘pecado del racismo’ en los EEUU', pero también la violencia autodestructiva y autolesiva

“De Abraham, aprendamos a rezar con fe: escuchar, caminar, dialogar e incluso debatir; no tengamos miedo de discutir con Dios, lo cual parece una herejía. Muchas veces he escuchado “me enfadé con Dios”. “Sin embargo, esto es oración”. Aprendamos a dialogar con Dios, como un niño con su papá. Esto es lo que nos enseña Abraham”.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – En la audiencia general de hoy, al referirse a lo que está sucediendo en los Estados Unidos a causa del asesinato de George Floyd, Papa Francisco condenó “el pecado de racismo” y la violencia. Al saludar a los fieles de lengua inglesa, dijo: “Queridos hermanos y hermanas de los Estados Unidos, sigo con gran preocupación los dolorosos desórdenes sociales que está sucediendo en vuestra nación en estos días, luego de la trágica muerte del Sr. George Floyd. Queridos amigos, no podemos tolerar y tampoco cerrar los ojos frente al racismo o la exclusión - de cualquier tipo sea -, y pretender defender la sacralidad de toda vida humana. Al mismo tiempo, tenemos que reconocer que ‘la violencia de las últimas noches es autodestructiva y autolesiva. Nada se gana con la violencia, y es mucho lo que se pierde. Hoy me uno a la Iglesia de Saint Paul y de Minneapolis, y a la de todos los Estados Unidos, para rezar por el descanso del alma de George Floyd y por todos los que han perdido la vida a causa del racismo. Roguemos pidiendo el consuelo de las familias y amigos desolados, y roguemos por la reconciliación nacional y por la paz, que tanto anhelamos. Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de América, interceda por todos aquellos que trabajan por la paz y la justicia, en vuestra tierra y en el mundo”. 

Previo a ello, en el discurso pronunciado durante la audiencia general mantenida hoy en la biblioteca privada, Francisco, prosiguiendo con el ciclo de catequesis sobre la oración, centró su meditación sobre el tema: «La oración de Abraham’ (Gen 15,1.3-6).

Abraham, subrayó, se “fíó” de la “voz de Dios”, dejó su patria, la raíces de su familia y partió, sin saber a dónde iba. “Abraham parte. Escucha la voz de Dios y confía en su palabra. Esto es importante: confía en la palabra de Dios. Y con su partida, nace un nuevo modo de concebir la relación con Dios; es por ello que el patriarca Abraham está presente en las grandes tradiciones espirituales: judía, cristiana e islámica, como el hombre de Dios que es perfecto, que es capaz de someterse a Él, aun cuando su voluntad sea ardua, cuando no incomprensible. Abraham, por tanto, es el hombre de la Palabra. Cuando Dios habla, el hombre se vuelve receptor de esa Palabra y su vida, el lugar en que ella pide reencarnarse. Esta es una gran novedad en el camino religioso del hombre: la vida del creyente comienza a ser concebida como vocación, como un lugar donde se realiza una promesa; y él se mueve en el mundo, no tanto bajo el peso de un enigma, sino con la fuerza de esa promesa, que un día habrá de cumplirse. Abraham creyó en la promesa de Dios, confió en Él, y partió sin saber hacia dónde se dirigía”. 

“Dios ya no es visto solamente en los fenómenos cósmicos, como un Dios lejano, que puede provocar terror . El Dios de Abraham se vuelve ‘mi Dios’, el Dios de mi historia personal, que guía mis pasos, que no me abandona; el Dios de mis días, el compañero de mis aventuras; el Dios de la Providencia”. 

Abraham se vuelve “familiar de Dios, incluso es capaz de discutir con Él, pero siempre se mantiene fiel. Hasta en la prueba suprema, cuando Dios le pide sacrificar a su hijo, Isaac. El único, el heredero. Aquí, Abraham vive la fe como un drama, como un caminar a tientas en plena noche, bajo un cielo que esta vez está privado de estrellas. Nosotros muchas veces también sentimos que estamos caminando en la oscuridad, pero con fe. Dios mismo será quien detenga la mano de Abraham a punto de golpear, porque ha visto que su disponibilidad es total, de verdad (cfr. Gen 22,1-19). Aprendamos de Abraham, a rezar con fe: escuchar, caminar, dialogar, llegando incluso a discutir, no tengamos miedo de discutir con Dios, pensando que parece una herejía. Muchas veces he escuchado de decir ‘estoy enfadado con Dios´. ‘Pues esto es oración’. “Aprendamos a dialogar con Dios– concluyó - como un hijo con su papá. Esto es lo que nos enseña Abraham”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Centenares de parientes de las víctimas del 11/9 inician acciones legales contra Riad
22/03/2017 13:04