11/04/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: el diablo está "incluso en el siglo 21", y continúa tentandonos, porque "él no quiere que nosotros sigamos a Cristo"

La tentación del diablo tiene tres características : "Crece, contagia y se justifica". "¡Todos nosotros hemos sido tentados para chismosear! Tal vez alguno de vosotros no, si es santo, pero, ¡yo también he sido tentado para chismear! Y es una tentación diaria, esa".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El diablo está "incluso en el siglo 21", y continúa tentándonos porque "no quiere que sigamos a Cristo". Es  la advertencia con que el papa Francisco se dirigió en la homilía de la misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Marta, recordando que el diablo "tentó a Jesús muchas veces, y Jesús ha sentido las tentaciones en su vida".

El Papa, informa Radio Vaticano, partió de la afirmación de que "la vida de Jesús ha sido una lucha. Él vino a vencer el mal, para ganarle al príncipe de este mundo, para vencer al diablo". Es una lucha a que todo cristiano debe hacer frente: los cristianos "que queremos seguir a Jesús", "tenemos que saber bien esta verdad": el demonio "ha tentado a Jesús muchas veces" y "también somos tentados, somos también objeto de ataque del diablo, porque el espíritu del mal no quiere nuestra santidad, no quiere el testimonio cristiano, no quiere que seamos discípulos de Jesús".

"¿Y cómo hace el espíritu del mal para alejarnos del camino de Jesús con su tentación? La tentación del diablo tiene tres características, y hay que conocerlas para no caer en las trampas. ¿Cómo hace el diablo para alejarnos del camino de Jesús? La tentación comienza ligeramente, pero crece: siempre crece. Segundo, crece y contagia al otro, se transmite a otro, trata de ser comunitaria. Y final, para tranquilizar el alma, se justifica, Crece, contagia y se justifica".

La primera tentación de Jesús "casi parece como una seducción"  el diablo le dice de lanzarse desde el templo, y por eso, dice el tentador "todo el mundo dirá:"¡Aquí está el Mesías!'". Es lo mismo que hizo con Adán y Eva: "Es la seducción". El diablo "habla casi como si fuera un maestro espiritual". Y "cuando no se rechaza", luego "crece: crece y se vuelve más fuerte". Jesús, "lo dice el Evangelio de Lucas, cuando el demonio es rechazado, se vuelve y busca algunos compañeros y con esta banda vuelve".  Así que " también crece con la participación de los demás". Así "sucedió con Jesús", "el diablo se implica" con sus enemigos. Y lo que "parecía un hilo de agua, un pequeño hilo de agua, tranquilo se convierte en una inundación". La tentación "es cada vez mayor, y es contagiosa. Y al final se justifica". El Papa recordó que cuando Jesús predicó en la sinagoga, justamente es menospreciado por sus enemigos, diciendo: "¡Pero, este es el hijo de José, el carpintero, el hijo de María nunca fue a la universidad! ¿Con qué autoridad habla? ¡No ha estudiado! ". La tentación "ha convocado a todos en contra de Jesús". Y el punto más alto, "la justificación más fuerte es la del sacerdote", cuando dice: "¿No sabes que es mejor que un hombre muera" para salvar al pueblo?

"Tenemos una creciente tentación: crece y contagia a los demás Piense en un chisme, por ejemplo: Tengo un poco de "envidia por esa persona, por otra, y antes yo envidio por dentro, solo, y necesito compartirla y se va a otra persona y dice: 'Pero, ¿viste a esa persona?'... Y... busca crecer e infectar a otro, y otro... Pero este es el mecanismo del chisme y ¡todos hemos tenido la tentación de hacer un pequeña chisme! Tal vez algunos de vosotros no, si es santo, pero, ¡yo también he sido tentado para chismear!  Es una tentación diaria, esa. Pero comienza tan suavemente, como el hilo de agua. Crece para contagiar y al final se justifica".

Estemos atentos "cuando, en nuestros corazones, escuchamos algo que a la larga va a destruir "la gente". Debemos tener cuidado porque si no nos detenemos a tiempo aquel hilo de agua, cuando sea grande e infecte será una marea que sólo nos conducirá a justificar el mal, como justificada es esta gente", afirmando que "es mejor que un hombre muera por el pueblo". "Todos - concluyó - somos tentados, porque la ley de la vida espiritual, nuestra vida cristiana es una lucha: la lucha contra el príncipe de este mundo - el diablo - que no quiere nuestra santidad, no quiere que sigamos a Cristo. Alguno de vosotros, tal vez no lo sé, puede decir: 'Pero, Padre, que viejo es eso: ¡hablando del diablo en el siglo XXI!'. Pero mira qué el demonios está ahí. ¡También en  el siglo XXI ! Y no debemos ser ingenuos, ¿eh ? Debemos aprender del Evangelio, cómo luchar contra él".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: no acercarse al diablo, ‘un derrotado’, que sin embargo es capaz de morder
08/05/2018 12:47
Papa: un examen de conciencia para defendernos del diablo que "es paciente" y "muy inteligente"
10/10/2014
Papa. "La tentación crece, contagia y se justifica", nos libra sólo la Palabra de Jesús
18/02/2014
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: La historia ha separado a los cristianos, "pero estamos en camino hacia la reconciliación y la comunión"
08/10/2014