24/09/2014, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: "es posible y práctico" la convivencia entre las personas y comunidades pertenecientes a diferentes religiones

Hablando del viaje realizado en Albania, Francisco recuerda a las víctimas de un régimen "ateo e inhumano". "Los mártires no son perdedores, sino los ganadores: en su heroico testimonio brilla la omnipotencia de Dios". Y a los fieles árabes: "Siempre sed verdaderos testigos de Cristo y la verdad sea causa de la reconciliación y la unidad; sed testigos de la justicia, la paz y la caridad". "No es menos necesaria la ayuda de la comunidad internacional" para los países afectados por la epidemia de Ébola.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - "La convivencia pacífica y fructífera entre las personas y comunidades pertenecientes a diferentes religiones no sólo es deseable, sino también posible en la práctica y factible" como lo demuestra Albania, país "de larga opresión por un régimen ateo e inhumano" que asesinó a "cientos de religiosos cristianos y musulmanes". Y la situación actual en Albania confirma que "los mártires no son perdedores, sino los ganadores: en su heroico testimonio brilla la omnipotencia de Dios, que siempre consuela a su pueblo, abriendo nuevos caminos y horizontes de esperanza".

El viaje del domingo pasado a la "Tierra de las Águilas" fue el tema central del discurso que el Papa Francisco ha abordado hoy ante las 40 mil personas en la plaza de San Pedro para la audiencia general, a pesar de los momentos de lluvia.

La reunión brindó la ocasión para lanzar un llamamiento al Papa para "aquellos países de África que están sufriendo debido a la epidemia de ébola. Estamos cercanos - dijo - a las muchas personas afectadas por esta terrible enfermedad. Os invito a orar por ellos y para aquellos que han perdido la vida trágicamente. No es menos necesaria la ayuda de la comunidad internacional para aliviar el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas". Para estos hermanos y hermanas nuestros que están enfermos rezamos a la Virgen".

La visita en Albania había dicho, "nació del deseo de ir a un país que luego de haber estado por largo tiempo oprimido por un régimen ateo y deshumano, está viviendo una experiencia de pacífica convivencia entre sus diversas componentes religiosas. Me parecía importante alentarlo en este camino, para que lo continúe con tenacidad y profundice todas las consecuencias a favor del bien común. Por esto, al centro del viaje estuvo un encuentro interreligioso donde he podido constatar, con viva satisfacción, que la pacífica y fructuosa convivencia entre personas y comunidades pertenecientes a religiones diversas es no sólo de esperar, sino concretamente posible y practicable. ¡Ellos la practican! Se trata de un diálogo auténtico y fructífero que rechaza el relativismo y tiene en cuenta la identidad de cada uno. Lo que acomuna a las varias expresiones religiosas, en efecto, es el camino de la vida, la buena voluntad de hacer el bien al prójimo, no renegando o disminuyendo las respectivas identidades".

" El encuentro con los sacerdotes, las personas consagradas, los seminaristas y los movimientos laicales ha sido la ocasión para hacer grata memoria, con acentos de particular conmoción, de los numerosos mártires de la fe. Gracias a la presencia de algunos ancianos, que han vivido sobre su propia carne las terribles persecuciones, ha resonado la fe de tantos heroicos testigos del pasado, los cuales han seguido a Cristo hasta las extremas consecuencias. Es precisamente de la unión íntima con Jesús, de la relación de amor con Él que ha brotado para estos mártires - como para todo mártir - la fuerza para afrontar los acontecimientos dolorosos que los han conducido al martirio. También hoy, como ayer, la fuerza de la Iglesia no es dada tanto por las capacidades organizativas o por las estructuras, que son también necesarias. ¡Pero su fuerza la Iglesia no la encuentra allí! ¡Nuestra fuerza es el amor de Cristo! Una fuerza que nos sostiene en los momentos de dificultad y que inspira la actual acción apostólica, para ofrecer a todos bondad y perdón, dando testimonio así de la misericordia de Dios".

"Recorriendo la avenida principal de Tirana que desde el aeropuerto lleva a la gran plaza central, pude ver los retratos de los cuarenta sacerdotes asesinados durante la dictadura comunista y para quienes se ha iniciado la causa de beatificación. Estos se suman a los cientos de cristianos y musulmanes asesinados, torturados, encarcelados y deportados sólo porque creían en Dios. Fueron años oscuros, durante los cuales fue arrasada la libertad religiosa y estaba prohibido creer en Dios, miles de iglesias y mezquitas fueron destruidas, convertidas en almacenes y salas de cine que propagaban la ideología marxista, los libros religiosos fueron quemados y a los padres se les prohibió poner a sus hijos los nombres religiosos de los antepasados. El recuerdo de estos eventos dramáticos es esencial para el futuro de un pueblo. La memoria de los mártires que han resistido en la fe es garantía para el destino de Albania; porque su sangre no fue derramada en vano, sino que es una semilla que traerá frutos de paz y de colaboración fraterna. Hoy, de hecho, Albania es un ejemplo no sólo de renacimiento de la Iglesia, sino también de la convivencia pacífica entre las religiones. Por lo tanto, los mártires no son los vencidos, sino los vencedores: en su heroico testimonio brilla la omnipotencia de Dios, que siempre consuela a su pueblo, abriendo nuevos caminos y horizontes de esperanza".

Consideraciones que están de vuelta en el saludo a los peregrinos de lengua árabe, en especial los procedentes de Jordania y el Oriente Medio. "El testimonio de Cristo - las palabras del Papa Francisco - parece, en algunos lugares, difíciles y peligrosas, y podría costarles, a veces, incluso sus vidas, pero si vivimos fielmente, con la perseverancia y la fe en Aquel que ha vencido a la muerte, se transforma en una fuente inagotable de alegría y felicidad. De hecho Cristo nunca se olvida de sus fieles discípulos: sean siempre verdaderos testigos de Cristo y la verdad: sean causa de la reconciliación y la unidad; sean testigos de la justicia, la paz y el amor. Que el Señor los bendiga y proteja siempre".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Papa a los representantes de las religiones: la libertad religiosa un baluarte contra todas las formas de totalitarismo
21/09/2014
El Papa Francisco conmovido delante de dos testigos de las persecuciones: "Hoy hemos tocado a los mártires"
21/09/2014
Papa en Albania, "¡Nadie piense que puede escudarse en Dios mientras proyecta y cumple actos de violencia y atropellos!"
21/09/2014
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Papa: la pacífica convivencia entre religiones libera las mejores fuerzas de un pueblo entero
19/11/2018 19:18