08/04/2016, 14.35
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: la familia, "la alegría del amor", un lugar de crecimiento, la expresión de la misericordia

de Franco Pisano

Publicada la Exhortación Post-sinodal Amoris Laetitia "sobre el amor en la familia" del Papa Francisco. La familia se funda en el matrimonio, es central para la vida de la Iglesia y de toda sociedad que esta debe apoyar y no destruirla, tiene derechos como la educación, que no pueden ser violados, no debe ser confundida con otras formas de unión. "En la Iglesia se requiere una unidad de doctrina y práctica, pero esto no impide que existan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas de las consecuencias que se derivan de ella."

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La familia cristiana está basada en el matrimonio, " combinación de gozos y de esfuerzos, de tensiones y de descanso, de sufrimientos y de liberaciones, de satisfacciones y de búsquedas, de molestias y de placeres" (n. 126). Es fundamental para la vida de la Iglesia y de cada sociedad que esto debería apoyarla y no aislarla, tiene derechos como la educación, que no pueden ser violados, no se debe confundir con otras formas de unión. Pero no es un "ideal", como una realidad concreta que presenta diferentes facetas de acuerdo a las influencias culturales, económicas, sociales. Una realidad que deben asimilar y que la Iglesia debe mirar con el amor y la misericordia de Jesús, por lo que intentar incluso “acoger” las situaciones "irregulares". Y 'el tema de la "Amoris laetitia " ("La alegría del amor"), la Exhortación apostólica post-sinodal "sobre el amor en la familia" del Papa Francisco, hecho público hoy. Significativamente fechada 19 de marzo, solemnidad de San José, termina con una oración a la Santa Familia de Nazaret, pidiéndole hacer "también nuestras familias lugares de comunión y oración círculos, escuelas Evangelio auténticos y pequeñas iglesias domésticas".

El extenso documento - 263 páginas en la edición italiana - tiene en la concretes frente a la diversidad de situaciones un hilo fundamental, con el resultado de que para algunos problemas "en cada país o región se puede buscar más soluciones inculturadas, atento a las tradiciones y retos locales" y que si, "por supuesto, en la Iglesia se requiere una unidad de doctrina y práctica, pero esto no impide que existen diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas de las consecuencias que se derivan de él"(n. 3).

Esto también se aplica a la pregunta que ha sido el foco de atención de los medios en los dos Sínodos de la familia en el 2014 y en el año 2015, o sea los divorciados vueltos a casar, y en general los que están en situaciones "irregulares". De hecho, si se tiene en cuenta la variedad de situaciones concretas de innumerable variedad "es comprensible que no se puede esperar del Sínodo o de esta esta Exhortación un nuevo tipo general del derecho canónico, aplicable a todos los casos. Sólo es posible un nuevo estímulo para un discernimiento personal y el cuidado pastoral de los casos particulares que deben reconocer que desde el "grado de responsabilidad no es la misma en todos los casos, “las consecuencias o efectos de una norma no tienen por qué ser siempre la misma" (n. 300). " Se trata de integrar a todos, se debe ayudar a cada uno a encontrar su propia manera de participar en la comunidad eclesial, para que se sienta objeto de una misericordia «inmerecida, incondicional y gratuita»" (n. 297), "debemos ser más integrales en las comunidades cristianas de diversas maneras, evitando cualquier forma de escándalo" (n . 299).

Aparte de este problema, este documento muestra que ya en la Biblia " podemos comprobar que la Palabra de Dios no se muestra como una secuencia de tesis abstractas, sino como una compañera de viaje también para las familias que están en crisis o en medio de algún dolor, y les muestra la meta del camino, cuando Dios «enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor» (Ap 21,4)." (n. 22). Y " Ni la sociedad en que vivimos ni aquella hacia la que caminamos permiten la pervivencia indiscriminada de formas y modelos del pasado”. Pero «somos conscientes de la dirección que están tomando los cambios antropológico-culturales, en razón de los cuales los individuos son menos apoyados que en el pasado por las estructuras sociales en su vida afectiva y familiar” (n. 32). Luego están los "desafíos" que van desde el fenómeno de la migración que "traumatiza las personas y desestabiliza la familia" (n. 46), la teoría de género, por lo que "se da la identidad humana a una opción individualista, incluso cambiante en el tiempo" (n. 56), en la mentalidad antinatalista de la biotecnología en el ámbito de la procreación, de la falta de hogar y de trabajo, en la pornografía y el abuso de menores. También "hay que considerar el creciente peligro que representa un individualismo exasperado que desvirtúa los vínculos familiares y acaba por considerar a cada componente de la familia como una isla, haciendo que prevalezca, en ciertos casos, la idea de un sujeto que se construye según sus propios deseos asumidos con carácter absoluto"(n. 33).

Si esta es la realidad, no se debe mostrar "una ideal teológico del matrimonio demasiado abstracto, construida casi artificialmente, lejos de la situación actual y las posibilidades reales de la familia tal como es" (n. 36), pero seguir el ejemplo de Jesús que proponía un ideal exigente, pero "nunca perdió la vecindad compasiva a las personas vulnerables como el samaritano, o la mujer adúltera" (n. 38). En la Iglesia estamos llamados en definitiva "a formar las conciencias, pero no a pretender sustituirlas" (n. 37). La formación, sin embargo, es una necesidad presente de muchas maneras, dado que "hoy, más importante que una pastoral de fracasos es el esfuerzo pastoral para fortalecer los matrimonios y así evitar que se rompan" (n. 243). Formación, a continuación, a partir de la preparación para la boda para la que "cada iglesia local discernirá cuál es mejor, por garantizar una formación adecuada y al mismo tiempo no alejar a los jóvenes del sacramento. Esto no quiere decir darles todo el Catecismo, ni saturarlos con demasiados argumentos". "Interesa la calidad más que la cantidad" (n. 207). La formación es también el acompañamiento de los cónyuges en los primeros años de vida matrimonial (incluyendo el tema de la paternidad responsable) y mirar también los seminaristas que " deberían acceder a una formación interdisciplinaria más amplia sobre noviazgo y matrimonio, y no sólo en cuanto a la doctrina". ( n. 203). La pastoral prematrimonial y la pastoral del matrimonio, en definitiva, "deben ser ante todo una pastoral del vínculo, donde se aporten elementos que ayuden tanto a madurar el amor como a superar los momentos duros". (N. 211)

Fundamento del matrimonio, de hecho, es el amor. "El ideal cristiano, y especialmente en la familia, a pesar de todo es el amor" (n. 119) y "el matrimonio es un signo precioso, porque" cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio, Dios, por decirlo así, se 'refleja' en ellos, los marca con sus características y el carácter indeleble de su amor" (121). Amor que en el matrimonio es también eros, recuerda el Papa, porque "si bien no han faltado exageraciones o ascetismos desviados en el cristianismo, la enseñanza oficial de la Iglesia, fiel a las Escrituras, no rechazó «el eros como tal, sino que declaró guerra a su desviación destructora, puesto que la falsa divinización del eros […] lo priva de su dignidad divina y lo deshumaniza”(n. 147).

El amor, sin embargo, "siempre da la vida. Para esto, el amor conyugal no termina con la pareja"(n. 165). Es la afirmación de la que habla la quinta parte de los diez capítulos de la Exhortación, titulado "El amor que se hace fecundo". Se habla de la aceptación de una nueva vida, de la espera propia de un embarazo, el amor de la madre y el padre. "Es importante que ese niño se sienta esperado. Él no es un complemento o una solución para una inquietud personal. Es un ser humano, con un valor inmenso, y no puede ser usado para el propio beneficio. Entonces, no es importante si esa nueva vida te servirá o no, si tiene características que te agradan o no, si responde o no a tus proyectos y a tus sueños. Porque «los hijos son un don. Cada uno es único e irrepetible"(n.170). Y "todo niño tiene el derecho a recibir el amor de una madre y un padre, ambos necesarios para su maduración integrado y armónico" (n. 172). También tiene el derecho a ser educado por sus padres. " El Estado ofrece un servicio educativo de manera subsidiaria, acompañando la función indelegable de los padres, que tienen derecho a poder elegir con libertad el tipo de educación —accesible y de calidad— que quieran dar a sus hijos según sus convicciones. La escuela no sustituye a los padres sino que los complementa. Este es un principio básico"(n. 84).

Pero la familia en el documento no es la mononuclear, se extiende a tíos, primos, parientes de familiares, amigos y ancianos. " Los ancianos son hombres y mujeres, padres y madres que estuvieron antes que nosotros en el mismo camino, en nuestra misma casa, en nuestra diaria batalla por una vida digna” [212]. Por eso, «¡cuánto quisiera una Iglesia que desafía la cultura del descarte con la alegría desbordante de un nuevo abrazo entre los jóvenes y los ancianos!"(N. 191). Una familia que incluye la adopción, la aceptación, la promoción de una "cultura de encuentro".

Una tarea particular de la familia es la educación. Se desarrolla en el contexto de la familia, de hecho, "la familia es la primera escuela de valores humanos, donde se aprende el uso de la libertad" (n. 274). Y "en la familia también se puede aprender a discernir críticamente los mensajes de diversos medios de comunicación. Desafortunadamente, muchas veces algunos programas de televisión o determinadas formas de publicidad tienen un efecto negativo y se debilitan los valores recibidos en la vida familiar "(n. 274). Esta educación proviene principalmente de la conducta de sus padres y el crecimiento selectivo de niño. "Si un padre se obsesiona saber el paradero de su hijo y controlar todos sus movimientos, simplemente tratar de dominar su espacio. De esta manera no se educa, no fortalece, no prepararse para los desafíos "(n. 261).

formación también cae dentro de la educación sexual, a la que "sí", el Papa dedica un capítulo. "La información debe llegar a su debido tiempo y de manera adecuada a la etapa de la vida. No hay necesidad de llenar los datos sin el desarrollo de un sentido crítico por delante de una invasión propuesto, antes de la pornografía fuera de control y la sobrecarga de estímulos que pueden mutilar la sexualidad. Los jóvenes deben ser capaces de darse cuenta de que son bombardeados con mensajes que no buscan su bien y su madurez. Debemos ayudarles a reconocer y buscar influencias positivas, en el mismo momento en el que se alejan de todo lo que distorsiona su capacidad de amar "(n. 281). En su lugar, debe ser "en el marco de una educación al amor, don recíproco" (n. 280). Con frecuencia, a continuación, "la educación sexual se centra en la convocatoria de" proteger ", en busca de un" sexo seguro ". Estas expresiones transmiten una actitud negativa hacia los fines de procreación natural de la sexualidad, como si cualquier niño era un enemigo de quien tiene que proteger. Por lo tanto, promueve la agresión narcisista lugar de recepción "y" feliz le anima a utilizar la otra persona como un objeto de experiencia para compensar las deficiencias y limitaciones grandes "(n. 283).

La crianza de los hijos, por último, “debe estar marcada por un camino de transmisión de la fe, que se dificulta por el estilo de vida actual, por los horarios de trabajo, por la complejidad del mundo de hoy donde muchos llevan un ritmo frenético para poder sobrevivir. Sin embargo, el hogar debe seguir siendo el lugar donde se enseñe a percibir las razones y la hermosura de la fe, a rezar y a servir al prójimo". (287). " Los padres que quieren acompañar la fe de sus hijos están atentos a sus cambios, porque saben que la experiencia espiritual no se impone sino que se propone a su libertad. Es fundamental que los hijos vean de una manera concreta que para sus padres la oración es realmente importante. Por eso los momentos de oración en familia y las expresiones de la piedad popular pueden tener mayor fuerza evangelizadora que todas las catequesis y que todos los discursos". (n. 288).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Amoris laetitia: no sólo sentimientos y moral, sino también compromiso social
08/04/2016 15:51
Bangkok, la Amoris Laetitia fue presentada en la televisión: "Leedla con alegría"
03/06/2016 14:12
Acompañar, discernir e integrar: la propuesta del Papa Francisco para los matrimonios “irregulares”
08/04/2016 15:15
India, los obispos de rito latino publican la traducción al hindi de la Amoris Laetitia
01/10/2016 11:47
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14